edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
05/04/2011
Economía insiste en aplicar la norma, el FROB, la liquidación sería un mal precedente

Banco de España se resiste a liquidar la CAM

CCM y Cajasur fueron intervenidas pero la alicantina tiene mayor volumen de activos
Juan José González

Sin avales del Estado, lo que le imposibilita para emitir con aval público, con unas obligaciones de refinanciación para los próximos 20 meses de 7.700 millones de euros, un desfase patrimonial que supera los 5.000 millones de euros, con la etiqueta recién estrenada de ‘bono basura’, debe más de 2.750 millones de euros al BCE, cuenta con una ratio de activos de dudoso cobro en el sector inmobiliario que ya supera el 25%, y una mora que en abril marcará el 10%. La ficha de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) es impecable y reúne todas las condiciones, primero para haber sido intervenida en julio pasado, tras constatación de su inviabilidad en los test de esfuerzo del Banco de España, o la única solución, técnicamente razonable y políticamente valiente: la liquidación. El Banco de España esta haciendo lo imposible –rozando el ridículo- para aplicar alguna alternativa más heterodoxa: ‘colocársela’ a Banco Santander o intervenirla inyectando fondos públicos –en una caja más sin fondo-. Los argumentos técnicos son, en esta ocasión, más sencillos que la farragosa apuesta de los consejeros de la entidad por resistirse a la nacionalización.

Situación complicada la que se le presenta a Gobierno y a Banco de España en la primera fase de la reforma del sistema financiero. En ambos casos, se trata de evitar la nacionalización, debido a su elevado coste, la liquidación, porque el Gobierno tendría enfrente a un partido Popular acusando de intervención política, dado el color conservador de la caja en apuros. Así que, difícil movimiento el que están obligados a hacer ministerio de Economía y supervisor. El desgaste de la crisis en el asunto de la CAM, esta corriendo a cargo del sector financiero, con todas las miradas puestas sobre el que parece ser siempre y para todo, ‘el salvador’ todopoderoso, Banco Santander. Economía esta llevando de forma impecable la crisis de la alicantina: se reduce a insistir en su línea de comunicación tradicional desde febrero, tras la publicación de la normativa de reforma: las entidades con problemas de solvencia deben buscar capital en el mercado, de lo contrario, el RDL establece plazos y ayudas –FROB- para resolver todas las situaciones.

Pero esta salida, equivalente a la nacionalización temporal, puesto que tras un plazo de cinco años la entidad sería subastada, es la que menos agrada a cualquier consejo de administración que como el de la CAM, formado por 18 vocales y un presidente, se resisten a perder la poltrona político-financiera. 19 miembros del consejo responsables del desplome progresivo y acelerado en los últimos dos años de una entidad con fuerte arraigo local, si bien, desde septiembre pasado la sangría de depósitos deja a una cartera de clientes –ahorradores, cuentacorrentistas y pymes- que tan sólo suponen la mitad de los activos de la caja.

Así las cosas, el Banco de España, principal actor en el desgaste de esta crisis, se niega a aplicar la solución que parece figurar en todos los libros de estilo de la banca mundial: la liquidación ordenada. El sector bancario (bancos y cajas) observa desde la barrera la lidia de un toro complicado que enseña únicamente, el tendido donde no desea terminar, el FROB. El Banco de España difícilmente podrá hacer concesiones al ‘mejor postor’ para la ocasión. Desde el ministerio comparan una liquidación de la entidad financiera alicantina con un acto de intervención radical del Estado, lo que sentaría un precedente para el futuro, no muy lejano, puesto que en caso de un previsible cambio en el Gobierno central, las subastas y el remate de la actual fase de reforma, le correspondería al partido Popular.

Y así, entre la espada y la pared, crece la sensación de que la liquidación de la CAM, a todas luces la más razonable y ortodoxa en un sistema financiero libre y abierto como el español, es considerada como la alternativa más sencilla y lógica del mercado. Solución que esta siendo considerada desde el fin de semana por el Gobernador del Banco de España aunque se resista, al tener en contra la opinión del ministerio de Economía.

La caja esta, prácticamente, en quiebra técnica, se encuentra en una situación de costosa vuelta atrás, y para lo que sólo habría que leer, de nuevo, las primeras líneas de este trabajo. No se puede considerar –no lo es- una caja cuyo riesgo amenace con peligro –‘sistémico’- al resto del sistema financiero español. Tampoco hay razones de peso que justifiquen el ‘rescate’ mediante intervención pública del Estado de una empresa con capital de los contribuyentes: no hay razón alguna para indultar con una inyección de fondos públicos la actuación de unos gestores responsables que han fallado en sus decisiones.

Y ahora, el Banco de España, pretende aplicar una solución a la previsible quiebra de una entidad financiera a la que no puso problema alguno para adquirir el 1 de abril de 2009 la cuarta sociedad financiera mexicana, Crédito Inmobiliario S.A. Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (CI Sofom), por la que desembolsó 145 millones de euros, año en el que la alicantina ya comenzaba a dar los primeros síntomas preocupantes de mora por las viviendas impagadas. La inversión mexicana es hoy una de las principales fuentes de pérdidas de la entidad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...