edición: 2830 , Martes, 22 octubre 2019
05/06/2013
Arrecia la competencia entre supervisores

Banco de España y CNMV, a la greña por el buen gobierno

Linde descarga una batería de intenciones en un proyecto de guía para “poner orden” en bonus, pensiones, indemnizaciones y cláusulas malus
Juan José González

La descarga cerrada lanzada por el gobernador del Banco de España contra los banqueros a propósito de los bonus, indemnizaciones, contratos y pensiones que reciben, se ha convertido en un nuevo casus belli entre los supervisores, entre un Luis María Linde escaso de liderazgo y una Elvira Rodríguez con necesidad de resultados. Linde parece tener mayor experiencia que Rodríguez, más astuto y trabajador en la sombra, en tanto que la supervisora se muestra inestable en las procelosas aguas de la Comisión. Para el Gobierno, el pulso resulta lícito, pues los asuntos que contempla el proyecto de guía que propone Linde caen en terreno de ambos y, además evita el desgaste del Ejecutivo en un asunto peligroso como es la intervención en las condiciones laborales de un colectivo al que también le afectará la reforma de las pensiones.

Linde se ha propuesto poner fin al desmadre y lío reinante en el enmarañado asunto de los bonus, pensiones e indemnizaciones por rescisión de contratos que se vienen registrando en los últimos meses. Como buen cartesiano el gobernador ha decidido que el ataque se ejecute desde un mismo punto, desde donde se reúnan todos los aspectos dispersos, pendientes, olvidados y hasta extraviados sobre políticas de remuneración, ligadas a resultados, la justificación, por ejemplo, de la retribución variable y las reglas del juego de las cláusulas malus, los bonus, las pensiones y las indemnizaciones. Todo con la sana intención de fijar negro sobre blanco, con claridad y transparencia criterios y normas.

Así que la guía, aún en fase de proyecto, nace con una elevada expectación, propia de cualquier documento destinado a ser lo más parecido a un código de buen gobierno, de buenas prácticas en la gobernanza de las instituciones financieras, y a las que no escapan las compañías aseguradoras, también sometidas a la disciplina de la supervisión del banco central. Pero se trata también de materias sobre las que entiende la CNMV, un tanto perpleja ante la repentina acometida del supervisor de Cibeles y hasta con la sensación de asaltado por el equipo de Linde.

El `rebote´ en la Comisión por estas materias –a las que considera como propias- surge por los antecedentes y el papel jugado por este organismo en el pasado, no en la etapa de Julio Segura, en la que el trabajo en los temas de buen gobierno pasó inadvertido, sino en la anterior a este último, que tuvo como protagonista, excesivamente destacado, a Manuel Conthe. Es a éste a quien corresponde el mérito de poner en marcha la elaboración de un código, el primero, con un gran consenso de independientes, así como la iniciativa en apuntar cientos de cuestiones de las que posteriormente se adueñaron sus sucesores.

En todo caso, parece que el banco central le ha ganado la partida a la supervisora de los mercados, más centrada en poner orden en un mercado donde se acumulan los problemas, más `entretenida´, piensan en Cibeles, en la lidia de preferentistas y Pescanova, que no es poca cosa. Para los de Linde, el frente abierto ahora con la guía (sólo en proyecto) de las bases sobre tan espinosos conceptos, tiene una triple motivación. Por un lado, pretende fijar las normas para que sirvan de referencia a numerosos casos abiertos, sub iudice, como los de la CAM, Banco de Valencia, Novagalicia, Bankia o Caja Madrid, y ante los que la falta de criterios en los contratos  entre entidades y administradores (directivos) bancarios, puede llegar a paralizar o anular varios procesos en marcha. En este sentido, el contenido de la guía aportaría a la Justicia numerosos criterios de actuación, la base para tomar sus decisiones.

Por otro lado, el supervisor intenta liderar la reforma interna del sector financiero tomando la iniciativa en la propuesta de medidas que seguramente resolverán más problemas de los que pueden llegar a crear unas normas con escaso consenso. Pero además, resuelve otro asunto pendiente como es la implantación e inmediata aplicación de las normas de la guía en las entidades nacionalizadas.

Finalmente, los problemas y situaciones que se abordan en la guía -de entidad suficiente y sobrada visibilidad- le vienen al Banco de España y al gobernador como anillo al dedo para desviar la atención sobre otros problemas de mayor desgaste político. Tampoco viene mal presentar batalla para distinguirse como el principal controlador de los mercados locales a ojos del nonato supervisor único del BCE.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...