edición: 2409 , Lunes, 19 febrero 2018
14/04/2016
Sólo reacciona la Fiscalía

Banco de España y CNMV se inhiben en el caso de los `papeles de Panamá´

La falta de iniciativa mostrada por las instituciones financieras aumenta la inseguridad y la desprotección de los intereses de los ahorradores 
Juan José González
Sensación generalizada de falta de actuación de los reguladores, Banco de España y CNMV, en el asunto de los `papeles de Panamá´, al parecer un problema del que aseguran en medios del Ejecutivo que cae en el marco de la Fiscalía y de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Otros medios destacan la ausencia de reacción de los reguladores financieros por motivos de lagunas normativas o, incluso, por falta de conocimiento técnico de algunos cuerpos del funcionariado. En todo caso, no deja de ser la de los `papeles de Panamá´ una crisis que bien podría haber sido aprovechada por las dos instituciones señaladas para ofrecer una imagen de seguridad y protección de las inversiones y, en general, del ahorro. Ausencia de iniciativa que desincentiva la repatriación de capitales y también, al contrario, estimula las visitas a paraísos fiscales. Aseguran en Hacienda que en su día (2008) la crisis bancaria en España provocó el éxodo de una buena parte de los ahorros en cuentas corrientes en busca de seguridad y que ésta fue hallada en el extranjero, principalmente en Suiza, Alemania, Reino Unido y Bélgica, así como en otros lugares bajo la denominación popular de `paraíso fiscal´.
La salida a la carrera (huida) del dinero de los residentes españoles fue de tal envergadura que el Gobierno español tomó algunas medidas concretas encaminadas a desincentivar la expatriación monetaria. La actividad off shore no dejaba de crecer, en especial la modalidad de salida `no declarada´. 

Las alarmas hicieron que Hacienda estimara en unos 16.000 millones de euros, el dinero que el miedo (entre otros) había logrado espantar de las cuentas bancarias españolas con destino a esos países citados y a otros muchos paraísos. A esta cifra habría que sumar los cerca de 20.000 millones de euros en títulos, `sicavs´ y fondos de inversión que habitan en las cuentas de Luxemburgo.

De aquella situación, un tanto dramática, pues la salida de capitales se contaba por centenares de millones a lo largo de varios meses seguidos, data la reacción del fisco español, que advirtió con carácter de urgencia a un Ejecutivo en fuera de juego y sin reacción ante el evidente problema que se estaba creando: la banca comunicó al supervisor el daño que estaba causando la salida de dinero de sus cuentas, y a la queja se sumó el fisco con una caída en la recaudación como pudo comprobar a lo largo de varios trimestres.

Para solucionar el problema (huida del capital) se puso en marcha la obligatoriedad de declarar anualmente la posición de bienes en el exterior cuando esta sea superior a 50.000 millones de euros. El modelo 720 debería recoger la información precisa. Y el incumplimiento del 720 contaba con un fuerte régimen de multas. Por tanto, las salidas de dinero, o como se denomina técnicamente el proceso, la libertad de establecimiento en el exterior en cuentas de capital (dinero, acciones u otras participaciones financieras) recibió un duro golpe cuyos efectos es probable que se sigan pagando en la actualidad.

Pues bien, si desde 2008 hasta 2012, el miedo de un buen número de ciudadanos a la crisis financiera, a la posible intervención o rescate de la economía española por parte de la UE, provocó varios episodios de salida de capitales, en el final de 2015 y en lo que va de año, regresa aquel miedo a los inversores y ahorradores: la inseguridad jurídica y la incertidumbre política se convierten en el mejor caldo de cultivo para la salida de dinero o bien, para su no repatriación. Los inversores parecen haber identificado planteamientos y posiciones en los programas de los partidos políticos que pueden acceder en un futuro a corto o medio plazo al Gobierno. Este sería uno de los argumentos -estabilidad y seguridad jurídica- que en materia financiera provoca la permanencia del dinero de muchos inversores en refugios internacionales.

Sin embargo, en los últimos tiempos, especialmente en los últimos días, con los `papeles de Panamá´, se cuestiona la reacción de los principales reguladores financieros, el Banco de España y la supervisora CNMV, a propósito del mayor foco de escándalo público que representa la aparición de numerosas personalidades de distintos sectores de la vida pública española, titulares de sociedades y bienes en el extranjero. Ni Banco de España ni CNMV parecen tener el más mínimo interés en el asunto, desidia que no se corresponde con el grado de responsabilidad y competencia que detentan y al que parecen haber renunciado desde el principio. Es probable que el sistema legal adolezca de algunas lagunas. Sólo por esta razón, deberían las dos instituciones tomar nota para corregir esas lagunas. Al mismo tiempo estarían dando muestras de que controlan una crisis que no controlan.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...