edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
28/02/2011
El tamaño importa: menos de 70.000 millones de activos, serán entidades locales

Banco de España y grandes bancos coinciden en que hay que repartirse las cajas

Popular, Bankinter, Sabadell y Banesto, obligados a ganar tamaño por fusiones
Juan José González

Los problemas de la casa se resuelven en casa. Algo así es en lo que parecen haber concurrido Banco de España, Gobierno y patronales del sector financiero, CECA y AEB. La cuestión es el cómo, cuándo y quién se atreve a dar el primer paso y salir ileso del intento. Recuerdan los históricos del sector que en anteriores crisis, cuando un banco se constipaba, el resto asistía según acuerdo. Pero las cajas se mantenían al margen, no podían ser la solución al resfriado de los bancos por su condición de cajas. Los tiempos han cambiado y estas, sumidas en una reestructuración, se disponen para vivir el cambio definitivo: los dos grandes bancos, Santander y BBVA, y los medianos Sabadell, Popular, Bankinter y Banesto, son parte de la solución. Para que todo se resuelva en casa. El Banco de España sigue firme en sus ‘trece’: no tienen sentido entidades por debajo de los 70.000 millones de euros de activos, o que no coticen. Pero los Gobiernos, el central y los autonómicos, insisten en que la solución debe ser política: los problemas de casa se resuelven en casa.

Cuestión de capital, de tamaño, de activos. Al final, los problemas para alcanzar un final feliz en el proceso de reestructuración del sector financiero son, ni más ni menos, cuestión de personalidades, de entendimiento entre presidentes de las cajas, y entre estos y las autoridades financieras. Fernández Ordóñez ha repetido en numerosas ocasiones que después de Basilea II no tenía mucho sentido mantener entidades locales con menos de 15.000 millones de euros de activos. Así que, con Basilea III marcando el camino inmediato del sector, poco o nada queda por decir.

Pero la solución al desaguisado financiero español ya ha comenzado días atrás con el primer paso, el de la aprobación del Real Decreto-Ley de medidas de reforzamiento del sector financiero, fijando unos plazos que aunque no marcarán con precisión los hitos de acuerdos y transformaciones de las propias entidades, sí van a ser  espectadores de todos los cambios.

El primero de ellos se produce como consecuencia de una hipótesis real: los dos más grandes, Santander y BBVA, observan un escenario en el que se mueven oficinas, profesionales, carteras de clientes de empresa y miles de millones de depósitos fieles, hasta ese momento, a las entidades financieras más próximas al público: las cajas de ahorros. El escenario asiste a un acto de autodestrucción, y cambio, de todos esos elementos. Los dos más grandes no pierden el tiempo desde hace dos años: la migración de carteras de clientes y particulares hacia los bancos se puede comprobar en la evolución de los depósitos desde hace meses. Los caladeros de los depósitos y clientes se han visto concurridos por Santander y BBVA, echando sus redes de ofertas para pescar a la clientela disidente de las cajas bajo sospecha y de las dudosas.

El segundo cambio es tan natural como el primero: si la reacción de los dos grandes responde a un instinto, el de crecer y desarrollarse, este segundo corresponde a otro instinto: el de supervivencia. Y es aquí donde los intereses institucionales de Banco de España, Gobiernos central y autonómicos confluyen. Lo hacen en el interés de resolver la viabilidad de un sector financiero que, salvo los dos bancos más globalizados, tiene la asignatura pendiente de la solvencia, del tamaño y del futuro (Basilea III). Los intereses institucionales proponen a las patronales AEB y CECA una solución que, guste o no guste, obliga a pensar en que, al menos, no es descabellada: los problemas debemos resolverlos entre todos.

Bajo este leit motiv, el mapa bancario español que resulte de la actual transformación, contará con entidades financieras de mayor tamaño: no serán 17, sino media docena de cajas agrupadas que viven en estos días bajo intensas conversaciones y presiones desde todos los centros de poder. Para que esos 17 se conviertan en seis, será necesario sumar hasta completar 80.000 millones de activos por entidad. Popular, Bankinter, Sabadell y Banesto, se plantean ganar tamaño desde hace varios años. Sus consejos de administración hacen cuentas en cada reunión y no escapan a la realidad de que el futuro relegará a estas cuatro entidades medianas a un papel secundario, puesto que los SIP en marcha, así como otros acuerdos de fusión en un próximo futuro, les puede dejar en los últimos lugares de cualquier ranking y en la marginalidad de las grandes operaciones de financiación.

Los medianos necesitan crecer. Popular, Bankinter, Sabadell y Banesto, quien más quien menos, afirma y confirma que observan, que están abiertos, que incluso reciben propuestas, ofertas de todo tipo: siempre en actitud pasiva, nunca tomando la iniciativa. Pero el tiempo se acaba, como las oportunidades. Y las cajas de ahorros que no alcancen acuerdos con los bancos medianos, se deberán integrar en un SIP.

Las soluciones políticas van por regiones. En el País Vasco, más temprano que tarde, se alcanzará un acuerdo entre las tres cajas: BBK, Vital y Kutxa. En Catalunya el mapa se completará con el acuerdo entre Unnim y CatalunyaCaixa con Sabadell. En Galicia, la solución de Novacaixa pasa por el Pastor o, quién sabe, si al Popular le puede encajar comenzar a ganar tamaño por el mercado gallego.

El movimiento de entidades de mayor calado, y en el que el Banco de España y vicepresidencia Económica intentan atar cabos, se desarrolla entre los grandes grupos de cajas. Ibercaja y Unicaja no rematan; Caja España y Duero no avanzan; Caja Tres parece estar decidida a seguir en solitario (CAI, Badajoz, Canarias). Así que, Banca Cívica y Banco Base se perfilan como los dos grupos que tomen la iniciativa en los próximos meses para ganar tamaño.

En todo caso, el Banco de España, la CECA y la AEB, no dan por cerrados ni el SIP de Caja Madrid-Bancaja, como tampoco esta cerrado el tamaño de La Caixa. Porque los problemas de la casa se quiere que se resuelvan en casa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...