edición: 2560 , Lunes, 24 septiembre 2018
16/03/2015
banca 
Obligados a dar explicaciones

Banco de España y Economía se guardan los secretos del Madrid

Nuevo escándalo financiero que salpica al supervisor español, que autorizó la venta de Banco Madrid al andorrano BPA
Sede de Manco Madrid en Madrid
Juan José González
El epicentro del último terremoto financiero parece estar localizado en Andorra y su réplica, o similar en España, ha afectado al Banco Madrid. Es un episodio nuevo que viene a trastocar la calma relativa que vivía el sector tras la reestructuración bancaria, a excepción del incómodo asunto de las tarjetas black y la salida a bolsa de Bankia. Pero es otro tema pendiente, un cabo suelto, un problema sin aclarar que ha llegado -curiosa coincidencia o quizás casualidades de la vida- hasta 2015, año electoral que desde el punto de vista de la `limpieza´ oficial, se apuntará con claridad en el Debe de la Administración socialista. Claridad, o más bien, falta de transparencia, que correspondería recuperar al Banco de España, quien debería dar explicaciones de cómo se gestó y se siguió la crisis de la Banca Privada d´Andorra (BPA) desde que recibió el aviso de las autoridades norteamericanas hace casi un año.
De la misma forma que un partido político (UPyD) cogió como bandera el caso de las tarjetas black de Cajamadrid, alguien debería interesarse por solicitar la comparecencia del Gobernador del Banco de España o del ministro de Economía en la Comisión del Congreso de los Diputados para aclarar varios interrogantes a propósito del terremoto y de su réplica. Porque la caída de BPA se produce -mañana hará una semana- por un centenar de operaciones, presuntamente consideradas como blanqueo de capitales, denunciadas por las autoridades norteamericanas, y de las que 23 fueron realizadas desde el Banco Madrid, filial de BPA.

Era, en parte, un secreto a voces que en el Banco Madrid bajaban las aguas revueltas, quizás como consecuencia de que, allá por el mes de noviembre y muy cerca del cierre anual, las cuentas no iban todo lo bien que transmitía al exterior la entidad bancaria. Las dudas motivaron que varias casas de análisis decidieron dejar sin efecto los trabajos sobre la entidad bancaria y eliminarla de su cartera de seguimiento.

Pero las dudas sobre algunas actuaciones de las autoridades españolas en el pasado, no hacen si no, ampliar la desconfianza en el papel desarrollado por el Banco de España en relación con el Banco Madrid. De esta forma regresa a la actualidad la figura del exgobernador del supervisor, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, bajo cuyo mandato (2006-2012) se autorizó (en 2011) la adquisición del Madrid a la BPA, precisamente coincidiendo con el fin del secreto bancario por parte de las autoridades andorranas, motivo determinante para que las españolas dieron el visto bueno a la operación. Operación que contó con el informe favorable del español Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones monetarias (Sepblac).

En este punto, Luis Mª Linde, actual Gobernador, debería esclarecer los motivos de aquella autorización, como también explicar de paso, las razones que sirvieron al supervisor para decidir la continuidad del consejo de administración de una entidad intervenida, cuando, según los expertos, la sustitución de los consejeros por los interventores debe ser inmediata a la decisión de intervención. Como también alguien, y en este caso no solamente el Banco de España, sino también el ministerio de Hacienda o el de Economía, deberían clarificar la tardanza en la reacción española, la cual se pone en marcha una vez que las autoridades norteamericanas advierten de las irregularidades de la BPA y de sus filiales, entre las que se encuentra la española Banco Madrid. Se entiende que el Banco de España debería contar con la mejor información del Madrid como consecuencia de estar bajo su supervisión. De lo contrario, no se comprende el retraso español.

Finalmente, la comparecencia de las autoridades financieras en el caso, se hace no sólo obligada, sino además urgente, dado el carácter imprevisible de la geología, antes de que se conozcan otras réplicas del terremoto, que bien podría suceder en cualquier momento de la fase electoral. Por explicar, no estaría de más que el Banco de España clarificase por qué transcurre tanto tiempo, once meses, desde que finalizó el trabajo de los técnicos del Sepblac, servicio dependiente del ministerio de Economía. En cualquier caso, la previsible liquidación de la matriz andorrana, deja a la filial Madrid a buena parte de sus clientes, que nada tenían que ver con las operaciones presuntamente irregulares al borde de la catástrofe.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...