edición: 2389 , Lunes, 22 enero 2018
04/06/2015
banca 
Reacciona tarde

La CNMV reconoce un agujero de seguridad en la inversión colectiva

El caso Banco Madrid, con fondos de inversión atrapados, provoca una fuerte desconfianza en los ahorradores
Juan José González
Se creía que la legislación protegía y garantizaba los derechos, en este caso, el dinero, que los ahorradores tenían en los fondos de inversión. Se viene diciendo desde siempre que, a diferencia de los depósitos en las cuentas de ahorro y cuentas corrientes a la vista, el de los fondos era un dinero que nunca tenía problemas de recuperación, de liquidez, y que el patrimonio era ajeno a riesgos de quiebras y demás. Y todo se decía y creía, y sin embargo, la quiebra de Banco Madrid, episodio reciente y fresco (como que varios cientos de ahorradores se encuentran enespera para recuperar el dinero) que pone en cuestión el sistema de protección y seguridad del ahorro y deja al descubierto un agujero que ahora la CNMV trata de cerrar con reformas imposibles.
En este sentido, el caso Banco Madrid cuenta ya con todos los ingredientes necesarios para convertirse en uno de esos casos cuyo estudio tanto agrada a las escuelas de negocios. La Comisión Nacional del Mercado de Valores lo ha acogido en su seno como tal, como un hijo suyo con todos los defectos y escasas virtudes. Y piensa `sacarlo´ adelante, esto es; ha adquirido como bandera de la protección y defensa de los titulares desamparados de los fondos de inversión de Banco Madrid, rescatándolos de las garras de los responsables concursales, que no son otros sino los encargados de ejecutar el proceso de liquidación del citado banco.

Porque los ahorradores, en su desconocimiento, como es obvio, desconocían que en caso de fiasco, iban a estar sujetos -o ser víctimas, depende- de los avatares de la Ley Concursal. Una norma que convertía, al menos temporalmente, el derecho de recuperación inmediata de sus ahorros en cautivos, por mucho que estos estuvieran depositados en instrumentos de inversión colectiva. Pues bien, los ahorradores del banco quebrado han comprobado cómo sus participaciones en los fondos de inversión perdían la inmunidad que siempre les ha distinguido de otro tipo de inversiones. Ante esta coyuntura y dado el desenlace traumático que han experimentado los ahorradores, la CNMV ha conseguido, mediante batalla legal contra los administradores concursales, recuperar lo casi irrecuperable.

Pero la labor de la Comisión de valores, si bien ha colaborado a resolver el bloqueo impuesto por los administradores concursales (tratando en igualdad de derechos a todos los acreedores) a los fondistas, no se da por satisfecha y se propone abrir una batalla legal que le llevará a proponer la reforma, nada menos, que de la Ley Concursal, un cambio normativo complejo y probablemente imposible en el medio plazo. El empeño de la Comisión en liberar el patrimonio de los fondos de inversión bloqueados por el concurso, ha causado un enorme malestar en distintas instituciones, de ahí que en aras a evitar que se repita el episodio (generador de una peligrosa crisis de confianza) las autoridades se aprestan, no se sabe a qué velocidad, a reparar el agujero descubierto en el fiasco de Banco Madrid.

Porque, en el pasado reciente, ya se dieron numerosos episodios similares al de los fondos de inversión de la entidad quebrada, tan sólo consultar la hemeroteca de estos últimos años para obtener una docena de casos (gestoras de fondos) como el Madrid. En todo este tiempo transcurrido desde principios de marzo, el tiempo ha corrido en contra de los clientes con los fondos atrapados, pero a favor de los gestores de los fondos, los agentes del Banco Madrid que han utilizado para generar la liquidez suficiente para ejecutar los reembolsos y traspasos que, como se espera, se produzcan a modo de tsunami en los próximos días, o semanas.

Y bien está el empeño y celo mostrado por la CNMV -por lo demás, ejercicio de sus facultades y responsabilidades- para que se cumplan los puntos que marca la ley para que los ahorradores recuperen su dinero. También se espera que de la misma forma que se aprovecha la ocasión para aumentar y reforzar la seguridad del ahorro y de la inversión con una modificación normativa que propone la CNMV, no se produzca una revisión en los precios que se vienen aplicando en la gestión de la inversión colectiva y sobre el que ya comienzan a moverse algunas entidades. Es decir, que el caso Banco Madrid redunde como enseñanza positiva en un reforzamiento de la seguridad antes que servir de coartada para subir precios, que ya se sabe que a río revuelto suelen pasar estas cosas. Al menos, que la CNMV haya interpretado que el caso merece más atención que la prestada en otros similares, ya es un reconocimiento del agujero legal existente en la inversión colectiva. Sirva de escarmiento.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...