edición: 2766 , Martes, 23 julio 2019
19/09/2014

Banco Santander rompe la disciplina de la Reserva Federal y firma una dura acta para rectificar su gestión

El banco repone capital por 21 millones de dólares pagados en dividendos no autorizados a socios externos
Carlos Schwartz

La financiera Santander Consumer, filial de Santander Holdings (SH), declaró un dividendo en efectivo pagado a accionistas externos al grupo que cobija la sociedad holding estadounidense. El dividendo fue pagado en el segundo trimestre de 2014. La documentación de la Reserva Federal no establece la identidad ni la naturaleza de esos accionistas. El pago se hizo sin el consentimiento previo del Banco de la Reserva Federal de Boston, el regulador en cuya jurisdicción actúa Santander Holdings. El pago supuso una ruptura de la disciplina del regulador que en una carta, denominada Carta de Objeción, fechada el 26 de marzo de este año estableció el rechazo al plan de capitalización presentado por SH, cuestionó los mecanismos de control interno y algunos principios de gobernanza de la entidad, y estableció las prohibición de pagar dividendos que no fuesen “específicamente autorizados previamente por la RF”. Con una excepción, el pago trimestral de “dividendos sobre ciertos instrumentos vinculados a acciones preferentes”. Las prohibición regía hasta tanto no se aprobara un nuevo plan de capital que el banco español no estaba dispuesto a presentar antes de enero de 2015.

El acta firmada el 15 de septiembre entre el consejero delegado de SH, Román Blanco y el vicepresidente ejecutivo de la RF James. T. Nolan establece que: “Pese a la Carta de Objeción, Santander Consumer declaró un dividendo en efectivo sobre sus acciones comunes pagadero en el segundo trimestre de 2014 que no fue específicamente autorizado previamente por la Reserva Federal en el momento de la firma o después de la emisión de la Carta de Objeción. Debido a que la propiedad de una porción de las acciones de Santander Consumer está en manos de partes distintas que Santander Holdings, la declaración del dividendo en efectivo ha reducido el capital consolidado de éste y ha constituido una distribución de capital de acuerdo con (el reglamento) 12 CFR 225.8(c)(2)”. El documento puntualiza que SH fue advertido oportunamente por funcionarios de la RF de que cualquier declaración de dividendo en efectivo que afectara al capital consolidado de SH constituía una distribución de capital no autorizada. Es decir una ruptura de la disciplina del supervisor bancario.

El texto también especifica que para “mitigar esta violación” Banco Santander SA, propietario de SH, contribuyó con 21 millones de dólares al capital de ésta el 28 de mayo. La redacción del documento cuida puntualizar que está en el interés de SH y de la RF fortalecer el capital de la primera como fuente de fortaleza del “banco subsidiario” y para ello se firma un acta de acuerdo que establece una serie de puntos de obligado cumplimiento. Es llamativo el hecho que el consejo de SH se reunió para aprobar el contenido del acuerdo y facultar expresamente para su firma al consejero delegado Román Blanco el 8 de septiembre, apenas 24 horas antes del deceso del presidente de la entidad en España, Emilio Botín. El pago del dividendo no autorizado a partes que los documentos de la Reserva Federal no dan a conocer, pero especifica que no están controladas por SH, abre un signo de interrogación sobre a quien o quiénes se efectuó ese pago como para que la entidad lo considerara inexcusable y por encima de las obligaciones para con el supervisor. También es llamativo que la entidad no haya tomado medidas internas contra esa decisión, y si las tomó no las haya hecho públicas y las haya comunicado a la RF.

La RF deja constancia de que el Consejo de SH acepta controlar el cumplimiento por parte de los gestores del grupo del contenido del acuerdo. El acuerdo establece que se darán los pasos apropiados para garantizar que los recursos financieros y de gestión de SH son utilizados como “fuente de fortaleza del banco subsidiario”. Esto deja la pregunta en el aire de si el banco subsidiario está debilitado... El acuerdo emplaza al consejo de SH a que en el plazo de 30 días a partir de la firma del acuerdo el pasado 15 presente en un informe escrito las medidas adoptadas para reforzar la vigilancia de los gestores respecto de cualquier distribución de capital por parte de SH o cualquiera de sus filiales y los procedimientos que se utilizarán a tal efecto.

El informe debe contener como mínimo cuatro capítulos. 1) La revisión por parte de la alta gestión de SH y su grupo de todas las distribuciones de capital de SH y cualquier subsidiaria no bancaria que no sea propiedad exclusiva de SH para asegurarse que cualquier distribución se ajuste a las normas establecidas. 2) Un informe escrito de los gestores al consejo en el que se especifiquen los resultados de la revisión. 3) La aprobación por el consejo de cualquier distribución de capital planificada por SH y cualquier filial no bancaria que no sea propiedad exclusiva de SH. 4) El mantenimiento de minutas adecuadas de todas las reuniones de consejo y comité referidas a la distribución de capital, la aprobación de dichas minutas, y su conservación para la inspección del supervisor. Este último punto despierta las inevitables suspicacias sobre la inexistencia de minutas sobre este aspecto de la vida de la sociedad afectada por la sanción. Sorprendente.

El documento que es un acta de acuerdo vuelve una vez más sobre el pago de dividendos y las distribuciones de capital y de su redacción se desprende que la venia para el pago de dividendo trimestral vinculado a determinados instrumentos financieros relacionados con acciones preferentes queda sin efecto. Todos los pagos de dividendos sin excepción quedan sujetos a aprobación previa del Banco de la Reserva Federal de Boston, con especial énfasis en las filiales no bancarias que no son propiedad exclusiva de SH, ya que cualquier pago a accionistas que no están bajo el perímetro de consolidación de SH constituye una fuga de capital de la entidad hacia terceros. Sea quienes sean, y valga la suspicacia.

Todas las solicitudes de pago de dividendo y capital deberán ser remitidas a la RF al menos 30 días antes de su fecha de prevista de declaración. Todas las solicitudes deben contener como mínimo información sobre la situación corriente y proyectada de capital, ingresos y cash flow de SH y disponer a solicitud de la RF de la misma información para las subsidiarias, además de la indicación del origen de los fondos para el pago del dividendo o distribución propuestos. Una vez aprobados por la RF los informes y mecanismos exigidos SH dispone de 10 días para poner en práctica esos mecanismos que no podrá dejar sin efecto o enmendar sin previo consentimiento escrito de la RF.

Las filiales del Banco Santander a escala internacional se encuentran bajo la lupa de los supervisores nacionales de los países en los que desarrolla su actividad entre otras cosas por la dimensión de su balance, cuyos activos totales son de la magnitud del Producto Interior Bruto de España. Es un banco considerado sistémico, aunque no está dentro del grupo de los Bancos Universales con Trading Global más grandes, que se ha propuesto fortalecer su capital con el objetivo de adecuarlo en su Tier 1 a los requisitos que Basilea III fija para 2019.

Batalla en la que también están empeñados sus competidores internacionales con variada suerte.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...