edición: 2657 , Viernes, 15 febrero 2019
30/09/2014

Banco Santander rompió la disciplina de la Fed para pagar dividendo a fondos, altos ejecutivos y `free float´

Thomas Dundon, el presidente de la filial con el 13,37% de la financiera es uno de los beneficiarios
Carlos Schwartz

El holding del grupo Banco Santander en Estados Unidos (Santander Holding USA, SHUSA) autorizó el pago de un dividendo de 0,15 dólares por acción en el segundo trimestre de este año a un grupo de accionistas fuera del perímetro de consolidación del grupo que la Reserva Federal consideró una descapitalización no autorizada. Un portavoz de la Reserva Federal dijo a ICNreport desconocer a quién se había pagado el dividendo y sugirió preguntar a la entidad. No fue posible encontrar un portavoz del grupo que comentara los hechos. De acuerdo con la documentación disponible en la Securities and Exchange Commission y según fuentes del mercado, se trata de los accionistas que son ejecutivos de Santander Consumer y que detentan el 13,80% del capital de la sociedad, fondos de inversión y los dueños del `free float´ tras la oferta pública de venta de acciones de la financiera dedicada a dar créditos “subprime” para la venta de coches que se efectuó en enero de 2014. En total las acciones en manos de terceros suman en torno al 39% del capital de la sociedad.

Es relevante el hecho que del 13,8% del capital en manos de los ejecutivos de la empresa, un 13,37% es propiedad del presidente y consejero delegado de Santander Consumer USA (SCUSA), Thomas Dundon, quien de acuerdo con la documentación presentada por SHUSA a la Securities and Exchange Commission (SEC) es miembro de su consejo.

Teniendo en cuenta este dato no sorprende por tanto que en el acta de acuerdo firmada entre Santander y la Reserva Federal se haya incluido la obligación de consignar en actas el contenido de las reuniones de los consejos de administración del grupo y de conservarlas. No escapa a los analistas el hecho que Thomas Dundon seguramente votó en los consejos de los que forma parte y sobre los que tiene una importante autoridad moral la distribución de un dividendo que requería autorización previa del Banco de la Reserva Federal de Boston, algo que no se solicitó pese a que todos los responsables de la gestión lo sabían.

De acuerdo con lo que se trasluce del comunicado de la Reserva Federal del 18 de septiembre, en el que el supervisor hizo pública la firma del acta y su contenido, no existirían minutas de las reuniones en las que se tomó la decisión del pago del dividendo que ha ocasionado la reacción del regulador. Para subsanar la salida de capital el Banco de Santander aportó 21 millones de dólares a su filial estadounidense de acuerdo con la Fed. Otro accionista fuera del perímetro de consolidación es Sponsor Auto Finance Holdings Series LP quien tenía antes de la OPV el 24,94% del capital. La mayoría de las acciones de Sponsor fueron aportadas para la OPV, y el accionista quedó con una participación del 6,97% en SCUSA. Es decir que entre altos ejecutivos y este acuerdo de accionistas que son fondos de inversión hay un 20% del capital de la sociedad.

La suma de las acciones de los ejecutivos y de Sponsor equivale a 10,5 millones de dólares en dividendos. El resto hasta los 21 millones ha retribuido al free float en el mercado tras la OPV que representa en torno al 21% del capital. La OPV fue un negocio brillante para los socios de Sponsor, un grupo de fondos propiedad de sociedades de capital riesgo que incluye a Kohlberg Kravis Roberts & Co. L.P (KKR), Centerbridge Associates, y Warburg Pincus. Colocaron un 18% del capital a 24 dólares la acción con un valor en libros de las acciones de 7,05 dólares. En función de este valor contable la inversión de los nuevos accionistas sufrió una dilución entre el valor contable y el precio pagado equivalente a 16,95 dólares por acción. La plusvalía se la llevaron los fondos, quienes a su turno hicieron una nueva colocación de acciones este verano con JPMorgan Chase como asegurador de la colocación. Antes de deshacerse de más acciones los miembros del acuerdo de accionistas denominado Sponsor Auto Finance Holdings cobraron en el segundo trimestre de este año y tras la OPV inicial su dividendo por el 6,95% de las acciones de las que eran titulares.

SCUSA en su informe a la SEC en el formulario denominado 10K así como en el folleto de la OPV hace mención específica al hecho que a resultas de la valoración de los títulos, que implica una dilución para los nuevos accionistas una vez ajustado el valor de las acciones, la entidad de financiación al consumo no percibe ingreso alguno. Es decir la OPV se hace para que los fondos socios de Sponsor salgan de la inversión con la mayor plusvalía posible pero sin que ello reporte beneficio alguno para Santander Consumer USA. Esto es parte de la explicación de la reacción de la Reserva Federal al pago no autorizado del dividendo que ha supuesto una exacción más al capital de una entidad expuesta al crédito subprime en el sector de la venta de coches en el mercado estadounidense. SCUSA se sumó en enero a la serie de entidades de financiación al consumo que acudieron al mercado para vender acciones pero lo cierto es que en la mayoría de los otros casos se trató de ampliaciones de capital para reforzar las actividades de financiación.

La financiera del Santander espera capturar una mayor cuota de mercado en la medida que los malos prestatarios (los denominados subprime) entran nuevamente al mercado de vehículos. Las ventas de automóviles en Estados Unidos subieron durante cuatro años consecutivos hasta 2013, y aun lo siguen haciendo aunque hay cierta tendencia al estancamiento del mercado ahora. SCUSA origina créditos para la adquisición de coches a través de agencias de marca, fabricantes, y su red denominada Roadloans.com. La financiera se constituyó en 1995. En 2006 adquirió a Drive Financial Services propiedad del texano Thomas Dundon y algunos socios, de allí su alta participación en SCUSA.

Para la OPV la empresa se reorganizó mediante una fusión de sus unidades operativas dispersas en el territorio de Estados Unidos manteniendo la cabecera en Texas el domicilio original de Drive Financial Services y territorio de Dundon y su socio James Kulas. La naturaleza de pelotazo de la OPV para los fondos de “private equity” socios de la financiera, el pago del dividendo no autorizado a estos y los altos ejecutivos, y la naturaleza de alto riesgo del núcleo de negocio de SCUSA explican de sobra la reacción de la Reserva Federal y su dura acta.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...