edición: 2700 , Miércoles, 17 abril 2019
09/03/2012
Será en septiembre y negociará ayudas con el nuevo Gobernador
Emilio Botín, presidente de Grupo Santander

Banco Santander, vía libre hacia Catalunyacaixa

El coste en imagen –despedir 1.265 trabajadores- será elevado y además el balance no viene con un pan bajo el brazo
Juan José González

Que la adjudicación de Unnim a BBVA haya dejado sorprendidos a medio orbe, no quiere decir que el sector bancario la descartase como hipótesis, como seguramente habrán calculado en el Banco Santander, principal jugador y contrincante estratégico. Dejando a un lado las numerosas interpretaciones en clave política –que las tiene- la adjudicación ha servido para alimentar la polémica sobre si el sistema empleado de subastas, ahora, de repente, criticado, es el más idóneo para poner en orden el desorden en el sector financiero en reconversión. Al final, el movimiento de BBVA al hacerse con Unnim supone, en primer lugar, algo tan positivo como que la reordenación se despereza, atascada como estaba en los últimos meses por la avinagrada comunicación entre Ordóñez y De Guindos. Por el contrario, y por mor de ese polémico método de subasta, la reordenación se da ahora un período de vacaciones hasta al menos el mes de septiembre, que será cuando pueda pujar por Catalunyacaixa. Y así, esa especie de guerra-pique por el liderazgo sectorial, que salvo satisfacción de egos no debe aportar mucho a las cuentas, entre Banco Santander y BBVA, seguirá presente en el ambiente.

En Banco Santander piensan que ahora que les han dado caza en activos -apenas 2.000 millones más, que les deja en una segunda plaza de ese ranking- habrá que estar atentos a ver cuándo se produce el adelantamiento en beneficios, algo que en BBVA siempre tienden a minimizar, como si el asunto fuera cuestión de otra guerra. Y seguro que lo es, pues no es previsible ningún horizonte en el que los de Francisco González logren 2.347 millones de euros más sobre los 3.004 millones de 2011 para dar caza a los 5.351 de Emilio Botín.

Ahora bien, el movimiento de BBVA, según las explicaciones del presidente Francisco González, del director de banca en España Juan Asúa, y de su director financiero Manuel González-Cid, se centran en demostrar la rentabilidad de la operación, de la que se espera una aportación en abstracto de 100 millones en el ejercicio de 2014, una vez balanceados unos costes de 1.300 millones (1.000 de capital y 300 por reestructurar). El banco se sitúa tras la compra en una posición de mayor exigencia en gestión, con problemas en todos los frentes y después de presentar unas cuentas de 2011 con  dudosas operaciones contables que no fueron capaces de entender ni los analistas más veteranos del sector.

Que Unnim aporta mercado a una entidad que tradicionalmente ha reconocido como debilidad en el mercado nacional su escasa presencia en Cataluña, no puede ser presentado como uno de los motivos de la operación, porque, entre otros, BBVA deberá ponerse manos a la obra para reestructurar el sumando con la unión de las cajas catalanas, y que el propio banco estima en 1.265 trabajadores, el 20% de su plantilla en la Comunidad con dos costes, el de los 300 millones de euros en indemnizaciones y el de la imagen de una entidad “española” que entra en Cataluña haciendo daño en el empleo, un coste que a largo plazo suele pasar factura.

Porque Unnim es una de esas cajas, o bancos, con arraigo local; es la número uno en la comarca del Vallés Occidental (Sabadell, Terrassa, Granollers y San Cugat), donde residen más de 1,2 millones de habitantes; en ciudades como Sabadell y Terrassa, con 200.000 habitantes que no acudirán nunca a una sucursal del Sabadell, una zona en la que incluso esas cajas de Unnim tiene más influencia que otras cajas de mayor tamaño.

Es quizás, la compra de mercado, uno de los principales móviles que ha llevado al banco de González a situar el listón tan bajo y anular a Popular e Ibercaja la posibilidad de hacerse con una buena red en una zona -se insiste, era uno de los puntos débiles- de interés estratégico. Como también puede haber jugado un papel importante la convicción del Banco de España en considerar que dada la situación financiera del BBVA y el tamaño de los problemas financieros del grupo de cajas Unnim, esta era la mejor opción. Se lograría así, según el supervisor, limitar los riesgos de uno y de otro, despejar el peligro de posible una marcha atrás o fracaso de la operación, un menor impacto en las cuentas públicas y un mayor equilibrio de actores en la Comunidad.

Por otro lado, el contraste entre el desinterés mostrado por los dos grandes en la reordenación del sector y la adjudicación a uno de ellos, al BBVA, puede indicar que el movimiento de Unnim sea tan sólo un paso por parte del banco para cubrir el expediente ante un Ejecutivo que solicita el concurso del sector para sacar adelante una reforma que políticamente necesita resolver con rapidez.

En último extremo, y cubierto el expediente, BBVA contaría en la Comunidad con un segundo puesto en número de oficinas, un negocio total de 57.000 millones en créditos, 2,2 millones de clientes particulares, 2.900 trabajadores (tras los recortes), cerca de 58.000 pymes y, eso sí, 100 millones de euros de beneficio bruto en 2014. A todas luces parecen datos descompensados para armar una cuenta de resultados futura, sobre todo teniendo en cuenta que Unnim trae bajo el brazo 6.400 millones de euros en la cartera inmobiliaria, 5.000 millones de créditos problemáticos, riesgos morosos por 1.200 millones y algún roto más que puede llegar antes del verano.

Lo que sí parece quedar claro es el descarte de BBVA en la puja por Catalunyacaixa (77.000 millones de activos y 871 oficinas), sin duda un bocado para un comensal con más capacidad y apetito, Banco Santander, aunque este movimiento ya será supervisado por otro Gobernador con el que negociará, a muerte, ayudas y exenciones. Mientras tanto, Santander ya le hace hueco a la catalana.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...