edición: 2943 , Miércoles, 8 abril 2020
20/02/2020
banca 
La fase de preparativos, viento en popa

Banco Sabadell cuenta ya con el atrezo necesario para dar el ”sí quiero” final

La fusión, cada día más próxima, una vez que el avance en el saneamiento y venta de activos tóxicos del banco catalán avanza a más velocidad de la prevista
Juan José González
El Banco Sabadell se mueve, se limpia, reordena, ajusta e, incluso, se ofrece. Está en el foco de atención, en la mirada y en el pensamiento de centros de poder político, regulador y económico. Todos pendientes del futuro de la entidad, con una fusión en ciernes, superado el estadio de los papeles sobre la mesa. La química personal y la que da vida al negocio bancario apunta sin confusión a Bankia. Complementarios en muchos aspectos, incompatibles con muy pocos, marginales. El mapa bancario, la consolidación pendiente, puede o no puede echar a andar en 2020. Para la ocasión trabajan varias entidades si bien es el Banco Sabadell el que, según los últimos movimientos, va camino de concluir todos los trabajos antes que otros. Los movimientos delatan decisiones y estás son intensivas en los últimos meses. Toda la actividad en el banco, hacia dentro y hacia fuera, pueden explicar la conclusión de su presidente, Josep Oliu "Quizá sí, ya veremos" en respuesta a que participe en algún proceso de fusión. O al contrario, que los movimientos del banco en estos últimos catorce meses expliquen que, efectivamente "Quizá sí". Sabadell se está transformando rápidamente y los últimos movimientos hablan de también de profundidad. Los preparativos, esos 8.200 millones de limpieza de activos tóxicos y demás desinversiones se ven completados ahora con otros trabajos en el consejo de administración. Por supuesto, el mensaje del presidente de la entidad parece cristalino. El compañero ya está decidido.
Esta especie de recomposición interna en el seno del principal órgano de gobierno del banco, había sido precedida de otros movimientos importantes como fueron la venta de filiales, inmobiliaria primero y de renting de coches, la gestora Amundi después, en fin. Es decir, una `limpieza´ de cartera, de activos improductivos y problemáticos que nada, salvo riesgo y pérdidas, podían aportar al balance. De la tal limpia, el banco logra quitarse de encima 8.200 millones de euros. Una intensa campaña de imagen, con discutible resultado (falta de credibilidad) es la que ha ofrecido Sabadell respecto a su filial británica TSB, una máquina de comer provisiones dada su debilidad de capital y las fuertes presiones del supervisor. En realidad, la vuelta a la vida de TSB puede calificarse de auténtico milagro habida cuenta de la caótica integración de la filial aventurera británica. Lo cierto es que hoy parece reinar el orden en la filial, eso sí, tras ser sometida a una dieta de adelgazamiento intensivo y severo, lo que, por otro lado no significa que el futuro esté despejado pues la asignatura pendiente es ahora, y por mucho tiempo será, el resultado del Brexit.

La colaboración profesional de Deloitte con la entidad en los trabajos para desarrollar el modelo de gobierno corporativo, es un cambio más entre los muchos que está acometiendo Sabadell. El de la consultora tiene impacto directo en el consejo de administración, pues el informe de la consultora debe clarificar la cualificación de los miembros del mismo así como de evaluar el desempeño y otros aspectos de la gestión como la calidad de las decisiones, etc. Sabadell está impulsando ahora un interesante trabajo en la recomposición del núcleo de poder y control de la entidad, en la que se cuenta con un elevado porcentaje de independientes, muy en línea con las demandas del regulador europeo.

Sabadell es una entidad con intereses en Reino Unido así como en otros países de Latinoamérica, es decir, es un banco que no sólo es catalán en su origen sino que es más que un banco catalán, con decenas de miles de clientes y accionistas. En resumen, es una entidad diversificada e internacionalizada cuyos clientes seguramente se estén preguntando en los últimos tiempos por la rentabilidad de sus ahorros y para lo que se hace imprescindible despejar incertidumbres. Y estas no son otras sino la de conocer hacia dónde va o quiere ir el banco. De ningún modo este es un asunto despejado con el agravante, en tiempo reciente, de las palabras del presidente Josep Oliu quien dejaba la puerta abierta a operaciones corporativas.

Lo cierto es que la entidad había venido a menos desde la caótica `revuelta´ organizada por los políticos del momento en Cataluña, un proceso lamentable para todos, para una gran parte de la ciudadanía, como también, como es el caso, para las empresas y entidades financieras. De ese bajón puntual, la entidad catalana no parece haberse recuperado en su totalidad, a pesar que el cambio de sede y otros movimientos posteriores del banco hayan sumado para paliar los efectos nefastos que en cuestión de imagen, inversores, ahorradores y de mercado en general, se proyectaron de golpe sobre el Sabadell. Una situación compleja que, sin embargo, supo gestionar como nadie Caixabank, la otra entidad afectada por aquella situación creada en 2017.

Es cierto que Sabadell ha recuperado buena parte de los depósitos que en ese tiempo y por ese motivo político, salieron de las cuentas de la entidad. Y sin embargo, el mercado (los inversores y buena parte de la clientela) siguen sin tener claro, no sólo el horizonte que puede estar en el objetivo del banco, sino en la dirección que debe conducir hacia el mismo. En otras palabras: el banco de lo cual viene dando numerosas muestras en los últimos tiempos, entre ellas las últimas declaraciones del presidente Josep Oliu, de las que parece desprenderse un mensaje ambivalente, entre el guiño a algún potencial pretendiente y el más de lo mismo. Siendo esto último, la incertidumbre, lo que menos necesita Banco Sabadell.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...