edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
04/02/2019
banca 
Los accionistas reclaman más recompensas

Bancos, entre la espada de subir el dividendo y la pared de mantenerlos del supervisor

Los beneficios de dos dígitos en 2018 agudizan el dilema que enfrenta la demanda de estímulos de los inversores y la prudencia recomendada por el BCE
Juan José González
La cotizadas españolas habrán repartido en 2018 alrededor de 30.000 millones de euros, 2.000 millones más que el año antes pero muy lejos de los 43.400 millones de 2014. Para 2019 las previsiones de pagos a los accionistas son más optimistas porque 32 de las 35 empresas del Ibex han adelantado que subirán los pagos. La contestación, sin embargo, es anterior a la reciente frenada de la política monetaria de Estados Unidos, por lo que es probable que algún sector que había confirmado la revisión al alza de su dividendo rectifique y se mantenga en los mismos términos de 2018. El sector bancario puede encontrarse en esa tesitura; entre la promesa de subir dividendos o retroceder a posiciones anteriores. En principio, los buenos resultados obtenidos en 2018 y las buenas expectativas para 2019 serían suficientes argumentos para mantener las subidas prometidas. Pero el aplazamiento de la revisión de la política monetaria de EE UU primero y la confirmación del BCE de que hará lo propio, aplazando la subida de los tipos, incluso, a principio de 2020, puede ser suficiente para que los consejos bancarios retrocedan y apliquen la prudencia en el reparto que les reclama el supervisor europeo. La tendencia general apunta a que la línea de incremento de los dividendos de 2018 seguirá en 2019. Pero no parece sostenible potenciar el dividendo porque no habrá subida de tipos a medio plazo. Otro asunto diferente es que las entidades se resisten a perder clientes e inversores, siendo la mejora de la rentabilidad del dividendo (ya asegurada por la caída de las cotizaciones) y el aumento del pago los principales argumentos para frenar la sangría de inversores y accionistas.
Los resultados de los principales bancos en 2018, ofreciendo una imagen casi inmejorable de doble dígito, no esconde sin embargo, los problemas que sigue sufriendo el sector como consecuencia de los bajos tipos de interés. Problemas que obligan a las grandes entidades a mantener el ajuste permanente de la red, más si se tiene en cuenta la adaptación de la industria al cambio digital en marcha. A ojos de los inversores, la banca española es, a la vista de sus beneficios, un sector rentable si se atiende a la rentabilidad media por dividendo, que en 2018 fue del 4,3% y que en el presente ejercicio se espera repunte ligeramente hasta el 6%. Las ganancias de dos dígitos son, por tanto, una garantía de que se pagarán buenos dividendos, teoría que se ve reforzada con la confirmación de las entidades de retribuir el dividendo en efectivo y no en script.

Otro asunto es que la caída de las cotizaciones bancarias en pasado año, se haya traducido en un aumento de la rentabilidad por dividendo al mismo tiempo que los inversores estimen que el retroceso de las cotizaciones deja las valoraciones de las acciones de los bancos españoles en cifras muy atractivas, con alto potencial de subida. No hay que olvidar que el ejercicio pasado las acciones del Ibex se dejaron un 15% de valor, dejando las cotizaciones con un descuento fuerte próximo al 20%, lo que teóricamente elevaría el potencial de revalorización del sector en más de un 30% en 2019. Algunos eventos que se producirán en la arena política, pueden tener un efecto en la economía que rebaje el optimismo de las previsiones un tanto exagerado.

En cualquier caso lo más importante, además de la cotización, es que los bancos mantengan sus payout en línea con el aumento de sus beneficios para que estos, a su vez, se reflejen en las subidas de dividendos. En el caso de la banca española, con unas ganancias en el pasado ejercicio en el entorno del 19%, y si el sector dedica a remunerar a los accionistas en torno al 55%, se puede asegurar que los dividendos no peligran para los próximos meses, salvo sorpresa mayor. Y no sólo parecen asegurados sino que las promesas de subida de los pagos parecen haberse extendido por el sector.

El BCE insiste en los últimos meses (como viene siendo habitual en los últimos años) con peticiones expresas a determinadas entidades, que sean conservadores en el pago de dividendos y que observen la misma prudencia en los bonus. En realidad el mensaje les llega a todos los bancos, distribuidos estos en tres categorías los saneados, los saneados a medias y los que no cumplen los requisitos de solvencia. El supervisor, obviamente en su papel previsor, solicita a los saneados, caso de Caixabank, Santander, que repartan beneficios pero con criterios conservadores, no vaya a ser que no puedan seguir cumpliendo todos los requisitos de las autoridades. Los que andan regular en sus requisitos, les conmina a pensar qué es más importante, retribuir y perder puntos de capital fully loaded o conservar frenar dividendo y cumplir requisitos. A los bancos que no cumplen los requisitos se les recomienda no distribuir dividendos.

La Bolsa española es ahora una de las más atractivas por la baja valoración de muchas compañías, con cotizaciones con potenciales de subida superiores al 30%, como señalan varias casas de análisis. El sector bancario español, saneado y con beneficios procedentes de varios mercados parece tener aseguradas sus cuentas en el corto y medio plazo. Pero el problema inminente es la falta de atractivo que ofrecen las cotizaciones, que según el sector no reflejan la gestión ni los resultados obtenidos en 2018. La presión de los inversores aumenta por la demanda a las entidades de mayores estímulos en forma de recompensas, mientras el supervisor hace lo mismo pero solicitando prudencia. No son pocos los piensan que habrá que desatender al supervisor y hacer caso a los inversores. Aunque es probable que a fin de año algunos se arrepientan.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...