edición: 2249 , Miércoles, 28 junio 2017
06/10/2008

Banif pierde fama

Eugenio Viejo.- El coste reputacional de la crisis de los bonos Lehman está recayendo intensivamente sobre la marca de banca privada del Banco Santander. Todos arremeten contra Banif y en Banif no pueden hacer otra cosa que ver, oír y callar. Así las cosas, los clientes han optado por retirar sus patrimonios. Como reconoce el director de inversión de un banco competidor: "En nuestro banco ahora está entrando mucha dinero y nuevos clientes". Y añade que la razón es que "la gente está nerviosa, aunque no ha habido pánico". Y gran parte de esos nuevos clientes provienen de Banif.

El primero de todos fue el cliente más rico del banco, Amancio Ortega, que la misma semana del fiasco retiró a Banif el contrato de gestión de su sociedad de inversión (sicav) Alazán de Inversiones 2001 y se la pasó a Goldman Sachs para que se la gestione.

Y como él, gente más modesta comparativamente, pero con patrimonios de entre uno a tres millones de euros, según algunos testimonios de bancos que los han recibido con los brazos abiertos.

En Banif se lleva mal el drama. Algunos testimonios directos de gestores de Banif a colegas suyos describen escenas de clientes llorando en las oficinas y de muchas llamadas de alta tensión. Algunos clientes de Banif se quejan de no estar bien asesorados y que el banco les ha desatendido. En cambio, la contestación oficial es que "Banif está desde el principio de esta situación cerca de sus clientes, intentando defender sus intereses y tratando de alcanzar la mejor solución para ellos".

DAÑO REPUTACIONAL

Explica un competidor que Banif está asumiendo todo el daño reputacional. Y aunque cree injusto este excesivo castigo, explica que la razón no sólo está en el gran número de clientes y el fuerte volumen de dinero atrapado, que podría acercarse a los 800 millones de euros, sino que el principal error ha estado en la comunicación previa a clientes, ya que en la información comercial disponible no aparece que el emisor era Lehman Brothers y en los contratos queda muy diluido en un párrafo dentro de contratos que pueden tener más de diez páginas y que algunos clientes dicen ni siquiera tener en su poder y que su asesor no acaba de entregárselo por más que lo reclamen.

"Si hubieran puesto en letras grandes y en primera página del contrato que el emisor era Lehman Brothers, ahora ningún cliente se sentiría sorprendido o engañado", explican y añaden que este mensaje no hubiera sido un freno a la venta, ya que Lehman era una marca prestigiosa con una alta valoración del mercado, pero nunca se estimó necesario. Más aún, el día anterior a la quiebra, su calificación en las agencias de rating era de triple A, el máximo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...