edición: 2809 , Lunes, 23 septiembre 2019
30/09/2016
banca 
Cambio de enfoque

Bankia abre la nueva fase de fusiones

El accionista mayoritaria del grupo financiero cambia el rumbo con la operación de BMN para acelerar la recuperación de las ayudas y, de paso, animar nuevas operaciones en el sector
Juan José González
El Estado, accionista mayoritario en el grupo financiero de Bankia, ha decidido pisar el acelerador y adelantar los tiempos previstos en la estrategia de negocio que debería propiciar una mayor tasa de recuperación de las ayudas públicas. Los planes de fusión de Bankia y BMN responden a la estrategia de acelerar esa recuperación de fondos. Nueva etapa, cambio de enfoque y orientación clara hacia el objetivo de obtener más negocio, más rentabilidad con mejores resultados y para lo que es necesario sumar recursos y aumentar tamaño. Nada será posible si la suma de las dos entidades -Bankia y BMN- sobre el papel complementarias, no consigue aumentar el valor del resultado. La fusión es, por otro lado, la liebre que suelta el Gobierno para motivar el arranque de otras operaciones en marcha en el sector bancario.
El escenario parece propicio para efectuar algunos movimientos en el sector financiero. Hay motivos para moverse. Bruselas presiona al sector bancario con escasas fuerzas pero suficientes para que sean recibidas por los socios que quieran escucharlas. Y aquí se han interpretado en clave de consolidación. La fórmula que el BCE asegura es muy sencilla sobre el papel: las fusiones crean entidades más grandes y también más rentables. Sobre el papel, porque en la práctica no siempre, como se ha demostrado en otras operaciones, dos más dos no son cinco y ni siquiera acaban sumando cuatro. Una fuente del sector afirma que la referencia de Mario Draghi, presidente del BCE, animando a la concentración bancaria, "no es una indirecta, sino una muy directa y clara sugerencia a varios grupos bancarios españoles". Así pues, siguiendo esta opinión, habrá que sospechar que Popular, Bankia, Sabadell, Bankinter y otros se darán por aludidos.

Otro motivo igualmente interesante para animar la operación de Bankia (y otras) es la recuperación de las valoraciones a pesar de los altibajos que se registran estos meses en las bolsas. Mercado que deberá esperar la llegada de las participaciones de BMN debido a que el sector cotiza en mínimos anuales. Por si no fuera suficiente, el efecto negativo sobre las valoraciones del sector que supone la crisis de la primera entidad bancaria alemana, el Deutsche Bank, obliga a tomar decisiones con rapidez como es el anuncio de la fusión de Bankia y BMN. En cualquier caso, Deutsche Bank ya habría tomado la decisión con bastante antelación a las recomendaciones de Draghi. En medios del sector se ha llegado a barajar una operación entre la entidad germana y el Banco Sabadell.

Pero lo cierto es que la operación de fusionar Bankia y BMN no ha sorprendido a nadie en el sector, pues desde el mes de abril en que el FROB (tenedor de las acciones del grupo Bankia) solicitó la aprobación a Bruselas de la integración de las dos entidades, el mercado y el sector dieron por descontada la fusión antes de que finalizase el ejercicio 2016. Por tanto, la operación ya estaba en el calendario y su confirmación pública esta semana no es más que un adelanto en las fechas de ejecución. 

Adelanto o, mejor dicho, necesidad de recuperación de las ayudas públicas es, sin duda, el motivo principal de la operación en marcha. Porque la devolución de las ayudas a las entidades rescatadas hace cuatro años ya comienzan a estar fuera de plazo: cuatro años para devolver 1.600 millones de euros de los 24.000 millones que suma la deuda de Bankia y BMN con el Estado, es tan sólo el 6,7%. De ahí las `llamadas´ de Bruselas al Gobierno español para que acelerase el cobro de la deuda y, de paso, reducir la presión sobre el déficit público.

La fusión de Bankia y BMN dará lugar al cuarto grupo bancario del sistema financiero español, probablemente no por mucho tiempo puesto que los movimientos en el sector, ya se sabe, han comenzado hace tiempo, están en marcha cubriendo fases de `limpieza´, recortes y ajustándose a los acuerdos entre entidades para concluir, finalmente, en una fusión. Y así da comienzo una nueva fase en la concentración bancaria en España a la que seguirán, o acompañarán, concentraciones en Italia, Portugal y Alemania.

Aunque el sentido estratégico de las operaciones responda a criterios de tamaño, solvencia y rentabilidad, no hay nada que pueda garantizar los resultados positivos de las sumas, sobre todo si no van acompañadas de una recuperación de la economía, asunto pendiente que no consiguen alcanzar las autoridades promotoras de las fusiones bancarias.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...