edición: 2326 , Jueves, 19 octubre 2017
17/12/2015
banca 
¡Peligro! los políticos tienen planes

Bankia se convierte en objeto de deseo político

El ruido de los planes de las nuevas formaciones políticas no benefician el presente ni el futuro de la entidad, recuperada y solvente
Juan José González
De nuevo un aspecto coyuntural, esta vez, político como las elecciones generales del próximo domingo, sitúan en una incómoda posición a Bankia. Cuando no era suficiente con el affaire Rato, y el lamentable espectáculo público de los inspectores del Banco de España (y el papelón vergonzoso de éste) sobre el estado real de la entidad financiera, previa su colocación en Bolsa, cae como del cielo el interés y las preocupaciones de algunos partidos políticos por ampliar el horizonte de esta entidad, con planes de potenciar la banca pública. En esta misma línea de pensamiento político se encuentra alguna operación de salvamento urgente o ayuda hospitalaria, convertida en misión para prolongar la vida (muerte) de Abengoa, entre otras ideas.
Incómoda situación para los trabajadores de la cuarta entidad financiera por activos del sistema financiero español. No debe resultar gratificante encontrarse día sí y día también en medio de las propuestas políticas de varias formaciones que compiten por el poder el próximo domingo. Las veleidades de los partidos políticos (PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU y otros) mantienen en el ojo del huracán a la entidad financiera, como un objetivo programático más en sus planes económicos de futuro. Algunas de sus pretensiones, entre ellas la de convertirla en un banco público más orientado a resolver problemas sociales y empresariales de urgencia, frente a otros objetivos financieros, suponen una seria amenaza para la entidad que ya ha superado la mitad del camino de su plan de reestructuración a cinco años.

Bankia es en la actualidad una entidad rescatada, intervenida por el Estado con una participación del 62,2% a través de la matriz BFA, propiedad 100% del FROB, que obtiene beneficios y ya ha distribuido un dividendo en julio pasado, algo que no está al alcance de todas las entidades financieras. Se encuentra, por tanto, en una fase de clara y progresiva recuperación de su balance, del negocio bancario así como también de sus clientes, actualmente, por encima de los siete millones.

El `tiempo electoral´, la larga y tortuosa campaña, ha servido para muchas cosas, pero para pocas en el caso de Bankia. Los partidos políticos, de cuyas posturas ya se tenían noticias, no parecen haber avanzado mucho en sus planteamientos iniciales sobre el destino, futuro o planes para la entidad financiera. Y sin embargo, llama la atención la disparidad de deseos o planteamientos al respecto, que van desde la más extrema de Podemos de potenciar el banco y convertirlo en el adalid, conductor y ejecutor de políticas nacionalizadoras, apoyando los grandes planes de infraestructuras a la vez que protector de los depósitos y ahorros del cliente minorista.

Ciudadanos no lo ve claro y espera a que se despejen algunos trámites judiciales para tener más información y formar una opinión y propuesta. Socialistas y Partido Popular, más cautos sobre el futuro de Bankia, toman como referencia a seguir los criterios de la autoridad bancaria europea, es decir, que cumpla con el plan de reestructuración y devuelva la totalidad o la mayoría de las ayudas públicas. Recordar que de los 22.424 millones de euros que recibió Bankia, cerca de 18.000 millones lo eran del `rescate europeo´ y el resto, 4.400 millones, procedían de las ayudas por la fusión que según ley le correspondían por la unión de Caja Madrid con otras seis cajas de ahorro. Como también hay que añadir que las referencias a Bankia suelen olvidarse que la participación pública (propiedad estatal) lo es del grupo BFA, con una cartera de deuda pública en balance que acumula plusvalías latentes superiores a los 2.400 millones de euros, además de otros inmuebles y carteras de crédito con plusvalías crecientes conforme se recuperen los mercados.

Por tanto, la situación actual de las cuentas de Bankia ofrece pocas dudas, dado que la marcha del negocio bancario, posición de beneficios, le posibilita a corto plazo, mantener el dividendo, y le permite mirar al horizonte con estabilidad y equilibrio razonables. Asunto distinto es que los `interesados´ y muy críticos políticos, hayan descubierto que la entidad bancaria (por el momento pública) vaya a convertirse, gracias a las decisiones de un equipo directivo profesional, en el eje de la próxima fase de concentración bancaria en España. En esta hipótesis, el valor estratégico que desde el punto de vista político le confiere dicha posición, es, obviamente, hace más atractivo al banco intervenido. Una posición que potenciará, sin duda, su valor en el mercado y también su influencia en el sector. Quizá demasiado bocado y reto para los pretendientes políticos que hoy, más que nunca, desean hacerse con Bankia.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...