edición: 2324 , Martes, 17 octubre 2017
24/01/2014
Salvados por el `carry trade´

Bankinter y Sabadell, la cara y la cruz de un sector que no ha tocado fondo

Sin crecimiento económico, al Sabadell le costará más sacar las cuentas en 2014
Juan José González

Las dos entidades, consideradas medianas en el sector, han sido las primeras en abrir el fuego de los resultados. Entre las dos media casi un abismo: objetivos, cultura de gestión, clientela y accionistas. Situaciones diferentes que se reflejan en los resultados presentados: mientras Bankinter levanta cabeza a base de menos provisiones, venta de activos, carry trade en cantidad, ingresos por aportación de Línea Directa y subida de comisiones, Sabadell en cambio, sobrevive rebajando provisiones, vendiendo activos y, sobre todo, ingresos por `carry trade´ -venta de bonos- una actividad en la que ambas entidades (al igual que el resto del sector) se han mostrado muy activas en el pasado ejercicio. Comparten algunos avances en el cumplimiento de capital principal (12% en ambos) y bajan el margen de intereses (3,7% en Bankinter y 2,9% en Sabadell) a pesar del aumento desorbitado de las comisiones de un 21% en Sabadell y del 22% en Bankinter. La morosidad, del 5% de Bankinter y del 13,6% en Sabadell, sirve para comprobar que los objetivos han sido muy diferentes en el pasado. En todo caso, la falta de crecimiento económico será el lastre que impedirá la mejora de los balances y cuentas de resultados en 2014, un ejercicio en el que es probable que el sector aún no haya tocado fondo.

Pero al margen de lo que marquen los números, la interpretación de los mismos lleva a la conclusión de que la gestión y los objetivos de ambos distan mucho de parecerse. Bankinter parece haber comenzado a ver algunos frutos de la nueva gestión de Dancausa y alejándose de los objetivos de la etapa de Jaime Echegoyen, su anterior consejero delegado. El banco tiene ahora, probablemente, el mejor control de riesgo del sector bancario. Prueba de ello es la baja tasa de morosidad, situada en torno al 5%, muy lejos, por tanto, del 13,63% de Sabadell (la media del sector es del 13%). Este es uno de los puntos vulnerables del Sabadell porque los créditos de difícil recuperación, los activos problemáticos, se presentan como una de las asignaturas más comprometidas para el banco de Oliú. Precisamente es el punto débil del banco que en su estrategia de adquisiciones se ha ido cargando de activos de otras entidades cuyo grado de deterioro ha tenido que asumir el comprador, en este caso, Sabadell. Por si no fuera suficiente, la cartera inmobiliaria mantiene su tradicional presión.

La situación de Bankinter es diferente, más cómoda si se comparan sus problemas con la entidad catalana. Problemas que han sabido identificar las agencias de calificación crediticia y que ha servido para que Moody´s haya rebajado un escalón la calificación de Sabadell (Ba2) con perspectiva negativa, en tanto que Bankinter se mantiene en perspectiva positiva y un escalón (grado) superior al del catalán, que se mantiene como `bono basura´. Para esta entidad, se trata de una situación esperada y prevista dada la política de adquisiciones que viene desarrollando, si bien, reconoce que quizás la calidad de algunos de los activos de la CAM, han sobrepasado lo esperado.

En materia de solvencia las dos entidades se mantienen en línea con las exigencias de la Autoridad Bancaria Europea; Sabadell llega al 12% de capital principal, mientras Bankinter lo supera con el 12,4%. En este apartado es probable que mientras Bankinter no estará presionada por ningún factor interno, salvo los propios del mercado, Sabadell se verá obligada a mantener una fuerte disciplina en su negocio si quiere seguir adelante con el saneamiento del balance y cuya principal amenaza sigue estando en la elevada morosidad, como se apuntó antes, debido a la calidad de los activos adquiridos en las últimas compras.

A pesar de los avances en saneamiento logrados en 2013, por vías similares en las dos entidades, siguen reflejando una posición de debilidad como consecuencia de los bajos niveles de beneficios registrados en los últimos años, motivado a su vez por el largo período de tiempo en el que la economía ha estado en recesión. Y mientras estaban obligadas a sanear los balances no era posible dar crédito. Esta es una de las debilidades que afectan no sólo a Bankinter y a Sabadell, sino también al resto de entidades, aunque es en el segmento de los medianos donde más se ha dejado sentir la falta de rendimiento del crédito, por la sencilla razón de que no ha existido.

Con independencia de las cuentas que presenten a finales de este mes los dos grandes y después la Caixa, Bankinter y Sabadell sirven para mostrar que por mucho que el proceso de reestructuración del sector haya avanzado, como que las entidades hayan limpiado buena parte de los créditos enfermos en los últimos doce meses, va a ser complicado que los balances bancarios se puedan recuperar a mayor velocidad que lo haga la economía y que por tanto, mientras no se recupere el crecimiento económico (y se mantenga) tampoco se recuperarán las cuentas del sector, siendo las entidades como Sabadell las más perjudicadas, y no sólo en razón de la falta de actividad económica sino también por el enigma que representa su estrategia empresarial.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...