edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
20/10/2011

Barça, fútbol de salón sin adversario

Antonio Cubero
Cinco disparos a puerta que detuvo el meta Cech, trece tiros fuera de los tres palos, dos balones estrellados en los poste, ssiete saques de esquina, más de setecientos pases de balón, cuarenta y sierte recuperaciones, media docena de jugadas trenzadas marca de la casa en el área pequeña y algo más de un setenta y cuatro por ciento de posesión de la pelota para que tanto dominio tan sólo quedara reflejado en el luminoso del Camp Nou en una paupérrima cosecha de tan sólo dos goles del Fútbol Club Barcelona ante el Viktoria Pilsen, uno de esos equipos de relleno de la fase de grupos de la Champions League y de los que José Mourinho asegura que solamente conoce a través de internet.  

El Barça logró su primer triunfo en casa en esta Champions y sigue pensando en el liderato del grupo que deberá disputarlo en San Siro. Lo hizo, como queda dicho, por un resultado mucho más corto de lo que podía haber sido de haber tenido menos ganas de rizar el rizo antes de haber sentenciado el marcador y algo más de acierto en el área checa. Sólo dos goles, Iniesta y Villa, uno en cada tiempo, que en algún momento llevó la angustia a la grada que se acordaba del empate logrado por el Milan con el golpe de campana final en el primer envite de la liguilla. Y también hubo más de un bostezo en la parroquia azulgrana ante tanto exceso de barroquismo en el juego de su equipo que no veía la forma de culminar con éxito sus llegadas ante el portal del Viktoria. Una abrumadora superioridad solamente interrumpida con el sobresalto de ver a Leo Messi retorcerse de dolor sobre el césped tras sufrir un golpe en el tobillo de un defensor checo.

En el Barcelona no hay debate sobre quién es el ‘número uno’. Messi es indiscutible y nadie se atreve a regañarle que se haga el amo del balón, que haga la guerra por su cuenta y, a veces, cierre los ojos llevado por su ansiedad por solucionar él solo el partido y no vea al compañero que está en buena disposición para marcar. Anoche bordó una jugada que levantó al público de los asientos, pero el estadio se hubiera puesto ‘patas arriba’ si en vez de querer meterse con el balón pegado a su bota hubiera lo hubiera pasado a Villa que, con los brazos en cruz, le suplicaba el pase de gol. Son licencias que, por supuesto, se las puede permitir Messi. Pero el mejor jugador del mundo si debería cuidar en los sucesivo, porque tan meritorio es la consecución de un gol como la humildad de ofrecerlo en bandeja a un compañero. Como la asiste para Iniesta que realizó un maravilloso control orientado y remató raso al fondo de las mallas de Cech para encarrilar la victoria a los diez minutos de juego.

La noche no pudo ser redondeada con una victoria que el Valencia tuvo en su poder y que tiró por la borda en una desastroso segunda mitad. Al final perdió 2-1 tras los goles de Schurrle y Sam al inicio de la segunda parte. En solo tres minutos, del 52' al 55', el Leverkusen remontó. Los de Emery se complican todavía más su pase a octavos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...