edición: 2599 , Martes, 20 noviembre 2018
16/03/2018

Batalla a tres bandas en Telecom Italia mientras la francesa Iliad advierte de que entrará en el mercado en breve

El fondo activista Elliot quiere sacar del consejo a los hombres de Vivendi buscando un nuevo pacto
Carlos Schwartz
Vivendi, el conglomerado de medios francés propiedad del magnate Vincent Bolloré, se hizo en varias etapas con la gestión de Telecom Italia (TIM) a partir de 2015 y con una fuerte representación en su consejo a expensas del 24% del capital. Este control de hecho de los órganos de dirección de la empresa ha suscitado un vivo debate en Italia habida cuenta que el estado italiano considera como un activo estratégico a la empresa de telecomunicaciones que fue el monopolio estatal de la telefonía en el pasado anterior a la liberalización. La empresa tiene además el control de las infraestructuras de telefonía fija y la llave de acceso a la telefonía residencial ya que la red de cobre es suya. Esto suscitó en el pasado mucha presión por parte del regulador italiano, y la empresa prometió una y mil veces la segregación de los activos de red en una unidad separada. Ahora, bajo la gestión de Vivendi, la empresa ha pactado con el regulador esa separación de activos como forma de allanar la relación con la Administración.
Pero la semana pasada el fondo activista Elliot Advisors dio a conocer una participación del 6% en el capital de TIM generando expectativas sobre una batalla por el control de la empresa que se reflejó de inmediato en la cotización de las acciones que subieron el 6 de marzo tras el anuncio un 5,9%. 

Bastó una semana para que el fondo estadounidense hiciera pública su posición: quiere la salida de la empresa del presidente ejecutivo Arnaud de Puyfontaine y cuatro consejeros estrechamente vinculados con Vivendi, entre ellos el director financiero de la empresa. Elliot Advisors ha filtrado a la prensa que esta batalla es el primer acto en materia de cambios corporativos destinados a incrementar el valor de las acciones de la empresa. El fondo también quiere la salida de la empresa del anterior presidente ejecutivo Giuseppe Recchi reemplazado por Puyfontaine pero que abrió las puertas al desembarco de Vivendi. 

También el consejero delegado de TIM, Amos Genish, es un hombre estrechamente vinculado a Bolloré y persona de su confianza y su cargo también es exigido por el fondo de alto riesgo. Lo cierto es que Genish es el tercer ejecutivo que ocupa el cargo en el plazo de tres años, lo que da una idea de la inestabilidad de la gestión de la empresa en la que Telefónica tuvo una participación significativa.

La empresa dio a conocer esta semana un plan de recuperación a tres años con el objetivo de restablecer el pago de dividendo y reducir la deuda. El plan debía ser sometido al voto de los accionistas en una junta el 24 de abril, pero la irrupción de Elliot ha cambiado el escenario. El fondo pretende que se vote la permanencia de los hombres de Bolloré al frente de la empresa, y ha presentado una lista de candidatos para sustituir a los ejecutivos y consejeros que responden a las órdenes de Vivendi. La lista de Elliot incluye a un grupo de respetados ejecutivos italianos incluido el ex consejero delegado de Enel, Fulvio Conti con claros lazos con la administración italiana. 

Para los analistas del mercado italiano una reducción de la presencia de Vivendi en el consejo de la empresa sería bien recibida por el Gobierno italiano. Lo que puede ocasionar algunas resistencias es un nuevo cambio de consejero delegado en opinión de algunos observadores. Los problemas que aquejan a TI no son pocos, empezando por su deuda neta que es tres veces sus ingresos antes de intereses, amortizaciones e impuestos. Con esta carga sobre sus espaldas la empresa ha intentado desarrollar infraestructuras de banda ancha para mejorar la deplorable calidad del acceso a Internet en Italia. 

La cuestión de fondo sin embargo es que el mercado de telefonía móvil de Italia es altamente competitivo. Para aumentar la presión sobre TIM la francesa Iliad, que entró al mercado en su país hace seis años y que en el 2017 logró un millón de nuevos clientes además de un significativo aumento de su beneficio, anunció que entrará en el mercado italiano “antes del verano”. Esto elevará el número de competidores a cuatro y va a incrementar la presión sobre los márgenes. Pese a ello el consejero delegado Genish piensa recortar la inversión para ahorrar caja. En estas condiciones cumplir con el objetivo del regulador de las telecomunicaciones que pretende que la fibra óptica llegue a una quinta parte de los domicilios italianos este año -el doble que la cobertura que existía en 2017- será muy difícil.

TIM tiene ingresos bajos por cliente, una media de 50 euros entre fijo y móvil comparado con los 90 de Telefónica, un dato que gusta agitar a los analistas del sector. En este contexto la entrada de Elliot promete una primavera caliente. El fondo no sólo critica la gestión de la escuadra de Vivendi sino que además sugiere ciertas connivencias que no han caído muy bien entre los accionistas de la empresa. Por ejemplo que hay pactos poco éticos entre Vivendi y TIM que benefician al primero. Un ejemplo es que el encargado de compras designado por la empresa es una persona vinculada a Vivendi. 

Elliot se ha propuesto poner de su lado a los accionistas de la empresa y lograr el apoyo del regulador. Dado el estado de agitación en el mercado de las telecomunicaciones en Italia por el hecho que un conglomerado francés de medios se haya hecho con el ex monopolio estatal de las telecomunicaciones con sólo el 24% de las acciones no es de descartar que el tercero en discordia, un fondo oportunista estadounidense, barra a los consejeros de Vivendi o próximos a ella y coloque en su lugar sus propios candidatos que son además todos italianos. La empresa deberá acelerar su recuperación y sus planes de desarrollo de infraestructuras porque la entrada de Iliad no será gratuita para el sector. 

La empresa viene con una importante experiencia en roer los márgenes de la competencia con una guerra de tarifas de la cual ha salido exitosa en Francia. Habrá que ver como se las arregla en Italia. Mientras la empresa tuvo sus choques con el Gobierno y el regulador el año pasado, pero el resultado de las elecciones en Italia augura nuevas tensiones con las autoridades que ya han usado su acción de oro para forzar algunos objetivos de la empresa. Es en este contexto en el cual paradójicamente Elliot puede lograr apoyos imprevistos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...