edición: 2249 , Miércoles, 28 junio 2017
07/10/2008

BBVA, demasiado dependiente del granero latinoamericano

La escasa diversificación geográfica abre interrogantes
Javier Aldecoa

Amuebla su búnker. Cerrará en 2008 su mejor temporada en una región en la que pesca el 44% de sus beneficios. O eso al menos es lo que pretende Goirigonzarri. Será sólo si se lo permite la maldición azteca que envenena ya los créditos, el consumo, las remesas y la morosidad del primer banco del país y amenaza con secar la fuente de la bancarización mexicana. Y con el permiso de Hugo Chávez y Morales, que pueblan ya de amenazas y nacionalizaciones el vía crucis de BBVA en Venezuela y Bolivia. Su trinchera latinoaméricana, que hasta ahora ha sido el granero de sus resultados y clientes -diez millones nuevos en un lustro-, tiene goteras: se ha convertido en el escaparate de su exposición a la crisis norteamericana. Su retirada de Brasil y su dimensión de segundón en Colombia y Chile dejan a BBVA al frente de un ajedrez desigual, muy dependiente de México -donde Bancomer tiene en sus manos un tercio del crédito- y de Venezuela, la más rentable de sus plazas, con una subida del 41% en sus beneficios, pero también la más insegura, ahora que Chávez ha puesto el ojo en el Banco Provincial y prepara sus postas.

La tocata y fuga del BBVA  Brasil por la puerta de Bradesco - la asignatura pendiente del banco, en palabras de FG- aleja al BBVA de la fiesta bancaria carioca y lo obliga a jugar un ajedrez regional con piezas disímiles. Líider en Perú con BBVA Continental, donde es el segundo mayor en participación de mercado y acuna un crecimiento potencial amplio gracias a su bajo nivel de bancarización. El Banco Francés es también el mayor operador argentino, aunque es difícil predecir cómo será el crecimiento en las tierras de los Kirchner. Y no pasa de ser un banco mediano en Chile, un mercado que sigue caro para crecer con compras.

Y en Colombia, el BBVA se quedó corto al calibrar su desembarco en los 90: pensaron que era un mercado poco desarrollado, pero se toparon con una fuerte competencia. Con la compra de Banco Granahorrar en 2005 pudieron subir varios puestos en los rankings locales. Pero siguen detrás de grandes como Bancolombia, Banco de Bogotá y Davivienda y eludieron pujar por Bancafé en 2009. Por si acaso, FG cruza los dedos en EE UU- donde ha invertido más de 12,400 millones de dólares desde 2004 en adquisiciones de bancos en los estados del sur, como Texas Regional y State National, que compró en 2006, y el Compass Bancshares, en 2007- y acelera el paso en China, donde invertirá 2,000 millones de euros para incrementar sus participaciones minoritarias en los bancos China Citic Bank y Citic International Finance Holdings.

DESIERTO BOLIVARIANO

Para el Santander y el BBVA, de los que depende más del 30% del tejido bancario nacional, la veda chavista nunca se ha cerrado. Al Banco Provincial - que en los primeros seis meses del año aportó a la matriz del BBVA un 3,1% de sus ganancias- sólo la dificultad del Estado venezolano para digerir hasta ahora más de un gigante bancario a la vez le ha amueblado su trinchera antinacionalizadora y ha blindado sus fortalezas frente a sorpresas. El caraqueño aún no ha acabado el puente de plata con el Banco Santander, pero pasea ya su vista sobre el Banco Provincial de FG. Si no hay acuerdo con los de Boadilla, mal para el BBVA, condenado a acaparar todas las miradas de Miraflores. Si sí, también mal. FG puede terminar envidiándole la suerte a la tocata y fuga del Banco Santander, por barata que sea.

En Miraflores prefieren comenzar a vestir el humo de una posible negociación con el Banco Provincial, por si acaso. Sea farol o preludio de otra salida, asustan el miedo de todos y las urgencias de FG.  Mientras tanto, la reforma a la ley bancaria, la venta obligatoria de las notas estructuradas, la supervisión y restricción de los créditos, la presión de las denuncias del Indecu, la nueva regulación de las tarjetas y la avalancha de leyes habilitantes,  le marcan al BBVA los límites de un jardín venezolano en el que sus paseos cada vez le salen más caros. Y del que puede salir con las manos tan vacías como su gestora de pensiones de Bolivia.

Evo Morales le busca las vueltas a Francisco González. Por mucho que en BBVA se consuelen pensando que Bolivia sólo aporta el 0,01% de los beneficios del banco, el presidente boliviano le ha puesto la mano a los 3.228.5 millones de dólares que controla el sistema privado de pensiones -  la española ´Previsión´ del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria y la suiza ´Futuro´ de Zúrich Financial Service- sin indemnización ni compensación y por la ventana de emergencia. Un golpe de efecto populista para hoy a cambio de problemas que otro heredará a partir de 2012, cuando haya que cumplir los vencimientos de la deuda. Poco le importa al bombardeo del Palacio Quemado que las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones) tengan un contrato de concesión estatal que les permite operar sine die en el país; menos aún que estén obligadas a invertir el 70% de sus recursos en bonos y letras del TGN.

SOMBRAS EN EL  REFUGIO MEXICANO

Tan lejos de Dios y tan cerca de los EE UU, el Palacio de los Pinos no deja de cantarle la zona a los nubarrones financieros. Miedo para los mercados, los inversores, los clientes y para los bancos españoles, que han hecho del mercado azteca el granero de su resistencia latinoamericana. El refugio resiste, aunque relucir, no tanto. Debido a la desaceleración estadounidense, la economía mexicana crecerá este año un 2,4%. Las variables fundamentales de la economía interna y una política financiera sólida han ayudado al blindaje ante los vientos huracanados de Wall Street, en un sistema bancario que aún recuerda la crisis de 1994. Pero no son las constantes macroeconómicas las únicas con las luces rojas. Las estrecheces llegan de la mano de la deseceleración, la subida de la inflación, el desempleo, las rebajas en el envío de remesas- un 13% en lo que va de año-, el riesgo crediticio, la morosidad- del 3,1% a finales del trimestre- y el descenso del consumo, que las predicciones del propio Bancomer han rebajado del 4,1% al 3,2%. Las utilidades netas de los bancos en el primer semestre sumaron 30,161 millones de pesos, un 5.6% menos que en 2007. Un laberinto en el que, por primera vez el Banco Central saca la bandera roja en las orilla de un sistema dominado por Citigroup, BBVA, Santander y el británico HSBC.

En menos de un lustro BBVA-Bancomer ha rebasado a Banamex, ha duplicado su valor y ha pasado de 9 a 16 millones de clientes, un crecimiento inédito en su historia. Pero al banco que dirige Deschamps, ya ni los indicadores de rentabilidad muy eficientes del último semestre  (utilidad neta por 15.421 millones de pesos, un 20.1% más que en 2007 e índice de cartera vencida total de 2.49%) ni su hábito desde hace tres años de provisionar su cartera vencida por pérdidas esperadas le permiten más que mirar al largo plazo, un horizonte en el que espera en dos décadas podrían incorporarse al sistema financiero alrededor de 30 millones de mexicanos hoy no bancarizados. 

Y es que a México se le arruga el plástico del crédito: lo advierte el mismísimo Banco Central, que reparte vacunas  a los bancos de que endurezcan los criterios de emisión de tarjetas, a fin de contener un endeudamiento desmesurado por parte de los ciudadanos, enmarañados con 25 millones de tarjetas crédito y más de 50 millones de  débito. Se ahoga en la prudencia y rema al viento del paternalismo.  El nombre del juego que quiere jugar el sistema bancario es contener costos, la morosidad de los créditos o los costos operacionales. El que el Palacio de los Pinos pasa por obligarles a que pongan puertas al campo del consumo y contengan el endeudamiento de las familias mexicanas, a pesar de que sus niveles no son alarmantes. Bancomer - hoy por hoy líder del mercado nacional, incluso por encima de Banamex -ha trepado al liderazgo aupado el 33% de las tarjetas de crédito y una de cada tres hipotecas nuevas de bancos. Y pone ya a remojo las barbas de sus carteras cediticias y las tarjetas de sus clientes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...