edición: 2362 , Martes, 12 diciembre 2017
07/04/2011
La alicantina se presenta como el comodín ideal para los dos grandes

BBVA escenifica en público su repentino interés por la CAM sin comprometerse en exceso

A Sabadell, al acecho, la caja le serviría para convertirse en la quinta entidad por activos
Ángel Cano, consejero delegado de BBVA
Juan José González

El mapa del sector financiero se complica en el mismo instante en que se lucha por que se despeje, extraña paradoja, mezcla de estrategias que buscan apurar los plazos para conseguir mejores precios. Así que la segunda ronda de la reforma comienza con el mismo lío que finalizó la primera, es decir, sin decidir los grupos definitivos que vayan a sobrevivir en el futuro. Con las apelaciones de dinero al fondo de reestructuración ya decididas, comienzan a brotar los primeros síntomas de debilidad, fruto de alianzas forzadas y en algún caso imposibles. La inestabilidad de algunas alianzas, procedentes, básicamente, de la ruptura de Banco Base, acaba de convertir a la CAM en el comodín idóneo para que Banco Santander y BBVA mejoren su posición en el ranking bancario por activos. Varias piezas del mapa no están encajadas pues a la caja alicantina en crisis hay que añadir el resto de entidades con balances inferiores al estimado como conveniente -50.000 millones de euros- un nivel que aún no alcanzan media docena de entidades que van camino de quedarse en soltería. Sin embargo, el movimiento de BBVA, aprovechando la oportunidad de no dejar toda la ‘gloria’ para el Santander, tiene la apariencia de un farol.

Lo que en principio podría plantearse como una carrera entre cuatro, en realidad se reduce a dos: Santander y BBVA. Son los dos candidatos con mayores posibilidades e interés en hacerse con el comodín de la CAM; el primero para despegarse con distancia de los tres perseguidores (BBVA, Bankia y La Caixa) y el segundo para avanzar algo más, acercarse al primero, al tiempo que lograr no ser superado por alguna de la dos cajas perseguidoras. Ni Bankia ni La Caixa quieren jugar esta partida por distintas razones: la primera entidad porque tiene por delante objetivos más inmediatos como la salida a bolsa, y la segunda porque esta en otros proyectos, como es la creación de un banco. Cabe la posibilidad que, a los dos grandes se una un tercero en discordia: Banco Sabadell, entidad que sigue sin cerrar su modelo de banco, y para lo que no termina de encontrar el anillo que le venga al dedo de su puzzle objetivo.

Fuerte especulación la que rodea en estas primeras jornadas de abril a un sector que tan solo -aunque para algunos sea bastante- ha logrado reunir en siete uniones o grupos diferentes, al 85% de las cajas de ahorros. Que ahora se haya quedado descolgada una entidad como la CAM, creando una situación compleja por sus problemas de solvencia y su debilidad, no hace sino, provocar una batalla que parecía olvidada después de tres décadas de cese de hostilidades por hacerse con el puesto alto en el podio bancario.

Cada uno a su manera, Santander y BBVA, muestran cierta desgana y desinterés por cobrar la pieza. Una integración de la CAM (75.600 millones) le supondría al grupo de origen cántabro (420.000 millones) acercarse al medio billón de euros en activos, mientras que al grupo de origen vasco (389.000 millones) le dejaría en segundo lugar, a unos 100.000 millones de Santander. Sin embargo, a BBVA le interesa mostrarse dispuesto a hacerse con la caja, dar la imagen de que, no solamente estudia la operación, sino que, además, puede llevarla a cabo.

Es por ello que el movimiento de BBVA debe dejar claro que, al igual que Santander, esta estudiando a fondo la operación en los últimos días porque, a su vez, ya estaban estudiando otras de similar tamaño y calado, aunque no con tantos problemas. Digerir la CAM supone asumir problemas de red, laborales, deudas y una situación compleja del inmobiliario cuya solución pasa por llevarlo a pérdidas. Una digestión que, seguramente uno de los dos, probablemente BBVA, no pueda realizar.

Tanto Santander como BBVA se verían reforzados en el área de influencia mediterránea. Sin embargo, la diferente forma de tomar decisiones y ejecutarlas, concede a Santander más puntos como favorito a llevarse la caja que a BBVA, más lento y, posiblemente, más indeciso a la hora de atacar el mercado. Pero la situación para uno y otro banco, primero y segundo del ránking, no será la misma tras la salida a bolsa de Bankia y una vez que el banco de La Caixa comience a trabajar.

Santander puede seguir manteniendo el trono si no hace ningún movimiento corporativo, mientras BBVA corre el riesgo de quedar descolgado, al ser superado por las dos grandes cajas –cuando sean ya bancos- del segundo puesto de la clasificación. Luego, es BBVA quien ahora puede tener más presión por integrar a la CAM, aunque su interés por esta operación no pase por ser más que un farol. Cuestión de días para descubrir la jugada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...