edición: 2513 , Jueves, 19 julio 2018
07/02/2012
OBSERVATORIO INMOBILIARIO
Manuel gonzález Cid, director financiero de BBVA

BBVA pondrá 6.600 millones de nuevas provisiones por sus activos problemáticos y no problemáticos

Juan Carlos Martínez

En los próximos días, las siete entidades que ya han hecho públicas sus cuentas del ejercicio 2011 seguramente seguirán el paso que hoy martes marca el BBVA. El banco presidido por Francisco González ha echado rápidamente las cuentas para presentar a los analistas los impactos preliminares que para la entidad tiene el Real Decreto-Ley de saneamiento del sector financiero aprobado por el Gobierno. Y aquellas, como Bankia, que todavía no lo han hecho, esperando precisamente la reforma del Ejecutivo, ya saben a qué atenerse.

En el caso de BBVA, el precipitado y rápido reconocimiento de las nuevas provisiones y dotaciones de capital que va a tener que acometer viene motivado por el hecho de que, en la presentación de resultados de la pasada semana, decidiera no hacer provisiones extraordinarias y esperar a conocer exactamente los extremos del decreto. “No tenía ningún sentido, más allá de crear confusión”, comentaba Ángel Cano, su consejero delegado. Ahora, conocidos los extremos y echadas las cuentas, el banco ya sabe que deberá aportar 6.600 millones de euros antes del 31 de diciembre de 2012.
 
De acuerdo con el esquema recogido en el Real Decreto-Ley, a 31 de diciembre de 2011 el banco contabilizaba créditos vivos con finalidad promotora inmobiliaria por 14.158 millones de euros. Casi todos con garantía hipotecaria, salvo los 1.105 millones que no la tienen. El 41% de esos créditos están en riesgo. Casi 5.800 millones, de los que 3.743 son dudosos y 2.052 están calificados como subestándar.
 
La cobertura específica aportada hasta ahora por estos préstamos en riesgo se eleva a 1.239 millones, tan solo el 21,4%. Si sumamos los 456 millones de provisión genérica, la cobertura sube al 29%.  Los activos problemáticos se completan con los 7.714 millones brutos de bienes adjudicados, que se queda en 5.119 millones netos una vez descontados los 2.595 millones de provisiones ya aportadas.
 
En definitiva, una exposición de activos inmobiliarios problemáticos de 21.872 millones de euros. Cantidad a partir de la cual se han echado las cuentas para saber a cuánto asciende la nueva aportación a realizar. Las que hoy presenta a los analistas Manuel González Cid, el director financiero de la entidad.
 
Por los casi 5.400 millones en suelo, tanto en créditos como en activos ya adjudicados, se debe efectuar una provisión específica con cargo a resultados equivalente al 60% (unos 3.225 millones) y un colchón de capital del 20% (1.075 millones). En cuanto a las promociones en curso, esa provisión específica se eleva a 1.674 millones y la dotación de capital a unos 500 millones. Y por último, las promociones terminadas y las viviendas adjudicadas tras ejecutar la garantía de los particulares, que no requieren de aportación de capital pero sí de una provisión contra resultados de 3.830 millones para alcanzar una cobertura del 35%.
 
A partir de aquí, a la suma de los 8.727 millones de provisión específica se le restan los 4.292 millones ya aportados, quedando 4.435 millones de dotación extraordinaria a apuntar contra resultados antes del 31 de diciembre. Eso por un lado. Por el otro, los 1.577 millones (20% de suelo y 15% de promociones en curso) de colchón de capital contra beneficios no distribuidos, ampliación de capital o conversión de híbridos (preferentes, bonos convertibles o deuda subordinada). Algo más de 6.000 millones de euros para cumplir con las nuevas provisiones sobre activos no problemáticos.
 
Quedarían por añadir los 585 millones de provisión genérica, provenientes del 7% aplicado sobre los 8.363 millones de créditos a los promotores que se mantienen como normales, pero que el Gobierno, ante la delicada situación del mercado y el riesgo evidente de que se paguen los vencimientos, ha decidido también aplicar esta cobertura.

Con el incremento de las provisiones exigidas por el Gobierno, el BBVA entiende que la cobertura superará el precio de venta de los activos, con lo que no se tendría que apuntar ninguna pérdida futura adicional. Eso, siempre que esas viviendas ya terminadas se vendan con rebajas no superiores al 35%. Si lo hacen, la cobertura resultaría insuficiente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...