edición: 2764 , Viernes, 19 julio 2019
04/06/2019
banca 
Las crisis de divisas derivan a crisis de solvencia

BBVA, inmerso en una crisis de divisas que adelanta el hundimiento de resultados

Si la recuperación del negocio de BBVA se sustenta en la mejora de la economía turca y que México no se caiga, el desastre parece estar servido
Juan José González
Si este cóctel de dificultades se aliña con el problema reputacional que mantiene azorado al equipo del presidente Carlos Torres, no cabe esperar buenos resultados ni, mucho menos, un buen rendimiento de la acción en bolsa. La reflexión es propia de los inversores que hoy mantienen a la segunda entidad del sistema financiero español bajo observación. Los resultados del pasado (un 51% de aumento de beneficio por extraordinarios) no se repetirá y los fondos internacionales optan por considerar otras alternativas. El cuadro que dibuja el aspecto de esta entidad bancaria, no es bueno, es preocupante y amenaza con jornadas de mayores dificultades. Después de un año de "caso Villarejo", BBVA se mantiene hundido en el pozo de las sospechas en el que todo puede ser posible. Y lo que debería afectar sólo a un incidente oscuro e influir en el marco restringido de uno o varios responsables, ha penetrado con fuerza en la marcha regular del negocio bancario. En este último año, marcado por la investigación de las prácticas presuntamente ilegales, la cotización del banco, reflejo de la marcha del negocio, de los resultados de la entidad, de sus problemas en los mercados de Turquía y México, así como, obviamente, el dudoso buen gobierno practicado por la entidad, han hundido el valor en bolsa un 17%, superando a la media del indicador del selectivo Ibex 35.
Mal ambiente el que reina en la sede del segundo grupo bancario del sistema financiero español. Hundido en el escándalo "Villarejo", por las presuntas escuchas ilegales a particulares y medios, afectado de gravedad por la crisis duradera y sin fin de su filial turca, Garanti, al BBVA se le acaba de incorporar un nuevo e incómodo condicionante para su cuenta de resultados: la crisis de la economía mexicana, un mercado que en términos de aportación de beneficios al grupo bancario representa algo más del 40% del beneficio, cerca de 2.400 millones de euros. Se diría que entre el peso de la caída del peso y de la lira, el banco gestiona a diario una compleja crisis de divisas que pone en entredicho las previsiones del banco sobre los resultados.

No es una coyuntura de sencilla gestión, habida cuenta que se trata de una crisis de divisas con origen político, caso de Turquía (Erdogan) y de México (López Obrador) cuya dependencia, en el caso de México es aún más compleja en la medida en que tanto el día a día como el destino de los acontecimientos, dependen de la política exterior de Donald Trump, todo lo cual, tanto Turquía como México, apuntan a una `cronificación´ de los males externos del BBVA. Si la divisa turca mantiene su depreciación al mismo ritmo que lo hace el peso mexicano, habrá que concluir que el desastre para las cuentas del banco en 2019 está asegurado. Recordar que en 2018 los resultados del Garanti se hundieron un 40% y el banco reconoció un deterioro de 1.500 millones de euros. Es probable que los responsables de la entidad ofrezcan alguna explicación a principios de julio, con ocasión de la presentación de los resultados del semestre.

No hay que perder de vista que las autoridades del país azteca llegaron a plantear la regulación de las comisiones bancarias, un asunto aplazado en la medida en que han surgido otros nuevos de mayor calado para la economía del país, caso del anuncio de la aplicación de aranceles a los productos fabricados en el país con destino a EE UU, penúltima correría del presidente Trump, lo que significa que, en caso de apuros económicos, como amenaza la coyuntura, las autoridades recuperarán sus planes de regulación de tasas bancarias, lo que limitaría aún más los resultados de la filial del banco español. 

Algunos estudios apuntan a que un ajuste en las comisiones, en el supuesto de una nueva regulación estatal de comisiones, tendría un "efecto caída" sobre el beneficio de la joya del banco en México de medio punto porcentual, o tres décimas en el del grupo. En cualquier caso, no deja de ser una nueva incertidumbre a tener en cuenta.

Así se mantiene el banco de Torres, hundido en un fango reputacional que salpica el negocio bancario y se transforma en económico, agrava la situación general de la entidad y deteriora los resultados del banco en un año clave, con otra crisis sobre la mesa, México (y van dos, Turquía). Si se cumple la máxima que asegura que el negocio de los bancos españoles crece todos los años en la medida en que lo hace la economía de los mercados donde trabajan, habrá que ser pesimista con el BBVA, ya que nada bueno se espera de las economías mexicana y turca, quebrantos que difícilmente se compensarían con extraordinarios por muy excepcionales que fueran estos. Ni con el concurso de una fusión.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...