edición: 2783 , Viernes, 16 agosto 2019
22/01/2019
Declina la iniciativa y sacrifica el prestigio

BBVA renuncia a la reputación en aras de proteger el honor de Francisco González

Justifica la decisión de paralizar la investigación particular en base a las actuaciones en marcha de la Justicia y el desinterés del supervisor bancario europeo
Juan José González
Andan ahora revueltos, presidente del BBVA Carlos Torres y medio consejo de administración porque según indica una fuente bancaria, no parece haber piña entre la alta dirección, el consejo y los asesores legales ad hoc contratados para el caso, porque el comité de nombramientos y remuneraciones tiene alguna discrepancia al respecto, esto es, al mantenimiento del bonus y las percepciones `diferidas´ del ya expresidente Francisco González, incluso se pone en duda la conveniencia de seguir manteniendo al sospechoso González en el puesto de honor que le confiere su posición de expresidente y nombramiento del consejo. La buena estrategia del cazador se convierte en el BBVA en la mala estrategia del banquero Carlos Torres y todo el consejo de administración del banco que preside al optar por la táctica equivocada: esconder la cabeza y aguantar, se entiende que hasta que salte la pieza, para disparar cuando levante el vuelo. Estrategia desacertada en tanto que la pieza ya ha levantado el vuelo. Tan sólo quedaría pendiente la indulgencia que, en este caso se troca en protección, de las escopetas de los suyos, que mantienen el arma sin apuntar, no vaya a ser que alguna se dispare sin control. El BBVA pierde una ocasión de oro que probablemente no volverá a tener, como es la de adelantarse a otras decisiones de otras instancias, en este caso, las judiciales y las de otros reguladores y supervisores, nacionales y europeos. El sacrificio de la reputación en favor de la protección del honor de FG, además del daño patrimonial le pasará factura en los mercados.
La renuncia a la iniciativa, a tomar medidas y decisiones, bien desde el consejo de administración -que ha renunciado su presidente a reunirlo en convocatoria extraordinaria-. Porque Carlos Torres y el consejo de administración contaban (incluso puede decirse que todavía cuentan) con el margen de maniobra suficiente como para intervenir de forma directa, valiente y dando la cara en el asunto y despedir definitivamente a Francisco González, anular sus bonus o revocar su nombramiento como presidente de la fundación del banco. Pero no, la entidad

Sea como fuere, todo tiene la apariencia real, la que es y se puede ver, de que tanto el consejo como el presidente del banco estiman que el asunto es menor, leve o de grado inferior a la intrascendencia (ya se verá hasta dónde llega la trascendencia) habida cuenta que renuncian a adelantarse a las decisiones y demás opiniones que pudieran (y podrán) adoptar al respecto un juez, el supervisor y los reguladores europeos.

En este sentido y para justificar la postura de pasividad del BBVA, desde la entidad se quiere subrayar que no consta que el Mecanismo Único de Supervisión bancaria europeo (MUS) tenga la intención de investigar la actuación de miembros de la alta dirección o consejeros del banco en unos hechos que se produjeron hace catorce años, lo cual no debería impedir que otra instancia dependiente como el MUS del consejo de supervisión del BCE, solicitara al banco datos al respecto para proceder a una indagación en busca de posibles irregularidades.

En último término, tampoco parece justificada la inacción del banco con el argumento de una instrucción judicial como la que hay en actualmente en marcha. Recordar que las autoridades europeas de supervisión cuentan con varios antecedentes de actuaciones de banqueros (directivos y consejeros) que ocasionaron daños a la entidad donde trabajaban con deterioro de resultados y con perjuicio para la reputación del banco.

De la misma forma que al MUS le interesa el caso de las escuchas telefónicas ilegales como si se tratara de un asunto más a añadir al capítulo de antecedentes, al banco parece interesarle también no adelantarse a la Justicia en el convencimiento de que no hay causa y que, si la hubiera, se archivaría. Así, BBVA habrá dejado pasar una ocasión de oro para levantar una reputación que se le sigue resistiendo y que no es más que la pesada herencia envenenada de Francisco González. Con la protección al expresidente a cualquier precio, que ha elegido Torres y el consejo, pierde Torres, pierde el consejo, pierde el banco y pierden los accionistas. Los inversores y la clientela ya se encargarán de echar cuentas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...