edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
16/11/2018
banca 
Mensajes que animan a la integración

BBVA y Sabadell, una unión de 40.000 millones acariciada desde Bruselas

FG se va sin firmar una operación grande. Su heredero acaricia la redención sabiendo que De Guindos vería con buenos ojos la integración con un Sabadell sin rumbo y extraviado en Reino Unido
Juan José González
Pasados ya los efectos propios de la resaca provocada por los resultados de las pruebas de resistencia, recientemente publicadas por la Autoridad Bancaria Europea, le llega el turno a la fase de introspección, en este caso, de las interpretaciones y derivadas que se hayan producido una vez calmadas las aguas. Porque a los informes técnicos de las pruebas van (o vienen) acompañados de tres anexos explicativos, siendo el primero de estos el que suele dar lugar a profundas charlas en los consejos de administración. En esta ocasión, el sector `estresado´ español ha contado con Santander, BBVA, Caixabank y Sabadell, mientras quedó fuera Bankia por estar inmersa en la fase final de integración de BMN. También Bankinter pasó las pruebas, pero no de la EBA sino las que realiza el BCE, ambas idénticas. Las opiniones de expertos analistas, así como la de alguna autoridad política europea, han sido, en términos generales positivas, valorando el trabajo desarrollado por los bancos españoles en los últimos 18 meses y reconociendo, también genéricamente, que sus gestores estaban cumpliendo con los deberes. Avances en niveles de solvencia, incremento de capital y eludir las zonas de peligro marcadas por la ratio CET1 de calidad de capital y el de implantación de Basilea III o `fully loaded´, sirvieron de nuevo para clasificar y situar a cada entidad en su sitio. Lo cual no significa que la situación de todos los `estresados´ sea la conveniente aunque a tenor de las cifras se muestre correcta. Es decir, mientras Santander y Caixabank se mueven por las zonas más templadas y tranquilas fijadas por la EBA, Sabadell y BBVA en cambio, viven más cerca del peligro, de ahí que las autoridades ya piensen en una posible solución, habida cuenta que el mal, en forma de riesgo, persiste.
Los resultados de las pruebas de estrés se pueden medir, en el caso de las entidades españolas, por el denominador común de una necesidad de mejorar la solvencia para alejarse de esa zona naranja, próxima al rojo intenso que preveía el riesgo de entrar en la zona de intervención. En el caso español, los responsables de la EBA han querido distinguir, con cifras y recomendaciones, dos grupos diferentes: el primero, formado por Santander y Caixabank, sin problemas y en progresión del nivel de solvencia; y el segundo, el más débil y en riesgo de entrada en zona peligrosa de BBVA y Sabadell.

De una lectura en mayor profundidad resulta que en un escenario muy estresado, el banco seguiría en números negros en 2020, si bien, su capital fully loaded del 8,8% está hoy por hoy por debajo del nivel mínimo óptimo del 9%. Este banco ha realizado alguna operación de desinversión en los últimos meses -julio pasado- con la venta de su filial chilena por cerca de 1.900 millones de euros para mejorar en unos puntos su ratio de capital. En el caso de Sabadell, la nota más baja (fully loaded del 7,58%, y CET1 del 8,8%) el asunto se complica por su participación en el británico TSB que le mantiene en una zona exigente de capital. La venta de activos tóxicos de la cartera de Sabadell le habría ayudado a mejorar la ratio de solvencia pero no tanto como para alejarse de la zona de peligro.

Así los dos bancos, BBVA y Sabadell, las autoridades de Bruselas interpretan que las dificultades que deberán superar en el corto y medio plazo pueden ser una cuesta arriba insuperable. El banco de Francisco González entra en una fase de cambio en su estructura directiva en la que debe recibir la herencia del presidente saliente, evento que se producirá a partir de enero. El banco de Josep Oliu se enfrenta a la mayor incertidumbre del mercado como es la salida final (o por el momento) del embrollo nacional del Brexit.

También desde Bruselas llega la opinión sobre la reiterada situación que vive el BBVA desde hace dos años, eludiendo cualquier opción de compra y/o fusión en el mercado nacional, incluso, desechando cualquier otra alternativa en el mercado exterior, aunque eso sí, dentro de la Unión Europea. Como por otro lado, la situación del Sabadell, con un horizonte confuso y un futuro más incierto en Reino Unido, obligan a pensar desde Bruselas en alguna solución alternativa. Y es aquí donde está el punto donde las autoridades creen que pueden encontrar una salida.

La salida, pura especulación -así suelen comenzar algunas operaciones- pasaría por una integración de las dos entidades, BBVA y Sabadell, según varios analistas, complementarias, una suma que en Bolsa capitaliza 40.000 millones de euros, con el TSB en Reino Unido, mercado abandonado por BBVA, y Sabadell con fuerza en el Mediterráneo, donde el vasco no consigue beneficio alguno. En Bruselas y en la sede del BCE, el vicepresidente Luis de Guindos conoce la situación de ambas entidades, BBVA y Sabadell, sabe que una integración de BBVA y Bankia puede ser posible una vez desaparecido González de la escena bancaria. La opinión del vicepresidente del BCE no debe andar muy lejos de considerar la fusión de ambas entidades como la única fórmula para resolver los problemas de presente de ambas entidades, si bien son los de futuro los que preocupan al supervisor bancario.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...