edición: 2595 , Miércoles, 14 noviembre 2018
06/07/2015
La hora del BCE

El atolladero griego muestra que en Europa sólo funcionan los mercados

Fracaso final y anunciado de las autoridades políticas europeas en la gestión de la crisis
Operadores en la Bolsa de Frankfurt
Juan José González
El referéndum griego ya ha dictado sentencia y ahora los mercados comienzan a valorar los resultados. El primero de ellos es que en los próximos meses se da por seguro que habrá turbulencias, más o menos acusadas, pero turbulencias, río revuelto, cambios, al fin. Serán ocasiones para las carteras inquietas, los broker más agresivos; será el momento del riesgo para las inversiones que probablemente se alargue, al menos, hasta finales de año. El resultado de la consulta deja abiertas numerosas opciones para todos, pero especialmente para las autoridades europeas. La crisis griega se ha convertido en pretexto para esconder distintos problemas estructurales del gobierno de Europa.
Las primas de riesgo es probable que comiencen a jugar un papel decisivo en las próximas semanas y meses; se verá entonces cuál es el peso real del impacto griego sobre la economía de la Eurozona. Como colofón final -por el momento- a la crisis helena, los mercados, a diferencia de las instituciones, parecen haberse comportado mejor que las autoridades políticas. Y aprovecharán las turbulencias.

En este sentido, los mercados pondrán a cada uno en su sitio, o, al menos, más cerca del que le corresponde. Será entonces cuando el Banco Central Europeo deba decidir si aprovecha el resultado griego para acelerar en la recuperación de las economías de los socios, o bien, se mantiene en ese segundo plano, perfil bajo o papel de actor secundario en un guion a medida para aprovechar la recuperación. Se puede decir que los mercados y los agentes económicos han obrado o actuado con una estrategia más clara y cauta que las autoridades políticas, incapaces de acordar y definir desde el inicio de la crisis, una hoja o guion de ruta común.

La verdad es que la imagen de crisis total europea por los problemas de un `hermano´ menor como Grecia, deberá obligar a los responsables políticos -y también económicos- a replantearse estrategias y actuaciones futuras: no es posible que un supergobierno de un supercontinente como Europa se haya visto trastocado, poco menos que evitando el jaque mate de un jugador cuyo tamaño, se ha insistido en que, era tan insignificante como irrelevante el peso de su 2% de PIB.

La realidad muestra, sin embargo, que el hundimiento total del socio llamado Grecia, habría sido una crisis de corto plazo; uno o dos meses de ajustes, pero que a medio y largo plazo habría proyectado una sensación de limpieza y solvencia en las cuentas de los acreedores que ya estarían finalizando la digestión de los impagos. También señala la realidad que en los últimos meses en que Europa entera ha vivido el día a día de la crisis y la amenaza permanente de un default, el Gobierno de Europa, como todos los de sus socios, han contado con el viento de cola, a favor de la navegación con los precios del petróleo en rebajas de forma permanente, duradera y constante, así como el precio del dinero, devaluación constante de la moneda.

Pero este escenario ideal, donde reina la política del BCE y la política expansiva como ley, es probable que comience a despejarse, de modo que el futuro a medio plazo, con Grecia en un nuevo papel político y económico, suponga el mejor revulsivo para que las locomotoras clásicas de la economía europea arranquen con fuerza. Ya no habrá disculpas ni coartadas para evitar el crecimiento económico. Como tampoco habrá disculpas para mantener algunas barreras económicas que deben ser eliminadas en breve para facilitar el movimiento empresarial, las compras y las ventas, las fusiones empresariales que, en todos estos meses se han visto `frenadas´ en mayor medida por el incierto futuro de la crisis griega y menor medida por la acción de las autoridades europeas.

Por tanto, y una vez superado el trago de la crisis del atolladero heleno, el Gobierno de la Eurozona en general y los 19 de los socios, deberían hacer un ejercicio de análisis profundo y revisión ideológica, con un poco de contrición, algo de arrepentimiento y mucha dósis de reflexión y propósito de cambio y enmienda. La nefasta gestión de la crisis griega a cargo de los líderes europeos, ha dejado en evidencia que Europa es tan sólo un ente supuestamente organizado, consumidor de recursos económicos y con escasa fortuna en el apartado de la imaginación y empleo de las herramientas a su disposición para resolver conflictos económicos.

Como paradoja final de este galimatías cabe destacar que los mercados europeos, aunque tampoco sea decir mucho, han demostrado que pueden funcionar a más altura y eficacia que las autoridades políticas, en cuyas filas, por cierto, no se conocen dimisiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...