edición: 2451 , Viernes, 20 abril 2018
13/11/2008

Bernabé busca un plan B en Telecom Argentina

Telefónica cosecha compensaciones ante una salida de TI
Ana Zarzuela

No se resigna, a medida que se acerca diciembre, a coronar su opción de compra por el 48% de Telecom Argentina (TA) y ganarle el pulso a los Werthein. Pero busca, con la otra mano, compradores para sus propias acciones. Cuando la nacionalización de las AFPJ  concluya, el ingreso del Estado argentino en el operador con el 35% del capital ordinario y derechos de voto del 15%, le alterará a la italiana su tablero de juego austral. Olfatean ya compradores: nuevos socios, o alguien que compre sus acciones -con o sin las de los Wertheim-. Telefónica mira desde la barrera. Sus sinergias y el ascendente que esperaba en TA pueden acabar en ofrenda de paz y fuga de Franco Bernabé. Por si acaso, los Kirchner le sirven ya a Alierta una bandeja de compensaciones, para abrir boca, la subida del 15% de las tarifas.

Atrapado en el quiero y no puedo de Telecom Argentina, el consejero delegado de TI, Franco Bernabé, deja hacer. Responde a las arremetidas de los Werthein, pero cada vez en voz más baja. Duda en el dilema que le obligan a encarar: si prefiere su matrimonio con ellos y el pasaporte a la mayoría accionarial, o sus amoríos con Telefónica en la tierra del tango. Si los petrodólares libios se retrasan -Gaddafi ha dejado un tiempo muerto-, las costuras de la alianza entre Telecom Italia y Telefónica pueden saltar antes en Argentina. El italiano se sirve la oportunidad en las bandejas de los Werthein que -a la fuerza ahorcan-  no dejan de ver vigas en los ojos argentinos de la participación de Telefónica en Telecom Italia. Defender los derechos de su accionista individual mayoritario, bueno, por mucho que sea español. Hacerlo hasta que peligren sus aspiraciones en la Argentina ya no está en los planes de Bernabe. Otra cosa será el peaje de algún socio local -como el grupo Clarín- que los Kirchner le exigen a la segunda operadora del país.

Es la Casa Rosada la que han acabado por marcarle los tiempos y el round a Franco Bernabé en su batalla con los Werthein. Los resultados de Telecom Argentina-la primera caída interanual de los beneficios en su historia-, el castigo bursátil en un Merval en pánico y el techo de los precios les sirven las urgencias. Telecom Italia ya ha puesto a su banco de inversiones a contactar a posibles aliados argentinos, entre otros Techint, IRSA, Pampa Holding, Vila-Manzano, o Jorge Brito, el principal accionista de Banco Macro. Si no cuajan, al menos le pueden servir como cuota de presión. Hoy por hoy, Telecom Italia pagaría por la cuota de control de los Wherteim cerca de 60 millones de dólares, contra un valor en el mercado de 140 millones. Pero la plaza en mando en Argentina le serviría al presidente Galateri como motor para darle cuerda a un como sur que se le está complicando a TI, golpeada por la Ambraer en Brasil e impotente ante el despliegue de Telefónica en Vivo, ahora que la sintonía flaquea entre Roma y Madrid. 

MAL MENOR PARA TELEFÓNICA

Soltar sus aspiraciones en Telecom Argentina sería un mal menor para los planes de Alierta, que nunca pusieron la condición argentina a su entrada en Telecom Italia y que, con el baluarte de la brasileña TIM en la mano, podrían además consolidar su poderío por libre en la tierra de los Kirchner, en el que Telefónica sostiene el cetro del liderazgo desde 2004 y un tercio de la banda ancha. César Alierta ha tejido lazos de sintonía con los Kirchner y, con el ministro de Planificación, Julio De Vido. Tanto que la mano derecha de la Casa Rosada llamó a la filial argentina para dar explicaciones por la nacionalización de las pensiones y recibió, en medio de la tormenta, al presidente de TA, Eduardo Caride.

Telefónica pisa fuerte en la tierra del tango, de la que en el primer trimestre de 2008 recibió un 1,6% de su beneficio total: sostiene el cetro del liderazgo en telefonía fija desde 2004 y un tercio de la banda ancha. Pero todos los caminos de sus zozobras pasan ahora por Telecom y las ansias del Consejero Delegado de TI, Franco Bernabé.  Ya le ha caído el chaparrón del Merval y el castigo del Ibex. Y no está el patio de las inversiones para más sustos. Cristina Fernández lo sabe.

De Vido intenta ya a canjear la paz y la promesa de inversiones por 6000 millones de dólares entre 2008 y 2010  por la luz verde a las tarifas revisadas y la pista al triple play (tv, internet y teléfono) que hasta ahora bloqueó el regulador. Está dispuesto a pagar con cuota de mercado las complicaciones en el accionariado de Telecom.  Cuando, en unas semanas, César Alierta visite Buenos Aires, puede que los Kirchner tengan ya su huella en el 15% de los derechos de voto de Telecom y en su mano la decisión en la guerra que los Wertheim sostienen con Telecom Italia. Y, como confiesa el presidente de Telecom Argentina, Enrique Garrido, la incorporación del Estado argentino no será precisamente providencial para los intereses de Bernabé y las aspiraciones la opción de compra por el 48% de TI.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...