edición: 3005 , Miércoles, 8 julio 2020
14/04/2020
banca 

BlackRock logra un contrato de la UE para asesorar sobre cómo incorporar criterios de sostenibilidad

El fondo de inversión se apalanca como factor de poder en la proximidad de los reguladores clave
Carlos Schwartz
La Unión Europea (UE) anunció que ha concedido un contrato a una división del fondo estadounidense BlackRock para su asesoramiento sobre cómo introducir en la regulación de la banca europea lineamientos relacionados con la sostenibilidad en los sectores social, de medio ambiente y gobernanza, tanto en la supervisión prudencial como en el análisis del riesgo regulatorio. El fondo analizará además cómo la UE puede fomentar el crecimiento de la financiación a proyectos verdes y del mercado de productos financieros sostenibles. Bruselas convocó una licitación para esta adjudicación, a la que se presentaron en total nueve candidatos incluyendo al fondo. Se desconoce quiénes fueron los otros participantes. La cifra del contrato de 280.000 euros, pone de relieve que el afán del fondo por competir, no está en relación directa con los honorarios que eso le supondrá. Algunos observadores de medios financieros señalaron que BlackRock ha tenido muy mala prensa en años recientes por relación a la inversión sostenible, y que esta adjudicación le sirve más para reforzar sus aspiraciones de un sello verde y progresista, que por los honorarios.
BlackRock controla en España a través de las Socimi en las que está presente no menos de 30.000 unidades inmobiliarias para su alquiler a particulares, un negocio que no parece muy brillante en las presentes condiciones económicas, pero que además, dada la naturaleza de la relación que establece con sus inquilinos, puede dar lugar a un deterioro de su imagen si la recesión económica se prolonga. La decisión de la UE es sumamente llamativa y no hace más que denunciar el espíritu liberal conservador del ejecutivo de Bruselas que con Úrsula von der Leyen a la cabeza parece acentuar la especialidad de dejar al lobo al cuidado del rebaño. 

El fondo estadounidense contribuyó a su mala prensa en el pasado como accionista de las innumerables empresas en las que participa votando en contra de cuestiones relacionadas con la sostenibilidad, el medio ambiente y la gobernanza. En enero de este año el consejero delegado del fondo, Larry Fink, pegó un golpe de timón en su gestora abrazando la causa sostenible con una pasión arrasadora. Parte de esa pasión le llevó a erigir una serie de fondos cotizados en Bolsa (ETF) -un segmento en el cual esta institución tiene un verdadero imperio- de renta fija dedicados a inversiones sostenibles.

A finales de marzo, en medio del despliegue de la pandemia Covid-19, la Reserva Federal anunció que por primera vez en la historia procedería a adquirir bonos de ETF a través de su representación en Nueva York, como parte del paquete de inversión destinado a aliviar las fuertes tensiones de liquidez precipitadas en los mercados financieros por la pandemia. Las adquisiciones se harán por tres mecanismos, bonos en el mercado primario a la emisión, bonos y ETF en el mercado secundario, y obligaciones hipotecarias sobre propiedad comercial. ¿Quién se ocupará de estas operaciones de mercado? Exacto… el fondo amigo del departamento del Tesoro, BlackRock. En 2008, en  medio de la tormenta financiera internacional, Larry Fink asesoraba a puerta cerrada al entonces Secretario del Tesoro, Frank Paulson. De entonces a ahora el fondo ha crecido de forma espectacular y es un elemento imprescindible en el mercado global. Precisamente por ello la designación ha despertado una ola de suspicacias. 

De acuerdo con el contrato con la Fed el fondo devolverá a la Reserva Federal de Nueva York cualquier comisión que gane por las inversiones del programa hechas en sus propios fondos. Además solo cargará comisiones en las adquisiciones del programa de bonos y no en las de ETF, de acuerdo con una aclaración explícita hecha por la Fed pos facto. Un día después de que se anunció la designación de BlackRock entraron en uno de los fondos de BlackRock 1.500 millones de dólares en inversiones lo que representa comisiones para el gestor de fondos por importe de 2,3 millones de dólares. Es decir, que poco importan los honorarios. El incidente despertó críticas y rencor entre los competidores que consideran poco ética la presencia del fondo en dos extremos irreconciliables: del lado vendedor y del lado comprador de último recurso. BlackRock señala que entre su división de Asesoramiento Financiero Institucional y la parte operativa de inversión como gestora de fondos hay una verdadera muralla, una separación infranqueable.

La realidad es que, por más tabicadas entre sí que estén las actividades del fondo, si una mano firma un contrato con el regulador, la Reserva Federal, para adquirir instrumentos en los cuales el propio fondo es el más grande operador global, afirmar que nada caerá en la otra mano sería un pecado de ingenuidad. En un momento de turbulencia en los mercados, durante el cual la cuestión de la liquidez de los instrumentos financieros se ha convertido en crucial para la supervivencia de los partícipes del mercado, estar asociado al comprador de último recurso de todos los mercados de activos financieros es una garantía indirecta de solvencia. Uno podría preguntarse hasta donde la Fed no ha actuado más que para dar un negocio a Larry Fink, como un reaseguro para su negocio en un momento donde un tropezón de BlackRock podría significar una verdadera catástrofe financiera.

Por dar un ejemplo, este fondo tiene ETF de renta fija por valor de 566.000 millones de dólares, lo que representa cerca del 50% del mercado global de ese tipo de fondos. La pérdida de liquidez de esos activos podría suponer una verdadera catástrofe en la medida que su valor caería en picado pulverizando el capital invertido. Será la propia evolución del mercado lo que a la larga dará una respuesta a estas preguntas. La jugada de 2008 le salió bien a la Fed según la cual obtuvo sobre su intervención en el mercado un lucro de 12.000 millones de dólares. Ahí va un entretenimiento para los confinados por la Covid-19, calcular si esta valoración histórica de la Fed es real. Mientras tanto BlackRock es un inversor de referencia en las bolsas europeas con una masa de capital pillado en los mercados sin igual en el pasado financiero internacional.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...