edición: 2110 , Lunes, 5 diciembre 2016
10/09/2008
Urgido por la OPV de Cibeles

Blesa claudica ante Mapfre

La OPV ha acelerado las negociaciones para para poner fin al litigio de matices y establecer fronteras precisas a sus relaciones
José Manuel Martínez, presidente de Mapfre
Eugenio Viejo

Caja Madrid ha comenzado ya su campaña de imagen y publicidad de Cibeles, su holding de participaciones financieras que –a pesar de lo que está lloviendo en los mercados- sigue empeñado en sacar a cotizar mediante una Oferta Pública de Venta (OPV) en el mes de octubre (o quizá noviembre) de este año. Sin embargo, Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, no las ha tenido todas consigo hasta hace bien poco. Primero, porque la defensa de su sillón en la presidencia de la entidad centró todos sus esfuerzos ya que su enfrentamiento con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, hizo que uno tras otros se reprodujeran las amenazas de sustitutos de Blesa para el próximo periodo electivo 2009-2015 (o incluso antes). Pero ni Rodrigo Rato, ni Pizarro quisieron meterse en medio del rifirrafe. Y los enemigos menores fueron desacreditados hasta hacerlos huir.

Pero mientras Blesa perdía casi un año en estas batallas intestinas, su socio José Manuel Martínez, presidente de Mapfre, desesperaba al ver que su socio estable se convertía en un flan movido por el tsunami político. Así que, durante todo el año 2008 presionó a Blesa para conseguir un acuerdo institucional entre ambas entidades que dejara las cosas escritas y más allá de la arbitrariedad de un posible nuevo presidente de la caja madrileña.

Además, Martínez ha descubierto en los últimos 18 meses que hay un suculento negocio en formalizar ´joint ventures´ en seguro de vida y pensiones con entidades financieras, como las que ya ha firmado con Bankinter, Caja Duero y Caja Castilla La Mancha. Urgidos por las penalizaciones contables de la normativa de riesgos de Basilea II, ahora bancos y cajas corren a escoger un socio asegurador. Pero resulta que Blesa se dedicaba a vender la idea de la caja y la aseguradora (Caja Madrid-Mapfre) hermanadas en una alianza como la de los Reyes Católicos, donde ‘tanto monta, monta tanto’. Un mensaje que no encaja con la imagen de futuro de la multinacional aseguradora española, ni con sus posibilidades para participar en concursos para ser el socio estratégico asegurador de otras cajas y bancos.

Durante ocho meses de largas negociaciones, Blesa y Martínez han jugado al ajedrez de intereses propios desde que el pasado 17 de diciembre pactaran su ´acuerdo marco regulador de la Alianza Empresarial Estratégica entre Caja Madrid y Mapfre´, que permitió reestructurar el organigrama del Sistema Mapfre y facilitar a un tiempo su salida a Bolsa y un modelo de gestión más flexible.

Sin embargo, algunos flecos creaban recelos, sobre todo, en la compañía aseguradora. De hecho, el acuerdo ha ido parcheándose durante este tiempo con acuerdos parciales el 25 de enero, el 8 de mayo, el 4 de junio y el 30 de julio.

Así las cosas, la cercanía del mes de octubre -mes anunciado por Blesa como objetivo para la salida a Bolsa de su holding Cibeles- ha acelerado las negociaciones y acuerdos para poner fin a este litigio de matices que finalmente ponen fronteras precisas a sus relaciones cruzadas en accionariado, negocio y estrategias de expansión.

UN NUEVO PACTO

El acuerdo comunicado a la CNMV el pasado 30 de julio, y supuestamente suscrito el pasado 5 de febrero, deja tranquilo a Mapfre al encorsetar la presencia de Caja Madrid en su capital dentro de unos parámetros inamovibles para el actual o futuros equipos directivos de la caja; ya que en su primera estipulación limita a una horquilla del 3 al 15% del capital la presencia de Caja Madrid, restringiéndole sus derechos políticos en cualquier caso a este 15%.

En segundo lugar, le otorga dos miembros en el consejo de Mapfre mientras mantenga más de un 5% del capital, porque si no bajaría a uno sólo. Y, finalmente, libera a Caja Madrid de vender sus acciones en el caso de que Mapfre no mantenga una política de reparto de dividendos ´lógica´ de acuerdo a un ´Código de Buen Gobierno´ recientemente emitido por la entidad y recogido por la CNMV, que habla de una ´retribución adecuada y creciente´.

Este acuerdo es un acuerdo entre accionistas, ya que Miguel Blesa firma a título de presidente de Caja Madrid y de Corporación Financiera Caja Madrid (pronto será Cibeles); mientras que José Manuel Martínez lo hace como presidente de Cartera Mapfre S.L. Es decir, los dos mayores accionistas de la cotizada Mapfre SA.

Así pues, Miguel Blesa capitula ante las exigencias de José Manuel Martínez; pero a cambio podrá exigirle su participación en la OPV de Cibeles que garantice el éxito en tiempos de crisis y se convierta en el socio estable que necesita (en reciprocidad a la presencia de Caja Madrid en Mapfre SA).

Miguel Blesa, pues, resuelto su pulso político con Aguirre (ayuda que el enemigo de su enemigo sea alcalde de Madrid y nuevo hombre fuerte de Rajoy), y reafirmada su alianza con Mapfre no duda en lanzar Cibeles a la Bolsa de Madrid a lo largo del próximo mes de octubre o noviembre. Para Blesa no hay crisis, ¡pudo con ella!

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...