edición: 2594 , Martes, 13 noviembre 2018
17/07/2014

BME intenta sostener el mercado de emisión primario español que se debilita de forma acelerada

Irlanda, Luxemburgo o Alemania, atraen cada vez a más emisores españoles
Carlos Schwartz

El mercado de emisión primaria español sufre de forma creciente la competencia de otros centros financieros europeos.

Telefónica es probablemente el último episodio: colocará una emisión de 750 millones de euros en bonos necesariamente canjeables por acciones de Telecom Italia que será negociado en el mercado secundario no regulado de la Bolsa de Frankfurt que es una plataforma multilateral. La semana pasada Banco Popular anunciaba que suspendía una emisión de 500 millones de euros de bonos contingentes convertibles (cocos) en Dublín. Pero en ese mercado ya tiene una emisión de `cocos´ por importe de 500 millones de euros hecha en octubre de 2013.

La lista no es corta. ACS tiene una emisión de papel comercial en euros en Irlanda. Las palmas se las lleva probablemente BBVA con una serie de más de 70 emisiones y tramos de emisiones, con Iberdrola Finance Ireland Limited pisándole los talones con más de 30 emisiones. Banco Santander tiene 1.500 millones de euros y otros 1.500 millones de dólares en `cocos´ emitidos en Irlanda, más una línea de papel comercial en euros de Santander Totta por importe de 7.500 millones de euros. La Caixa tiene una emisión de 750 millones de euros en bonos convertibles en acciones. ADIF en total 4.000 millones en dos series.

“Es probable que en un principio hubiese un atractivo fiscal para que las empresas emigraran a Irlanda o Luxemburgo, pero hace rato que eso ya no es así”, señala una fuente que opera en los mercados primarios.

España como estado soberano y los bancos españoles, estos gracias a sus gestiones ante la Hacienda Pública, han liberado a los inversores en renta fija emitida por el estado o por bancos del Impuesto a la Renta de los No Residentes (IRNR). Incluidos los que hagan sus inversiones desde paraísos fiscales, faltaba más. La acción diligente de la Asociación Española de Banca (AEB) a través de los despachos de abogados que contrata logró el milagro para las entidades de crédito en 2008 tras negociaciones con el Tesoro. Es a este a quien confiesa por esta vía sus necesidades fiscales para aflojar el nudo que tiene puesto al cuello por su cortedad de capital. “Es de esperar que haya más emisión de convertibles contingentes. “Los bancos no necesitan esperar a que se haga la prueba de esfuerzo para descubrir que les falta capital Tier 1.

Ya lo saben, y preparan sus emisiones, la mayoría se hará fuera de España”, dice una fuente del sector financiero. En julio de 2013 el total de emisión primaria desde enero de 2012 -es decir 19 meses- hecho fuera de España alcanzaba a los 65.000 millones de euros sobre un total emitido de 80.000 millones. En el último año el proceso se ha acelerado.

Un portavoz del Irish Stock Exchange (ISE) dijo a ICNreport ante la pregunta del porqué de esta migración que: “Somos expertos, y esto cuenta. Tenemos procesos depurados y podemos actuar con celeridad”. A la pregunta de si existían desniveles en el tratamiento fiscal de los activos la fuente dijo: “No se nada de eso...” Pero lo cierto es que, de acuerdo con un intermediario que opera en el mercado primario español: “Nos estamos quedando detrás, y esto es en parte porque una vez que mercados como el irlandés o el de Luxemburgo se han afianzado es difícil establecer la competencia a menos que haya algo del lado de la oferta que nos haga competitivos. Eso de momento no lo tenemos”. La fuente señaló que eso de los procedimientos y la celeridad, “es cierto porque estamos en un periodo en el cual las ventanas de liquidez se abren y se cierran con muy poco aviso, y para aprovecharlas las cosas se deben hacer muy rápido con poca burocracia o te pierdes la oportunidad”.

Luxemburgo es otro mercado de emisión primario tradicional. Allí el Instituto de Crédito Oficial tiene más de 60 emisiones. Otras 60 tiene el Banco Santander, mientras el BBVA tiene una docena. Telefónica Deutschland, Telefónica Chile y Telefónica Paraguay tienen diversas emisiones. Bolsas y Mercados Españoles (BME) ve como pierde peso de forma creciente su papel como mercado de emisión primario para incluso para entidades oficiales, Tesoro, y empresas públicas. “Al menos se trataría de que esos emisores se queden en España”, dice una fuente próxima a BME. Pero ADIF ha salido en Irlanda con 3.000 millones de euros en papel comercial y otros 1.000 millones en bonos al 3,5%.

Mientras tanto, las bolsas también extreman la competencia y como el caso de Londres ofrecen a las empresas estadounidenses un entorno fiscal más amistoso que su propio país con lo cual atraen a las corporaciones estadounidenses al listado en el mercado principal del London Stock Exchange, o al mercado alternativo de inversión AIM. Por contraposición mientras los bancos esapñoles pueden vender renta fija a extranjeros que quedan exentos del IRNR, si los inversores compran acciones en el mercado español, tributan. “También es cierto que España es un poco más cara en tasas y gastos que alguno de los otros mercados, pero ese no es el factor decisivo” señala una de las fuentes consultadas que insiste en que la adecuación fiscal ha ido siempre con retraso, y que ahora que estamos equiparados desde ese punto de vista “resulta que los competidores acentúan sus ventajas comparativas y las ofrecen también en la renta variable, no es una batalla sencilla”.

Las autoridades de BME se apuran a señalar que se puede emitir en el mercado primario en España con folleto en inglés y luego pasar a registrar esa emisión en cualquier mercado extranjero dentro de Europa.

ICNreport ha consultado a una empresa del sector de servicios, energía y construcción sobre su opinión ante esta facilidad y la respuesta fue que. “Si tengo un mercado exterior más ágil que el español, más rápido y con legislación más elástica, con menos coste, ¿para qué voy a emitir en Madrid y anotar después la emisión en ese mercado que tiene todas esas facilidades?” No parece que esa facilidad vaya a determinar que las emisiones primarias que se anotarán en el extranjero se vayan a hacer primero aquí, aunque pueda haber excepciones. El argumento se cae por su propio peso. Si a estas consideraciones se le añade el traspié que ha supuesto la estafa de Gowex a escala internacional, los temblores ocasionados por la situación de Banco Espírito Santo en Portugal, la posibilidad de que BME dispute por la preservación de su territorio dependerá de su capacidad de renovación.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...