edición: 2915 , Viernes, 28 febrero 2020
04/11/2015
Inversores y consumidores, escépticos

La Bolsa planta a la economia

Divergencia entre los beneficios empresariales, el crecimiento económico y las pérdidas en la Bolsa
Juan José González
El ritmo de las cotizaciones bursátiles parece transitar por otro camino, cada vez más alejado del que rige la actividad económica. La foto que presentan las compañías que ya han publicado los resultados correspondientes a los nueve primeros meses del año -y a falta de conocer los de las principales empresas del Ibex 35- muestra avances dispersos y diversos; mayores ganancias para los sectores industriales y más tímidas en el caso de los servicios -donde se ubica el financiero- cuyos resultados mejoran de media tan sólo un 7%. Las casas de análisis esperan resultados discretos, mayoría de avances pero con numerosos matices, dentro de un orden, márgenes cortos que muestran tanto los efectos de los ajustes, como también de una demanda más activa en los sectores industriales. La escena, sin embargo, no deja de sorprender, habida cuenta del más que aceptable crecimiento de la economía, lo que se traduce en un cierto desconcierto que pesa en el ánimo de los inversores, escépticos coyunturales.
El tercer trimestre del ejercicio finaliza con las espadas en alto, sin que se pueda adelantar, con certeza, el final del año. Pero hasta el momento actual, un balance rápido de la marcha de la economía, del mercado bursátil y de las expectativas de inversores y consumidores, bien puede concluir con un elevado nivel de incertidumbre muy superior al del mismo trimestre, por ejemplo, del año anterior. La escena muestra una fuerte divergencia entre la bolsa española y la marcha de la economía: mientras la primera pierde un 10% en el año, la segunda parece avanzar, con paso más o menos firme, por la senda del 3% y unas décimas arriba. Y en este sentido, la primera sensación es esa falta de coincidencia entre ambas, y que bien podría sentenciarse como contraste decepcionante entre la teoría de las declaraciones y valoraciones oficiales (recuperación) y la práctica, o sentimiento de los inversores y de los consumidores, tal y como reflejan, entre otros, el selectivo Ibex 35.

Que un resultado como el registrado por Santander, con un avance discreto del 17% en su beneficio atribuido, o el retroceso de su competidor BBVA, que se apunta pérdidas al término del trimestre, puede ser una buena muestra de que el entorno no ayuda a la recuperación del negocio bancario. Un sector que sí parece estar haciendo los deberes de los ajustes internos así como de los que imponen el exigente marco regulador europeo. En cualquier caso, que los resultados bancarios tras nueve meses de actividad se salden con un un avance promedio del 7%, no es una buena señal para el mercado bursátil.

Si los resultados empresariales son discretos, como apuntan las expectativas para las grandes compañías del Selectivo, no cabría esperar que el mercado bursátil experimentase un acelerón en este penúltimo mes del ejercicio, salvo sorpresa de última hora, si no que más bien se encuentra en la antesala de mayores pérdidas. Las bolsas suelen ser más racionales en el tramo final del ejercicio, ofreciendo una gama muy amplia de movimientos, cierres de carteras, recogida de dividendos y otras operaciones más complejas. Pero el evento que mayor efecto puede causar a la bolsa en el corto plazo es, sin duda, la subida de tipos de interés en EE UU, acontecimiento esperado cuyo `descuento´, en términos de mercado, ya se están reflejando en algunas cotizaciones. Lo que significa que habrá que esperar a que se produzca el anuncio de la Fed para encajar y digerir la noticia en su totalidad.

De los discretos resultados empresariales conocidos hasta el día de hoy (aunque con alguna excepción, caso de Ferrovial, que gana un 79% más e IAG un 70%, o decepcionantes como Acerinox, que cae un 58% o Duro Felguera un 76%) se puede concluir que no son demasiados buenos ni tampoco demasiados malos, que están en línea con lo esperado por las casas de análisis, pero que, en todo caso, no van a servir para animar las cotizaciones. Respecto a la influencia de los datos de la macroeconomía en el mercado bursátil, éste ya parece estar acostumbrado a los cambios de cara y de ritmo del crecimiento económico, por lo que no debería pesar demasiado su estado en el ánimo de los inversores.

Los pronósticos de las agencias de calificación sobre el corto y medio plazo del PIB español, parecen indicar que todo sigue por el buen camino. Incluso varias instituciones transnacionales han mejorado sus pronósticos sobre la economía española, una vez superadas las convocatorias electorales. Y sin embargo, el mercado de renta variable continúa sin alinearse con el ambiente económico general dominante, discrepante con el mensaje oficial de la recuperación, divergencias que llegan a transmitir más desánimo a unos cada vez más recelosos inversores y suspicaces consumidores.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...