edición: 2112 , Viernes, 9 diciembre 2016
23/09/2008

BOLSERÍAS: Nuevos caladeros para banca y eléctricas

Juan José González

Pistas, pistas y más pistas. Es la mercancía de mayor demanda ahora mismo en los mercados. En las bolsas españolas la incertidumbre por falta de orientación es la tónica general, pendiente (siempre y hasta la saciedad) de lo que suceda en el gran circo del mundo, en Wall Street. Hoy toca Washington porque en ese lugar se encuentra el centro de atención mundial. De los resultados de las reuniones de Bernanke y Paulson con los Representantes del Congreso y del Comité bancario del Senado de EE UU, se espera que marquen tendencia para los próximos días y meses.

A estas alturas, a los inversores les asaltan las dudas, no creen en el ‘plan de rescate’. Y ¿por qué no creen? Dicen que porque es muy sucinto y liviano, y porque que debería ser algo más salvaje, más parecido al viejo Oeste americano. Lo cierto es que a muchos les gustaría ver Wall Street como una cantina del Far West, con whisky y disparos y bandidos huyendo a caballo.

Y como todos los días en que desde primera hora de la mañana faltan referencias, la Bolsa de Madrid cotizaba datos, todos malos, todos económicos, de origen interno, déficit del Estado al alza, venta de viviendas a la baja… Cuando los mercados abren con suaves recortes, con escaso dinero y sin rumbo definido, los mercados dudan, y los inversores no se mueven. Así comenzó hoy la jornada en los mercados españoles de renta variable.

Si el jueves pasado eran los cazadores de gangas quienes se ponían las botas, el viernes fue la apoteosis compradora, el lunes (ayer) fue el capital riesgo tomando posiciones, hoy los inversores se fijaron en papeleras, eléctricas y banca mediana. Las primeras, Unipapel, Iberpapel y Ence, con resultado desigual, tuvieron dinero fresco y en cantidad, frente a Ence que salió perdiendo posiciones. Algo falla en la gestión de la sociedad. Respecto a las eléctricas, además de los movimientos corporativos que ya se conocen, se tienen muy en cuenta las apuestas inversoras de estas compañías. Se siguen los pasos muy de cerca de Iberdrola en Norteamérica, con la adquisición de Energy East, así como la de EDF con Contellation Energy, esa compañía capricho de Buffet.

Las eléctricas, españolas o no, saben que tienen un gran hueco en la enorme demanda de energía de los EE UU, lo que les permite asegurar ingresos importantes en el presente y en el futuro, o sea, liquidez a la vista y rentabilidad asegurada. Y así sube de valor Iberdrola. De Unión Fenosa se espera que intente lo mismo en aquel mercado, si bien deberá esperar a que la adquisición por Gas Natural finalice.

Ahora, Florentino Pérez espera plácido en su silla de ACS a que Iberdrola se endeude hasta las cejas de Galán para atacar (de nuevo) y hacerse con el ansiado sillón en el consejo eléctrico. Esta será la próxima batalla que librarán la constructora y la eléctrica. Pero mientras tanto, la eléctrica Fenosa tiene, desde hace tres meses, a varios consultores rastreando las empresas eléctricas de Reino Unido.
 
Finalmente, la banca mediana. Expertos y observadores aseguran estos días que la banca mediana española puede estar escribiendo sus últimos capítulos; opinan que están abocados a un proceso de fusiones que se precipitará, con toda seguridad, tras el cierre del presente ejercicio de 2008 donde las cuentas reflejarán la crudeza del parón de la actividad económica y enseñe los resultados de la gestión de las inversiones y de los riesgos.

Ahora mismo nadie se atreve a dar el primer paso de una operación porque no se conocen los resultados de la otra entidad con quien teóricamente se va a realizar la fusión. La sensación es que se producirán fusiones, no absorciones, y no antes de mediados del próximo año. Los modelos de banca (muy similares) y el ahorro de costes ayudarán a que se materialicen estos procesos.

Y hablando de banca, sí que aparecen oportunidades de compra. Los más grandes de nuestro mercado miran hacia Irlanda. Allí hay entidades (Anglo Irish Bank Corp) que están a mitad de precio que hace seis meses. Pero desde el Banco de España se pide a la banca reflexión y calma. Calma para que no se engarcen en operaciones de adquisición, no vaya a ser que se necesiten esos recursos para salvar de la quiebra alguna entidad local. Por cierto, la banca española le adeuda créditos al BCE por valor de 150.000 millones de euros.

Para completar la jornada, el ministro de Economía, Pedro Solbes, imparable ya en su decisión de asumir todo el desgaste del Ejecutivo en la crisis, no cesaba de lanzar mensajes a través de Antena 3, dirigidos al mercado y con el propósito de crear buen ambiente. Fueron escuchados por las bolsas de forma colateral, es decir, ni fu ni fa. Y eso que dijo cosas de cierto calado, como por ejemplo, que nuestro PIB será en los III y IV trimestre de 2008 entre el 0,1 negativo y el 0,1 positivo. Y que la desaceleración de nuestra economía se mantendrá durante el primer trimestre de 2009. Ahí es nada.

La intervención de Solbes tuvo incluso un apartado de rogatoria y casi de rodillas solicitó a Trichet que en la próxima reunión de gobernadores recorte el precio del dinero, una vez que Europa ha mostrado buena fe en aplacar los ataques de inflación de nuestras economías. El mercado descuenta una bajada de 25 puntos básicos en el precio del dinero para la próxima reunión del BCE. Algo es algo y no se sabe si suficiente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...