edición: 2574 , Lunes, 15 octubre 2018
26/03/2012
Antes BBVA y ahora Caixabank con Cívica relegan a Santander

Botín pone en marcha la cuenta atrás de su sucesión

Moncloa espera su contribución a la reforma y los inversores institucionales la recuperación del valor
Juan José González

Parece el juego del “dos”. El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín (77 años, el número preferido de Cantinflas, como le recordaba un colega del sector) acaba de regresar al plató en un medio como “Fortune”, para anunciar que su grupo bancario ganará un 50% más en “dos” años, y que a diferencia de otros grupos “las nuevas personas al frente del banco, las comunicamos con “dos” años de antelación”. Podría ser una hipótesis con un alto grado de acierto considerar que Botín acaba de poner en marcha el contador de tiempo que finalizará en enero de 2014 habiendo cumplido el reto anunciado ahora, en marzo de 2012. No parece que sea incongruente, con independencia de que ese 50% en dos ejercicios admita un margen de “trampa” muy amplio, pues no hay más que echar unas cuentas para comprobar que lo tendrá cubierto al término del primer semestre de este ejercicio. En cualquier caso, en el banco andan preocupados desde hace tiempo con los inversores institucionales, descontentos con el castigo de sus inversiones (-40% en dos años) esos que un día deciden vender sin avisar, algunos de ellos convencidos de que el banco vive desde hace unos años en crisis permanente.

Es un asunto recurrente el de la sucesión del líder, que sólo tiene que abrir la boca para que los “botinólogos” se vuelquen en manejar fechas y gestos. La más reciente de sus intervenciones, una entrevista en “Fortune”, se presenta como una buena ocasión para observar y poner en perspectiva a banco y banquero. La sucesión ha pasado en el grupo desde una fase de incordio, a una más reciente que presiona y preocupa en el seno del consejo, preocupa a los inversores institucionales y, por supuesto, ocupa muchas horas de conversación en el ámbito más familiar del interesado.

Lo cierto es que es fácil colegir que si en Santander siempre avisan con dos años de antelación de los cambios personales, y que el nuevo objetivo de lograr ganancias del 50% se fija, igualmente, a dos años vista, por qué no barajar la idea de que el tiempo de la sucesión ha comenzado ya su cuenta atrás. A propósito de coincidencias, se repite en estos días la misma canción de siempre: que don Emilio sustituyó a su padre en la presidencia del banco (en 1986) a la edad de 52 años, que son justo los que cumplirá su primogénita Ana Patricia el próximo 4 de octubre.

Pero por otra parte se pueden estar dando otro tipo de circunstancias que obliguen a que la sucesión del patriarca se acelere. Por un lado, la posición del banco en la crisis económica española, su mercado de origen, que representa tan sólo el 10% de aportación a sus beneficios, cuando hace cuatro años era tres veces más. En este mercado Santander ha asistido a un retroceso en su cuota de mercado a favor de sus competidores más próximos, y a pesar de que el sector de las cajas de ahorros ha saltado por los aires.

También en este mercado, la llegada de un nuevo inquilino al palacio de la Moncloa, no parece que haya jugado en su favor como sucedió en ocasiones anteriores con Zapatero y antes con Aznar. Al contrario, mantiene una postura distante con el lider político en tanto que desde el Gobierno observan con preocupación la tendencia del banquero a seguir apostando, solamente, por el mercado exterior, donde según adelanta en “Fortune” esta preparado para comprar y crecer. En este sentido, el balance del banquero con el poder que cumplirá en breve sus primeros cien días, no esta precisamente a favor del financiero.

La reforma del sistema financiero en marcha, con un BBVA que le acaba de relegar a una segunda posición en el ranking por activos, así como la próxima operación a punto de firmarse entre Caixabank y Banca Cívica, dejarán un puesto más abajo a Santander. La caída en el ranking podría ser compensada con un golpe de efecto si el banquero hace una buena oferta por Catalunyacaixa, lo que le supondría retomar el primer puesto, al tiempo que demostrar su contribución a una reforma hacia la que no está mostrando interés alguno.

Otro frente abierto tiene que ver con los resultados. Los inversores institucionales, algunos de ellos con porcentajes de capital suficientes como para plantear cuestiones incómodas en una junta de accionistas, observan el rendimiento de la acción, con pérdidas del 40%, más que la caída del 36% en el beneficio del banco en 2011. El banco está sometiendo a sus accionistas a un lento pero constante efecto dilución del valor como consecuencia de las ampliaciones de capital como parte de la retribución por dividendos (scrip dividend). Ahora, esos mismos inversores, los institucionales, desconfían de las cuentas del presidente y de cómo puede recuperarse un banco que ha firmado uno de los peores ejercicios en 2011. De cómo puede conseguir ganancias de un 50% más en los dos próximos años, en los que avanza compras, cuando precisamente estas, más que sumar, restan y diluyen en el corto plazo.

Finalmente, no parece que jueguen a favor del banquero ni su avanzada edad, que le obliga a limitar cada vez más sus viajes al exterior ni el mantenimiento de Alfredo Sáenz en la vicepresidencia y consejero delegado al frente del día a día del banco, una vez resueltos –felizmente- los problemas judiciales que habían limitado los movimientos del directivo en los últimos años. Si Emilio Botín, en referencia a los cambios de personas en el consejo hace referencia a tiempos y plazos, es más que probable que ya tenga en marcha el obligado rejuvenecimiento de la cúpula del banco.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...