edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
17/07/2013
La crisis ha debilitado el Santander

Botín, presionado por crecer para mantener resultados

Quiere bancos rescatados, pero alemanes, como el Commerzbank, salvado por el Gobierno alemán, en tanto hace ascos a los nacionalizados españoles
Juan José González

Las últimas pistas conocidas de Banco Santander, daban cuenta de su actividad en el mercado asiático, donde hace dos meses se convirtió en el segundo accionista del Bank of Beijing, un banco regional con fama de eficaz y orientado al consumo. Se ha dicho que el mercado asiático es un objetivo estratégico de largo plazo para el banco español. Se conocía igualmente su interés por tomar participaciones de control en marcas del continente europeo y no son nuevos los rumores sobre una adquisición en el mercado germano, al parecer asignatura pendiente. Precisamente, era un diario alemán el que revelaba el interés de Santander por adquirir una participación en el segundo grupo bancario germano. Pero la canciller, que no olvida la negativa del Gobierno español (Zapatero) a que Eon se hiciera con Endesa, prefiere al candidato suizo UBS para vender la participación del 17% que mantiene el Estado en Commerzbank tras ser rescatado en plena crisis inmobiliaria.

Emilio Botín atesora reputación y popularidad internacional como decidido impulsor del crecimiento y expansión de su grupo bancario por el método de las compras de rivales. Y es posible que así pase a la historia. El último intento (seguramente, el penúltimo) ha sido el Commerzbank que, al parecer se ha quedado en intento tras la intervención de la canciller Angela Merkel, interesada en saldar una cuenta pendiente con el Gobierno español, un movimiento del entonces presidente José Luís Rodríguez Zapatero, quien no dudó en bloquear la entrada del coloso energético alemán Eon en el mercado español a través de la adquisición de Endesa. Quizás un tanto lejano pero siempre fresco en la memoria de la canciller, Merkel se inclina por el suizo UBS como comprador del 17% de las acciones del Commerzbank en manos del Estado alemán. Santander tiene presencia en aquel mercado en crédito al consumo y el `Commerz´, segundo banco alemán con once millones de clientes, está lleno de riesgo inmobiliario.

A propósito del movimiento (intento de compra) parecen surgir algunas críticas hacia el diferente talante o comportamiento que muestra el banquero como estratega de la expansión del grupo. Diferente disposición a una subasta de los nacionalizados Novagalicia Banco y Catalunya Banc, y al interés por la segunda enseña bancaria alemana. Seguramente, la preferencia del banquero español no vaya a ser del agrado de las autoridades españolas, necesitadas de salidas urgentes a problemas graves como es la reestructuración del sector bancario. Aunque por otro lado, el interés por desembolsar un precio por la alemana no debería eliminar al Santander de la candidatura a alguna de las dos entidades españolas a la espera de destino.

Por otra parte, el interés del español por el alemán, puede ser un movimiento en falso con la única intención de demostrar que sigue en el mercado en posición compradora. En este sentido, vuelven a escucharse algunas de las viejas críticas hacia el grupo bancario y a sus dificultades para continuar con el ritmo de crecimiento, y en este sentido, Santander estaría siendo víctima de su propia ambición. Pero el grupo necesitaría de nuevas adquisiciones para dar salida al exceso de capital acumulado y que estaría perjudicando la rentabilidad de los recursos propios. 

Un grupo del tamaño del Santander está obligado a seguir comprando como principal fuente de crecimiento estructural, pues de lo contrario es casi imposible que su crecimiento, con el estrechamiento de diferenciales, se produzca por la vía del margen de intereses. De ahí que algunos analistas vengan hablando desde tiempo del posible "uso ineficiente de capital". La crítica hacia la estrategia de adquisiciones del grupo así como el resultado de estas, apunta a que los resultados conseguidos en Brasil son peores que sus competidores comparables aunque a cambio el español tenga menor perfil de riesgo. En el caso de las filiales británica y americana, si bien han logrado que el grupo diversifique el riesgo país y la financiación, no se puede hablar de logro en cuanto a generación de valor a su balance.

Los expertos temen que la apuesta o intento de adquisición del Commerzbank, sea algo similar a la compra del polaco Zachodni, de discutible sentido estratégico y rentabilidad incierta. De ahí que es probable que en el futuro próximo el grupo comience a plantearse su política de adquisiciones, sin perder de vista que el beneficio por acción de la entidad, como consecuencia del estrechamiento del negocio bancario, pero también por el efecto dilutivo de las incesantes ampliaciones de capital (pago de dividendos) acabe por jugarle una mala pasada al banco.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...