edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
13/01/2011
BBVA a la ‘caza’ del dividendo y Santander ‘realizar’ parte de su banco en Chile

Botín y González obligados a hacer caja para afrontar vencimientos de deuda

El elevado coste de sus cédulas (225 pb) no consiguió el efecto ‘buena imagen’
La Caixa, más cauta, espera la ocasión para financiarse a mejor precio
Emilio Botín y Francisco González, la mesa de edad del sector bancario
Juan José González

A tenor de los acontecimientos de ayer –subasta en Portugal y la voluntad de aumentar los recursos del fondo de rescate para los países de la eurozona- todo indica que Santander y BBVA se han adelantado demasiado en la colocación de sus emisiones de cédulas hipotecarias, realizadas en los primeros días del año. Demasiado significa que el precio de las dos colocaciones es muy elevado, un hecho refrendado por la práctica totalidad de los expertos, lo que se traduce en que las operaciones, tanto para Santander como para BBVA, se saldarán con un margen negativo. Porque no es frecuente que las entidades paguen por unas cédulas hipotecarias primas de 225 puntos, que en la práctica viene a ser algo así como dar duros a cuatro pesetas, lo que lleva a pensar que en los próximos meses, el margen financiero de los bancos, y de algunas cajas que seguirán a los dos bancos, puede estar bajo cero. ¿Qué hay detrás de estos movimientos?

Parece que un poco de todo. De un lado, la necesidad parece no conocer leyes y además obliga, puesto que las necesidades por compromiso de vencimientos de deuda suponen para Santander 27.000 millones de euros, para BBVA cerca de 18.000. Luego, serían estas necesidades tan exigentes las que justificarían esa premura en el trance. Por otro lado, y parece que es la versión más filtrada por los propios interesados, sería un movimiento del Banco de España en la dirección de presionar, animar o apremiar, llámesele como sea, a los dos grandes bancos para que acudieran a los mercados financieros para demostrar la solvencia de la banca española.

En este caso, el gesto hacia las sugerencias del supervisor, habrían encontrado respuesta en esas costosas emisiones. Sin embargo, el resultado parece haber sido el contrario, es decir, los mercados de capitales habrían interpretado que las prisas de los dos bancos españoles obedecían a necesidades apremiantes para hacerse con dinero, al tiempo que mostraría la inseguridad de estos en encontrar demanda suficiente –y en precio- para el papel ofertado.

Así las cosas, Santander y BBVA, estarían pagando al requerimiento del Banco de España una prima que, aunque se trate de cantidades menores, gravará a buen seguro sus resultados, concretamente el margen financiero neto, un epígrafe considerado clave en la marcha de las entidades para el presente ejercicio, y que marcará, según apuntan los expertos el nivel de ayudas que necesitará una entidad para evitar las pérdidas sin tener que recurrir al Banco Central Europeo.

Escenificar un gesto que demuestre confianza en la banca española, no va a ser buen negocio para los dos grandes. Los diferenciales de 225 puntos básicos sobre el índice mid-swap de referencia para las emisiones de tipo fijo, se traduce en que el cupón a pagar por los emisores estará en la línea del 4,58%. Diferencia sustancial por cuanto otros emmisores como BNP Paribas, Credit Agricole o ING no han superado en ningún caso los 70 puntos básicos, dejando patente que el nivel de precipitación, en función del precio o cupón comprometido, era mucho menor.

Respecto a la precipitación, tanto La Caixa (8.500 millones) como Bancaja Madrid (11.500 millones) han optado por la espera de una mejor oportunidad, puesto que, al menos la catalana no tendrá problemas en cubrir la oferta.

Finalmente, otro de los argumentos empleados para explicar el porqué de las dos emisiones de Santander y BBVA, hace referencia al coste de la financiación bancaria para los próximos meses. Si bien, el coste de las emisiones de cédulas hipotecarias de las dos entidades, esta considerado en el mercado financiero como excesivo, hay que considerar también, que el importe de las emisiones es bajo, pero que, en todo caso, este mayor coste deberá ser compensado por otras vías, con otros métodos.

En el guión figuran, por ejemplo, la desinversión en negocios en los que están presentes, o la venta de participaciones (Santander se desprendió de un porcentaje de su banco en Chile) o la ‘caza’ del dividendo (BBVA compró un paquete de acciones de Repsol, que hoy paga dividendo) son algunas de esas vías alternativas, o de servicio urgente para apagar varios focos de incendio a los que tendrán que hacer frente los dos grandes en los próximos meses.

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...