edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
05/08/2018

Botín, acatamiento con venganza

Algo o alguien ha sido la causa de que el relato de Santander y su reacción contraria al impuesto a la banca, se haya dado la vuelta de repente y por completo. Si la primera reacción fue una amenaza (no velada) de plantarse y trasladar la sede fiscal del banco fuera de España, ahora resulta que el banco se muestra próximo y sumiso con el deseo del Gobierno y accede complacido. Complacido y convencido de que mejor será colaborar con el poder y no hacerle frente, pues así será superior el rédito si se alía con el enemigo, en este caso, más poderoso.

Sería una de esas veces en la que la forma se impone al fondo en un mensaje que, inicialmente llevaba todas las de perder. El cambio de actitud del primer banco español respecto al impuesto que pretende el Gobierno, lleva a reconocer un cambio sustancial en su inteligencia. Porque, todo hay que decirlo, la táctica inicial de los estrategas del banco no conducía al éxito, sino a la confrontación y posterior imposición de la tasa por la vía expeditiva del decreto-ley. El cambio de actitud, reflexionan en el banco, se debe al triunfo del sentido común y no a la sagacidad de los estrategas que sientan reales en el consejo.

No era buena idea la pretendida por Santander la de reafirmar el liderazgo del sector agregando a todos los colegas en `modo piña´ y marchar, como un ejército, contra el Palacio. La peregrina amenaza de llevar la sede fiscal a otra plaza para defenderse del impuesto, sólo ha podido salir de alguna cabeza despistada de algún abogado del Estado a sueldo en la entidad. Por tanto, el engranaje del relato pretendido por el banco era demasiado débil al entender que se llevaría por delante la salud de la cuenta de resultados y con ella su beneficio.

Es probable que en un ejercicio de recapacitación intelectual la banquera haya entendido que en esta ocasión no sirve de nada machacar con la cantinela de la aportación decisiva del sector al rescate de las cajas, o a la Sareb, sin caer en la cuenta de otra aportación, ésta a las filas del paro y la jubilación de los casi 4.000 empleados del banco `ajustados´ en la crisis. Y así, a fin de cuentas, la banquera cambia de táctica para evitar males mayores al grupo y asegura que pagará con gusto lo que decida el Gobierno. Lo que no evita que se tome la venganza, a modo de rabieta, y se desprenda de golpe de 8.600 millones de euros de deuda del Reino de España en cartera "por el riesgo político de España".

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...