edición: 3053 , Jueves, 24 septiembre 2020
19/12/2019
bolsa 

Brasil sufre una retirada masiva de inversión extranjera en bolsa a pesar de perspectivas halagüeñas

El Gobierno de Bolsonaro, que se estrenó con una aclamada reforma de las pensiones no logra despegar
Carlos Schwartz
Brasil se recupera con lentitud y dificultad de la profunda recesión que sacudió al país en 2015 y 2016, con un modesto aumento del crecimiento económico. Pese a ello la bolsa de Sao Paulo se muestra activa y las cotizaciones se mantienen en un clima alcista. Solo que este clima es obra de los inversores locales, porque los internacionales han retirado dinero de ese mercado en cifras récord. El Gobierno de Jair Bolsonaro, que logró una mayoría absoluta en octubre de 2018 a expensas del apoyo que recibió de los grupos parlamentarios que responden a las diversas iglesias evangélicas del país, no logra que la economía despegue a un ritmo capaz de reducir la tasa de paro del 12%, que se mantiene a pesar de la supuesta mejoría económica. La tasa de crecimiento el trimestre pasado fue del 0,6%, lo que indica una tendencia a la mejoría si es que se mantiene, pero algunas de las expectativas del Gobierno respecto de sus ingresos fiscales han fracasado de forma estrepitosa. La más impactante ha sido la ausencia de ofertas por los bloques petroleros en aguas profundas que fueron subastados este año por el Estado. Fue finalmente la petrolera con mayoría estatal Petrobras la que se adjudicó, a un precio bajo, uno de los bloques mientras que las restantes subastas quedaron desiertas.
A consecuencia de este revés, el Gobierno dejó de ingresar los 25.000 millones de dólares que esperaba de la subasta, más las decenas de miles de millones en regalías por la futura producción de crudo. La reticencia de las grandes petroleras estaba más alimentada por la evolución mundial del sector de la energía, con su baja demanda y excedentes significativos, que por el clima económico interno del país, en la medida que la explotación de crudo va destinada al mercado internacional y no al mercado interno de Brasil. 

Los inversores extranjeros, mayormente institucionales, han retirado este año de la bolsa del país 3.700 millones de dólares, una cifra récord. El dato contrasta con el auge de la bolsa con un incremento del índice Bovespa del 25% en lo que va de año. Sin embargo este aumento parece espuma especulativa, basada en la inversión local, en la medida que con la excepción de la reforma de las pensiones, el Gobierno no ha acometido ningún plan económico que augure resultados beneficiosos para el país. Por añadidura los ingresos previstos para las inversiones públicas se han esfumado con el fracaso de la subasta de bloques petroleros.

La tasa de paro y la alta capacidad ociosa en el sector industrial son datos que indican a las claras que la recuperación económica no gana peso. Desde las elecciones del pasado año la salida de capitales se ha acelerado. De acuerdo con los analistas no se trata de un castigo al gobierno de Bolsonaro, sino más bien es el resultado de un tendencia global en la cual la inversión en las economías en desarrollo se ha revertido, el flujo de capitales es hacia las economías desarrolladas. En particular a la estadounidense. El fenómeno no sólo está vinculado con la expectativa de mejores tipos de interés en las economías desarrolladas, sino que además es resultado de la desaceleración económica mundial que supone una menor demanda de materias primas que constituyen uno de los principales ingresos del país. 

La posibilidad de que la balanza comercial y de pagos de Brasil sufra un mayor deterioro y la moneda local, el real, se debilité aún más frente a las monedas de reserva, como el dólar y el euro, ha jugado también su papel en esta salida de capitales. En lo que va del mes de diciembre han abandonado la bolsa 578 millones de dólares de inversión extranjera. Entre 2004, año en el que comenzó el registro de los flujos de capital extranjero a la bolsa de Brasil, la entrada de capital fue continua hasta el año pasado, cuando se frenó, para iniciar su caída este año.

Uno de los elementos que pesa sobre el gobierno es su abierta hostilidad al medio ambiente y hacia las energías renovables. La tala de árboles es un negocio local que no atrae capitales. Por añadidura las inversiones con mayor valor añadido se están desarrollando en industrias e infraestructuras sostenibles, incluyendo las energías renovables. El Gobierno de Bolsonaro está, en este sentido, a contramano de las preferencias de los inversores institucionales. La idea de los analistas respecto de la gobernabilidad del país es un poco más compleja. Mientras que la reforma de las pensiones superó los obstáculos previsibles, existe una profunda acumulación de tensión social en el país.

Una encuesta regular desarrollada por la operadora de bolsa XP Investimentos entre 81 analistas de inversión, economistas y consultores, en enero daba un grado de aceptación del gobierno del 86% como bueno o excelente, mientras que en octubre esa aceptación cayó hasta el 45%. Las previsiones de crecimiento para este año son del 1% en total, y para el 2020 del 2,2% de acuerdo con el Banco Central. Pero estos datos se deberán contrastar en el futuro porque de momento el impulso es bajo. La economía de Brasil necesita una tasa de expansión superior al 5% para que la tasa de paro se modifique de forma sustancial. 

Mientras tanto las otras reformas que el Gobierno tenía previstas, aun no se han materializado. El sistema fiscal del país es laxo, y por añadidura las sociedades mercantiles ocultan a la hacienda pública una parte sustancial de sus ingresos. Esto implica una debilidad crónica en los ingresos del estado por la vía de la recaudación fiscal. La posibilidad de una reforma de este tipo cuenta con una manifiesta resistencia por parte del mundo empresarial del país. Habrá que ver si el Gobierno es capaz de acometer ese objetivo. Mientras tanto, lo cierto es que el capital extranjero abandona la bolsa.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...