edición: 2286 , Martes, 22 agosto 2017
10/10/2008

British Airways habla cada día más en español

Boda habrá, por mucho que Willie Walsh se entregue al miedo, pero los preparativos, su empeño en ralentizar el paso para engordar su músculo deslucen metro a metro a la británica su camino al altar con Iberia. Ni los reajustes, ni la rebaja de previsiones de resultados, ni el déficit en su fondo de pensiones, ni los despidos y la ralentización del tráfico de pasajeros le lucen a BA su compromiso con Iberia y al banquete de la alianza con American Airlines. Vía libre para que la española engorde su ajuar. Ya ha comenzado a hacerlo, con la renegociación de nuevas condiciones en  la ecuación de canje, un acuerdo para que el comité ejecutivo sea paritario y de composición simétrica y el reparto de rutas también; un 7,3% de British en la mano y la concesión del negocio de revisiones aeronáuticas de la británica.

El baile ha comenzado. Iberia y British Airways se preparan para consumarlo antes de la primavera -o junio, según el calendario londinense- por la puerta de la fusión, pero las urgencias aprietan un “matrimonio” llamado a engendrar al tercer gigante por ingresos de los cielos globales -tras Air France KLM y Lufthansa Swiss- , un titán con más de 16.000 millones de euros de cifra de negocios, con una flota de más de 450 aviones y más de 200 destinos en cien países. Y que promete las sinergias suficientes y la complementariedad de las redes de las dos aerolíneas para capotear esas turbulencias que la IATA no duda en calificar como la “tormenta perfecta”.

MÁS PESO ACCIONARIAL

Los accionistas españoles ganan peso. Por el camino al altar, Iberia es ya el tercer accionista, ha comprado un 4,3% desde el anuncio de su comprimiso, hace dos meses y hace valer ya su 7,3%, por detrás de  Invesco y Standard Life.  Con cada golpe de realidad de British, a medida que los de Walsh buscan estirar el calendario de la fusión- ya hablan de finales de 2009- el horizonte del canje de ecuación mejora para Fernando Conte. Si a finales de julio, con el anuncio de compromiso, se hubiera situado en un 33% para Iberia y un 67% para la británica, hoy es el propio Miguel Blesa, el presidente de Caja Madrid, el que no oculta con su 23% de Iberia en ristre, que la fórmula, como poco será 40%-60%. 

Invesco, primer accionista de British Airways, ha optado por una reducción de su peso en la aerolínea desde 12,08% hasta el 10,96% para aprovechar el tirón alcista que supuso el anuncio de fusión sobre el valor. Un movimiento que hace de Caja Madrid el primer accionista de la futura fusionada Iberia-Bristish Airways, ya que un reparto basado en la capitalización bursátil de ambas le otorgaría el 7,7% del nuevo grupo, frente al 7,28% que tendría Invesco.

El número de pasajeros transportados por British Airways en septiembre se redujo un 4,8%, tras una caída del 8,6% en el tráfico de largo recorrido de clase alta, uno de los principales negocios de la compañía. BA prevé reducir su staff en 1.400 directivos antes de final de año para hacer frente a los efectos de la crisis económica y a la subida de los carburantes. Aspira a recortar sus gastos en 170 millones de libras (205 millones de euros). Los costes laborales han supuesto una partida muy importante de sus gastos, sólo superada por la del combustible, que ascenderán este año a 4.015 millones de euros, 1.255 millones más que en 2007.

Los colectivos de pilotos de Iberia y de British Airways han conseguido, al parecer, mayores avances en el proceso de fusión que los accionistas y los directivos de ambas compañías aéreas. Si fuera por los pilotos de Iberia y British, las nuevas rutas que abra la empresa conjunta se repartan de forma paritaria entre la marca británica y la española. Todo con tal de que la operación de Iberia, tras su fusión con British, no quede reducida a vuelos Europa-América Latina. Por si acaso, los pilotos del Sepla y de Balpahan cerrado filas, siguiendo los pasos de sus colegas de Air France y KLM y se aferren a un primer protocolo encaminado a armonizar sus condiciones laborales y salariales, así como a “participar en los beneficios de la fusión”.

Superado el trago del estreno del la flamante Terminal 5 del aeropuerto de Heatrow, British Airways, que  acaba de adquirir la transatlántica francesa L’Avion por 54 millones de libras, aporta al ‘matrimonio’ con Iberia un pie al otro lado del océano y la conexión trasatlántica al norte del continente. Iberia hará valer con la fusión aún más su hegemonía en el sur del continente americano, su fortaleza como hub entre el viejo continente y Latinoamérica y su poderío en el mercado ibérico. Fortalezas que no se escapan a los ojos de los analistas. La fusión reportará beneficios adicionales de 406 millones en 2010, primer año que prevén dar cuentas conjuntas, y de 774 en 2014, según el bufete contratado por los sindicatos de pilotos de ambas compañías -Balpa y Sepla- que asegura que la integración es ´un movimiento acertado´. Juntas, además, harán valer el blindaje trasatlántico que acaban de sellar con American Airlines, llamada a dominar el tráfico entre ambas orillas del Atlántico al controlar el 25,1% del mercado entre el Viejo Continente y América Latina -dejando a gran distancia a Air France, el gran rival de Iberia en esos destinos- y el 12,3% de las rutas hacia EEUU.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...