edición: 2110 , Lunes, 5 diciembre 2016
05/09/2008
Condenado en muchas plazas al funambulismo bajo fuego político

Brufau inicia su partida de ajedrez por la reservas con los alfiles brasileños

Todos los caminos del crudo conducen a Petrobrás y Brufau está en posición, además, de ser el cointroductor de embajadores para la bioenergía brasileña en la Vieja Europa
Javier Aldecoa

Apunta a Rusia, no pierde de vista Oriente Medio, redobla su posición en Libia y se atreve a tirar el anzuelo en los predios de Gazprom y a mirar de reojo a Irán e Irak. Todo con tal de reducir riesgos, diversificar la producción, ahondar en aguas profundas, reponerse de la pérdida de reservas latinamericanas -un 25% en dos años- y amortiguar los golpes de bolivarianos en Bolivia, Ecuador y Venezuela. Pero es en tierras cariocas donde Antonio Brufau planta la nueva trinchera de la petrolera. El caramelo brasileño sigue siendo ignoto, sobre todo en el epicentro de su dulzor, en los Campos de Carioca y Guará, y descubrirlo es costoso. Por eso, la segunda petrolera en tierras brasileñas despliega el escudo de la prudencia, aunque en el Palacio de Planalto hace mucho que lo echaron por alto, con las campanas al vuelo del tercer campo de gas y petróleo mayor del mundo. Se baila tranquila pero la samba de Repsol YPF suena. Con el inicio de su campaña de perforación en la Cuenca de Santos desde esta semana, Brufau arrima el ascua a la sardina de Lula y Gabrielli, que no ahorran galones ni ensueños energéticos ahora que Irán se empeña en abrirles las puertas de la OPEP y que los descubrimientos les acercan al olimpo petrolero. Todos los caminos del crudo conducen a Petrobrás y Brufau está en posición, además, de ser el cointroductor de embajadores para la bioenergía brasileña en la Vieja Europa.

Los problemas de extracción petrolera en Argentina y las nacionalizaciones en Bolivia y Brasil le han enseñado el precio de la zozobra política. El patinazo del director de la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil, el coste bursátil de la imprudencia. Y los celos entre el ministro de Minas, Edison Lobao y el poderío de Petrobrás, le marcan a su socio español las líneas rojas del paraíso energético lulista.

Antonio Brufau decidió hacer de su plan estratégico, con la vista puesta en 2012, el puente para duplicar el tamaño de la empresa y disponer de un capital empleado de 50.000 millones, frente a una deuda financiera reducida a cero. Y de la región al Su del Río Grande una de las piedras de ese puente. El tablero se ha convertido en la mina de oro, pero requiere reubicar sus piezas, a la vista de las arremetidas de los contrincantes y de la evolución de la partida energética en el mercado global, en el que la baza de las reservas, la fortaleza del músculo de las refinerías- cada vez más caras e inasequibles para los recién llegados- y la experiencia en aguas profundas marcan las diferencias.

En el ajedrez latinoamericano, la miel en los labios de la prudencia vive para la petrolera española en Brasil, donde el hallazgo de crudo ligero en Guará -el segundo conseguido en el bloque BM-S-9- se suma al de Carioca, uno de los diez proyectos clave del Plan Estratégico de Repsol, la que se supone será la mayor reserva de Brasil que comenzará a producir en 2012. La compañía se entrega al baile de los descubrimientos en Perú -donde el campo de gas natural en el que Repsol tiene el 41%, cuenta con unas reservas equivalentes al doble del consumo español. Los dedos cruzados siguen en las aguas cubanas del Golfo de México, donde tras una primera perforación en 2004 en ese sector halló depósitos de crudo, pero de explotación incosteable, y reanudará la búsqueda este año. La continuidad en Venezuela, donde acaba de suscribir con Pdvsa una carta de intención para desarrollar el campo petrolero Barúa Motatán. Y la paciencia a prueba en Ecuador, donde hace cintura a fuerza de esquivar las arremetidas de Correa, y en Bolivia, donde ha terminado condenado al matrimonio forzoso con YPFB.

Repsol YPF es ya es la segunda de Brasil por dominio minero exploratorio fuera de la costa, sólo superada por Petrobras, en las cuencas de Santos, Campos y Espíritu Santo y participa en 23 bloques, 11 de ellos como operadora. Los trabajos comenzarán en el pozo Panoramix, situado a 190 kilómetros de la costa y a una profundidad de 170 metros, y continuarán en el Vampira, a 180 kilómetros de la costa y 140 metros de profundidad. La compañía hispano-argentina espera que se abra en Carioca y Guará el suelo de las reservas con el mismo ímpetu que el cielo de los cálculos de Lula da Silva. Pero la fiebre brasileña tiene sus límites. Las empresas internacionales quieren encontrar más reservas de rápido desarrollo, y mientras ocurran hallazgos de este tipo puede retrasarse el desarrollo de las áreas encontradas en Brasil. La propia Petrobras tiene un plan cauteloso que incluye instalar a partir de 2010 en el campo Tupi, único con reservas estimadas, 11 plataformas, cada una con capacidad de 1 millón de barriles por día, pero no explicita en qué fecha se alcanzaría ese nivel de producción.

LAS VENTAJAS DE LA DIVERSIFICACIÓN

Con presencia en una treintena de países, Repsol ha terminado condenada en muchas plazas al funambulismo bajo fuego político, con tanta intensidad como a la destreza financiera y técnica en un entorno volátil, en el que ha hecho de la necesidad de la diversificación una de sus mejores virtudes. Gracias a la ‘vis más argentina’ de YPF, la petrolera se entrega con más soltura a la samba de los descubrimientos en Brasil y podrá invertir entre 1.500 y 2.000 millones de dólares para desarrollar los yacimientos en la Cuenca de Santos en los próximos años.

Lula no sólo endulza con el caramelo de los descubrimientos la travesía brasileña de Repsol. El boliviano Evo Morales -a la vista de la imposibilidad de YPFB para cumplir sus compromisos gasísticos- ha venido a dejarle en bandeja al brasileño la llave del alivio energético -por la vía eléctrica- de Argentina. En el ajedrez de las miserias energéticas, Buenos Aires, Brasilia y la Paz tratean. Y Repsol pesca de nuevo. El brasileño y el boliviano dejan a Cristina Fernández abocada a pedir ayuda a Caracas, a implementar cortes de energía y, a medio plazo, a cristalizar nuevas ecuaciones en las que las empresas que operan al mismo tiempo en Bolivia y Argentina -Repsol YPF entre ellas- pueden tener más de una baza que jugar.

En los planes de la petrolera, Brasil será el horizonte de buena parte de sus reservas futuras y el terreno en el que Repsol YPF buscará sacar petróleo del parqué y de los analistas. La confirmación de las buenas expectativas en las tierras cariocas desvanece los recelos de los inversores y promete restar inestabilidad a una cotización que ha fluctuado al albur de los precios del crudo y ha perdido un 14% en el año.  Los precios objetivos de la mayoría de los especialistas se encuentran en la banda de los 27 euros, aunque varias firmas han emitido recomendaciones con precios por encima de los 30 euros (Crevreux lo estima en 32,7 y Banesto Bolsa en 31,30).

Lula y José Gabrielli buscan además la grieta en el mercado europeo, de la mano de algún socio local, con la que esquivar los muros comerciales y fiscales a su biodiésel, diversificar, ahorrar, compartir riesgos, establecer plantas de producción en suelo europeo y hacerse con una catapulta con la que esquivar los aranceles, el talón de Aquiles de su ‘revolución verde’. Repsol YPF aguarda en la ‘pole position’ de los pretendientes: tiene experiencia y una historia de alianza estratégica con Petrobrás que hasta ahora le ha dado más de una alegría petrolera. Competirá con los brazos energéticos de Sarkozy, que coquetean con el biodiésel de la estatal brasileña, ahora que el Elíseo ha dejado claro que está dispuesto a poner puente de plata a las pretensiones atómicas y militares de Lula y su Consejo de Seguridad y ayudar en el submarino que Cristina Fernández le ayudará a construir.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...