edición: 2362 , Martes, 12 diciembre 2017
16/12/2013
Presume de que sus recetas funcionan

Bruselas abre la campaña para las europeas con Irlanda y España

La banca va bien, el inmobiliario bajo control y la reforma laboral viento en popa; sólo falta que llegue el empleo y el crédito
Juan José González

Bruselas irrumpió con fuerza este fin de semana a través de los medios de comunicación, así como en algunos eventos celebrados en los dos días, con una fuerte campaña `institucional´. Era una especie de asignatura pendiente la que tenían marcada en sus agendas el presidente del BCE Mario Draghi y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros Olli Rhen. El objetivo no era otro más que `vender´ el éxito de la salida del rescate de Irlanda, lo que equivale a bendecir la eficacia del célebre mecanismo de ayuda, el MEDE o Mecanismo Europeo de Estabilidad. En realidad, lo sucedido hasta ahora con el intervenido socio irlandés, no es más que lo más parecido a la salida de un paciente de la `uvi´, que equivale a decir que el enfermo todavía debe mantenerse bajo rigurosa observación a pesar de que le hayan retirado la respiración asistida. Pero lo cierto es que algunos indicadores, los básicos, de la economía irlandesa, las constantes vitales, mejoran. Se enseña que la experiencia ha sido positiva para dejar claro que el otro extremo, Grecia, va tan mal como bien va Irlanda. Al parecer, a mitad de camino, la Unión Europea sitúa en su catálogo de productos a España, con un rescate financiero, o asistencia a medias, como ejemplo de tercer `modelo´ de éxito. Eso sí, a largo plazo.

Los responsables de las finanzas europeas quieren explotar el éxito. Consideran que la salida de Irlanda, ya recuperado como primer enfermo de la unidad de vigilancia intensiva, el MEDE, demuestra que la puerta de entrada sirve también de salida. Es una lectura positiva junto a la que también se quiere situar el medio rescate o asistencia a medias al sector financiero Español. En resumidas cuentas, vienen a decir que las recetas de la `troika´ funcionan y que para muestra valgan estos dos botones (o botón y medio). Dicen también que a pesar de las dificultades y de la dureza y crudeza de ajustes y sacrificios, acaba por llegar el final, es decir, la salvación es alcanzable. Y para rematar concluyen con un “sin embargo”, con una sentencia que deja abierta una condicional, una excepción que les sirve a los responsables de Bruselas para cubrirse, al asegurar que “no todo está terminado”, que queda mucho por resolver y trabajo por finalizar. Se nota que todos en precampaña electoral.

Ahora bien, el caso de `éxito´ irlandés apenas sirve como hoja de ruta para despejar, por ejemplo, el futuro de las entidades financieras españolas con problemas como tampoco qué puede suceder con el crédito a partir de 2014, año en el que la supervisión de las 143 entidades consideradas `sistémicas´, y entre ellas las españolas, será un hecho. En los últimos días se ha destacado también por parte de los políticos de la eurozona, la mejora de la percepción sobre los bancos españoles, un aspecto positivo si se tiene en cuenta que hasta hace bien poco era contaba con fuertes agravios respecto a otros socios europeos como Italia, Francia, Reino Unido o Alemania.

En esa campaña institucional de explotación del éxito de las recetas europeas, nada se dice, sin embargo, de las fórmulas a emplear por parte del BCE o el FMI en la recuperación del crédito. El próximo año comenzará con la certeza confesada de la buena salud del sistema financiero español, de la solvencia de sus entidades y de la limpieza de los balances. Por tanto, ya no se esperan sorpresas desagradables procedentes de la banca española. Por todo ello, el BCE debería mostrar una respuesta más efectiva comunicando con claridad y transparencia cuándo pretende comenzar a comprar bonos o a aplicar medidas de estímulo para que comience a fluir el crédito. Se viene afirmando a lo largo de la crisis que no habría crédito mientras los bancos no estuvieran sanos, y que estos no lo estarían en tanto no hubiera recuperación. Parece que la recuperación se está produciendo ya en esta última fase del año, como también el proceso de saneamiento de la banca (a la espera de conocer el destino de NCG y Cx) es un hecho y, por tanto, sólo se estaría a la espera del tan deseado desbloqueo del crédito a las empresas y familias.

Nada dicen en su campaña los responsables en Bruselas de los tiempos del ajuste porque al parecer siguen vivas las dificultades, es decir, se mantienen los problemas en el sector inmobiliario, sigue muy elevada (aunque remite) el endeudamiento privado y el público, y la competitividad todavía no alcanza los niveles necesarios como para que las reformas laborales queden aparcadas. Por tanto, los resultados del rescate de Irlanda han sido un éxito, y los del rescate financiero de España otro tanto. Sin embargo, las recetas del BCE y del FMI no arriesgan ningún pronóstico sobre el desempleo, el crédito y los ajustes de empleo, tan sólo se controla la velocidad de los ajustes en relación al déficit público. Como consuelo las autoridades de Bruselas apuntan a la experiencia: lo que sucede con la recuperación en España ya sucedió antes en otros países asiáticos y latinoamericanos, en los que el paso del tiempo acabó por resolver todos los desequilibrios. Por tanto, paciencia y confianza, de nuevo, en el largo plazo.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...