edición: 2364 , Jueves, 14 diciembre 2017
08/01/2013

Bruselas busca un ahorro de 1.500 millones de euros en el Impuesto sobre Matriculación de vehículos

Javier Ardalán
Aunque la Comisión Europea ha presentado propuestas sobre la imposición de los automóviles para resolver los actuales problemas de doble imposición de los ciudadanos de la UE, los Estados miembros no han sido capaces de llegar a un acuerdo unánime sobre ellos.

Por ello la Comisión Europea ha presentado una propuesta para reducir drásticamente esta carga administrativa innecesaria, que dará lugar a una simplificación administrativa muy sustancial, con un ahorro total anual de al menos 1.500 millones de euros para las empresas, los ciudadanos y las autoridades encargadas de la matriculación.

Cada año, los ciudadanos y las empresas de la UE deben desplazar unos 3,5 millones de vehículos a otro Estado miembro y deben matricularlos con arreglo a la legislación nacional. Ahora bien, lo que debería ser un simple procedimiento de matriculación en el mercado único del siglo XXI sigue siendo un procedimiento administrativo largo y engorroso debido a la diversidad de normas y a diversos requisitos conflictivos.

Hace falta una media de cinco semanas para completar el procedimiento, y su coste se calcula en unos 400 euros para los ciudadanos y las empresas. Además, esos problemas también representan un obstáculo importante a la libre circulación de mercancías, servicios y trabajadores y, por tanto, al crecimiento y a la creación de empleo en Europa.

En 2005, la Comisión intentó abordar el problema con una propuesta encaminada a suprimir los impuestos sobre Matriculación y su sustitución por impuestos anuales Sobre Circulación `verdes´. El resultado es que la legislación comunitaria genera un gran número de sentencias del Tribunal de Justicia Europeo. En su Informe de 2010, la Comisión identificó los impuestos dobles sobre los coches como un obstáculo a la libre circulación dentro de la UE, y anunció que iba a trabajar en las soluciones.

En 2012, la Comisión ha presentado una propuesta para simplificar el nuevo registro de vehículos de motor desplazado a otro Estado miembro (que podría dar lugar a un ahorro total de al menos 1.500 millones por año para las empresas, los ciudadanos y autoridades de registro.

El Ejecutivo comunitario recibe constantemente numerosas preguntas y quejas relacionadas con la fiscalidad transfronteriza de los vehículos puesto que existe una gran incertidumbre sobre sus derechos y obligaciones en esta materia. También ha puesto en marcha más de 300 procedimientos de infracción contra los Estados miembros relativas a la discriminación en las normas nacionales de matriculación de vehículos y los impuestos de circulación.

Los Impuestos sobre los automóviles representaron alrededor del 1,9% de todos los ingresos fiscales entre los Estados miembros en 2010. Cada año, hay más de 13 millones de turismos nuevos matriculados en la UE, mientras que más de 3 millones de vehículos se desplazan a otro Estado miembro. Estos tributos no están armonizados en la Unión Europea, con el riesgo de doble imposición para los ciudadanos y las empresas y la fragmentación del mercado único.

Esta es la razón por la que Algirdas Šemeta, comisario de Fiscalidad, Aduanas, Lucha contra el Fraude y Auditoría, considera que "con más de 3 millones de automóviles que circulan entre los Estados miembros cada año, el número de obstáculos fiscales a los que aún enfrentan es inaceptable”. Por ello, considera que si los Estados miembros no pueden ponerse de acuerdo sobre una fiscalidad del automóvil común, por lo menos deberían respetar los principios básicos de la UE para garantizar que los ciudadanos y las empresas no sufran mayor carga impositiva ni discriminaciones.

De esta forma, Bruselas ha presentado una comunicación  para clarificar las normas de la UE sobre fiscalidad de los vehículos y recomienda medidas para fortalecer el mercado único en este ámbito. El objetivo es reducir al mínimo los problemas de ciudadanos y empresas que mueven sus coches entre los Estados miembros y, al tiempo, eliminar los obstáculos para el comercio transfronterizo de alquileres.

Los Impuestos sobre Matriculación de Vehículos y de Circulación no están armonizados en la UE. Esto puede ocasionar una doble imposición en determinadas situaciones y provocar la fragmentación del mercado único para los vehículos de pasajeros.

Por tanto, la Comisión ha tomado la iniciativa de aclarar la situación jurídica de la UE para los impuestos sobre los automóviles de turismo e identificar las mejores prácticas que los Estados miembros deben poner en práctica. Estos incluyen una mejor información sobre la aplicación de impuestos sobre los automóviles en situaciones transfronterizas; parte reembolso del impuesto de matriculación para los vehículos que están permanentemente transferidos a otro Estado miembro, y toma disposiciones para el uso temporal de vehículos, coches de alquiler en particular, que son matriculados en otro Estado miembro.

Un documento de trabajo que acompaña a la Comunicación ofrece una visión general de las principales cuestiones jurídicas que se plantean en el ámbito de la fiscalidad de los vehículos y el nivel de protección disponible para los ciudadanos y las empresas en la legislación y la

Hasta la fecha, los Estados miembros no han logrado llegar a un acuerdo unánime sobre esta propuesta, a pesar de que muchos Estados miembros han elaborado unilateralmente por sus ideas en la formulación de sus sistemas fiscales de automóviles.

Cuando la propuesta sea adoptada por el Parlamento Europeo y el Consejo, implicará que los ciudadanos que pasen parte del año en una residencia de vacaciones en otro país de la UE no tendrán que volver a matricular su vehículo; que los ciudadanos que se desplacen de forma definitiva a otro país de la UE dispondrán de seis meses para volver a matricular su vehículo; que los ciudadanos que compren o vendan un coche de ocasión en otro país de la UE no tendrán que pasar nuevas inspecciones técnicas ni tendrán problemas administrativos.

También, conllevará que los ciudadanos que trabajen en otro país de la UE y utilicen un vehículo matriculado por su empleador ya no deberán volver a matricularlo en su país de residencia; que las empresas de alquiler de automóviles podrán trasladarlos a otro país de la UE durante los periodos de vacaciones sin tener que volver a matricularlos (por ejemplo, ofreciendo los mismos automóviles en la playa durante el verano y en la montaña durante el invierno); esto debería reducir el precio de alquiler de los automóviles.

Para las empresas, se aplicarán los mismos principios: los automóviles, autocares, camionetas y camiones deberán matricularse en el país de la UE en el que esté establecida su sede central, y los demás Estados miembros deberán aceptarlo; las autoridades responsables de la matriculación intensificarán su cooperación, lo que facilitará el seguimiento de los vehículos robados; será imposible matricular un vehículo robado en otro país de la UE.

Finalmente, muchos controles se abolirán totalmente, pues las autoridades podrán obtener toda la información técnica que necesiten del vehículo directamente de sus homólogos del país donde ya esté matriculado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...