edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
14/11/2017
LA OREJA DE LARRAZ

Bruselas considera cada vez más peligrosas las noticias falsas y se apresta a combatirlas

Xavier Gil Pecharromán
Encontrar el equilibrio entre la libertad de expresión, el pluralismo de los medios de comunicación y el derecho de los ciudadanos a acceder a una información fiable y diversificada es el objetivo que se ha marcado la Comisión Europea ante la creciente tendencia de las redes sociales de difundir información falsa.
Las noticias falsas, o simplemente las "mentiras", también son un problema grave. Por ello, Bruselas ha puesto en marcha una consulta pública sobre las noticias falsas y la desinformación en línea y ha creado un grupo de expertos de alto nivel integrado por representantes de universidades, plataformas en línea, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil. Este tipo de noticias afecta a todos los aspectos de la vida de los europeos incluidos los políticos y los económicos.

El proceso de consulta se complementará con una encuesta de opinión pública del Eurobarómetro que se lanzará a principios de 2018 para medir y analizar las percepciones y preocupaciones de los ciudadanos europeos en torno a las noticias falsas.

Las noticias falsas consisten en una difusión intencional de la desinformación a través de plataformas sociales en línea, medios de difusión o impresión tradicional. El fenómeno tiene un impacto mayor que nunca, ya que es más fácil para cualquier persona publicar y compartir noticias o información en línea. Las redes sociales y las plataformas en línea desempeñan un papel importante para acelerar la difusión de estas noticias y permiten un alcance global sin mucho esfuerzo por parte del autor.

En general, las noticias falsas representan un concepto mal definido que abarca diferentes tipos de tergiversación o distorsión de la realidad en forma de noticias (en formato de texto, audio o video). Sin embargo, se puede establecer una distinción amplia entre información falsa que contiene elementos que son ilegales según las leyes de la UE o nacionales, y noticias falsas que caen fuera del alcance de tales leyes.

Una respuesta de política integral debe reflejar los roles específicos de los diferentes actores (plataformas sociales, medios de comunicación y usuarios) y definir sus responsabilidades a la luz de una serie de principios rectores. Estos incluyen la libertad de expresión, el pluralismo de los medios y el derecho de los ciudadanos a una información diversa y confiable.

La Comisión respalda un proceso de múltiples partes interesadas, en el que participan plataformas, medios de comunicación, investigación y organizaciones de la sociedad civil con el fin de encontrar las soluciones adecuadas coherentes con los principios fundamentales y aplicables de forma coherente en toda la Unión Europea.

El trabajo del grupo de expertos de alto nivel, así como los resultados de la consulta pública, se espera a que contribuyan al desarrollo de una estrategia a escala europea dirigida a combatir la difusión de noticias falsas, que se presentará en la primavera de 2018.

Los ciudadanos, las plataformas de redes sociales, las organizaciones de medios de comunicación (organismos de radiodifusión, prensa, agencias de noticias, medios en línea y verificadores de información), los investigadores y las autoridades públicas están invitados a intercambiar sus puntos de vista en la consulta pública que permanecerá abierta hasta mediados de febrero. En ella se recogerán opiniones sobre qué medidas podrían adoptarse a nivel de la UE para proporcionar a los ciudadanos instrumentos eficaces que les permitan identificar la información fiable y contrastada y adaptarse a los retos de la era digital.

El alcance del problema, es decir, qué opinan los ciudadanos y las partes interesadas de las noticias falsas, cómo detectan la desinformación en línea o qué confianza otorgan a los diferentes medios de comunicación.

La Comisión solicita la presentación de candidaturas de expertos para formar parte del grupo de alto nivel sobre noticias falsas, cuyo cometido será asesorar a la Comisión en lo relativo a delimitar el fenómeno, definir las funciones y responsabilidades de las partes interesadas pertinentes, aprehender la dimensión internacional, hacer una valoración de las posiciones en juego y formular recomendaciones.

En la medida de lo posible, el grupo debería incluir a varios representantes de cada ámbito de conocimiento experto, ya sean académicos o delegados de la sociedad civil. La Comisión busca una selección equilibrada de expertos.
La Comisión se ha comprometido con los operadores de redes sociales para contrarrestar el discurso de odio ilegal en línea. En mayo de 2016, las empresas de TI (Facebook, Microsoft, Twitter y YouTube) acordaron un Código de Conducta voluntario con compromisos para tomar medidas y abordar contenido ilegal en línea que incita públicamente a la violencia y el odio.

Todos los códigos de conducta de los periodistas incluyen la precisión como uno de sus principales requisitos. La autorregulación y los estándares éticos juegan un papel muy importante aquí. En la actualidad, las plataformas de medios sociales y los usuarios están actuando para exponer noticias falsas y desenmascarar la fuente.

En Bruselas se considera que el extremismo, las noticias falsas y el discurso de odio están estrechamente relacionados. Desafían los valores en los que se basa la UE. Sin embargo, cada uno requiere una respuesta de política diferente.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...