edición: 2287 , Miércoles, 23 agosto 2017
20/10/2008

Bruselas estudia cómo será el coordinador europeo para la supervisión financiera

Xavier Gil Pecharromán

La Unión Europea se mueve con pasos de gigante para superar la actual supervisión nacional del sistema financiero y alcanzar una supervisión comunitaria. En la totalidad de los Gobiernos socios de la Unión Europea existe el convencimiento de que el sistema de supervisión del sistema financiero no ha funcionado y es necesario mejorarlo considerablemente. Esta propuesta viene a sumarse a la realizada el pasado mes de septiembre por el Pleno del Parlamento Europeo, que aprobó dos resoluciones en las que exige a la Comisión que presente una propuesta legislativa para garantizar un nivel común de transparencia en toda la UE de los fondos de cobertura (hedge funds) y los fondos de capital riesgo (private equity).

Nicolás Sarkozy, presidente de Francia y de turno de la UE, llamaba, durante el fin de semana, a los veintisiete socios comunitarios a alcanzar una coordinación inmediata entre todos sobre los hedge funds y los fondos y zonas offshore o paraísos fiscales.

Por ello, no ha sorprendido la iniciativa del Parlamento Europeo, que ya ha exigido a la Comisión Europea que presente propuestas legislativas para reforzar la actual estructura de supervisión y el marco regulatorio de los servicios financieros comunitarios. Se trata de un paso decisivo para un asunto que había sido tabú hasta el momento.

La idea ha partido de las bancadas socialistas y liberales del Parlamento. Los ponentes del texto, la socialista holandesa Leke Van Den Burg y el liberal rumano Daniel Daianu, denuncian en su texto que la supervisión financiera no ha seguido el ritmo de integración de los mercados y que la evolución global de los financieros precisa de una actualización de la regulación y los sistemas de supervisión actuales.

Junto a este incremento de los niveles comunitarios de supervisión, el Parlamento ha solicitado con urgencia que se establezca un sistema de alerta rápida y un mecanismo de intervención precoz de la Unión Europea ante la aparición de entidades financieras en situación cercana a la quiebra.

Junto a este convencimiento de que la mayor integración del sistema bancario europeo puede contribuir a evitar crisis como la actual, también entre los jefes de gobierno y ministros de economía comunitarios existe la certeza de que es necesario concertar a los múltiples reguladores y supervisores que existen en la actualidad. Una supervisión coordinada asegurará que las reglas sean las mismas para todos. La renuncia para los Gobiernos será, por lo tanto muy grande, ya que ahora es responsabilidad de sus propias instituciones.

Es por ello, que existen reticencias. En el nivel de supervisión deseado es donde no existe unanimidad entre los Ejecutivos estatales, ya que mientras unos abogan por un sistema europeo de supervisión otros se dan por satisfechos con que lo que se diseñe sea tan sólo un sistema de coordinación estable entre los supervisores nacionales.

El ministro belga de Finanzas, Didier Reynders, se refería a la urgencia de que se inicien ya los primeros pasos en la coordinación de los supervisores, a través de "una organización de control paneuropea". Así, proponía que se empezase por "una reunión regular de los responsables nacionales de supervisión", tal y como ya se está en el marco del Sistema Europeo de Bancos Centrales. Una vía de inicio que trata de evitar discusiones interminables que puedan bloquear el sistema.

También pensando en elevar la coordinación entre países, la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea (UE), celebrada el pasado 14 de octubre,  aprobará la creación de una célula de crisis financieras como mecanismo de alerta e intercambio de información entre los países comunitarios y las instituciones.
 
Los países de la UE podrán acudir cuando lo crean preciso a la célula, “que asegurará la información inmediata y confidencial a los responsables comunitarios”, según el texto de conclusiones de la cumbre.

En el lado opuesto, aunque también se ha mostrado dispuesto a una coordinación supervisora, se encuentran las propuestas del premier británico Gordon Brown, quien  ha comenzado a regular normativas para que en su país, el Gobierno pueda exigir a los directivos de las empresas internacionales que tengan “la experiencia necesaria para gestionar el riesgo y no eludir su responsabilidad”. En este sentido, Brown  ha propuesto la creación de un colegio de supervisores para hacer un seguimiento de las principales compañías internacionales en el Reino Unido, y ha anunciado que habrá treinta incluidas en el plan antes de fin de año.

Algo está cambiando en la Unión Europea, que ahora se actúa a toda velocidad, aunque como era de esperar, en el fondo se está hablando de dinero y no de Constitución. Incluso las directivas, que tanto tardan en incorporarse a las legislaciones se incluirán a toda velocidad en este asunto.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...