edición: 2558 , Jueves, 20 septiembre 2018
10/04/2014
LA OREJA DE LARRAZ

Bruselas lanza una propuesta para que los socios de empresas cotizadas puedan influir en las remuneraciones

Javier Ardalán

La Comisión Europea adoptó ayer medidas para mejorar la gobernanza empresarial de unas diez mil empresas que cotizan en las bolsas europeas, que debería contribuir a la competitividad y la sostenibilidad a largo plazo de dichas empresas.

Por primera vez, se introducirá una norma europea sobre la posibilidad de influir en las remuneraciones. En la actualidad, existe una relación insuficiente entre remuneración y resultados de gestión, lo que fomenta una tendencia perjudicial a las decisiones a corto plazo.

La propuesta de revisión de la vigente Directiva sobre los derechos de los accionistas aborda las deficiencias que se producen en la gobernanza de las empresas que cotizan en bolsa y sus consejos de administración, accionistas (inversores institucionales y gestores de activos), intermediarios y asesores de voto (es decir, empresas que prestan servicios a los accionistas, especialmente asesoramiento de voto).

Demasiado a menudo, como ha puesto de manifiesto la crisis, los accionistas apoyaron los excesivos riesgos a corto plazo asumidos por sus directivos y no hicieron un estrecho seguimiento de las empresas en las que invertían.

De aprobarse las propuestas, se ayudaría a garantizar que los accionistas participen más y controlen mejor la gestión de la sociedad para tener en cuenta y actuar en favor de los intereses a largo plazo de la empresa. Una perspectiva a más largo plazo permite mejorar las condiciones de funcionamiento de las empresas que cotizan en bolsa y mejorar su competitividad.

Los elementos clave de la propuesta incluyen requisitos adicionales de transparencia para los inversores institucionales y los gestores de activos en sus políticas de inversión y de participación en relación con las empresas en las que invierten, así como un marco para facilitar la identificación de los accionistas a fin de que estos puedan ejercer más fácilmente sus derechos (por ejemplo, los derechos de voto), en particular en situaciones transfronterizas (se estima que el 44 % de los accionistas son originarios de otro Estado miembro de la UE o extranjeros). Los asesores de voto tendrían que utilizar métodos más transparentes para preparar sus recomendaciones de voto y gestionar los conflictos de intereses.

Las propuestas obligarían a las empresas a divulgar información de forma clara, contrastable y completa sobre sus políticas de remuneración y sobre cómo se han llevado a la práctica. No se establecería un límite máximo vinculante en materia de remuneraciones a escala de la UE, pero la política de remuneraciones de cada empresa tendría que someterse a una votación vinculante de los accionistas. La política debería incluir un nivel máximo para las remuneraciones de los directivos. Asimismo, debería explicar cómo contribuye a los intereses a largo plazo y a la viabilidad de la empresa.

Al mismo tiempo, debería explicar de qué modo se han tenido en cuenta, al establecer la política, las condiciones de remuneración y de trabajo de los empleados de la empresa, incluida la explicación de la relación entre la media de los sueldos de los empleados y la los de los directivos.

El paquete de propuestas comunitarias se completa con la Directiva sobre empresas unipersonales. Esta propuesta sobre las sociedades unipersonales de responsabilidad limitada aborda estos problemas en la medida en que normalizaría los requisitos para la creación de empresas con un único accionista. Se eliminaría el laborioso proceso de registro de las filiales y facilitaría a las pymes operar en toda la UE.

En la actualidad, las pymes se enfrentan a demasiados obstáculos que dificultan sus actividades económicas en el Mercado Único. Desde el punto de vista del Derecho de sociedades, a menudo les resulta costoso y difícil realizar negocios transfronterizos. Solo un pequeño número de pymes (2 %) invierte y crea filiales en el extranjero.

La propuesta ofrecería un modelo de escritura de constitución que sería idéntico en toda la UE, disponible en todas las lenguas de la UE y contendría los elementos necesarios para gestionar una sociedad unipersonal de responsabilidad limitada. Se introduciría un capital mínimo obligatorio de 1 euro. Se garantizaría asimismo una protección adecuada de los acreedores a través de una prueba de balance y una declaración de solvencia.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...