edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
11/12/2015
banca 
LA OREJA DE LARRAZ

Bruselas no está dispuesta a permitir retrasos de los Estados en la implantación de los sistemas de garantía de depósitos

Javier Ardalán
La Comisión Europea ha pedido oficialmente a Bélgica, Estonia, Grecia, Italia, Chipre, Luxemburgo, Polonia, Rumanía, Eslovenia y Suecia que apliquen plenamente la Directiva relativa a los sistemas de garantía de depósitos. Esta Directiva, que se basa en la 94/19/CE, adoptada en 1994, de mejora la protección de los depósitos.
Estos diez Estados miembros no han incorporado esta norma a su legislación nacional. La petición de la Comisión adopta la forma de dictamen motivado. En caso de no cumplimiento en el plazo de dos meses, la Comisión podrá decidir llevar a estos Estados miembros ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Se trata de que los depositantes disfruten de pagos más rápidos y de una red de seguridad más fuerte, ya que los requisitos de financiación más homogéneos asegurarán que los sistemas de garantía de depósitos sean prefinanciados y puedan cumplir de modo más eficiente sus obligaciones frente a los depositantes.

Se busca dar un paso adelante hacia una auténtica unión bancaria a fin de crear un sector financiero más seguro y más sólido tras la crisis financiera. Para los Estados miembros de la unión bancaria, la aplicación de la Directiva relativa a los sistemas de garantía de depósitos es indispensable para utilizaren el futuro el sistema de garantía de depósitos europeo propuesto por la Comisión.

La Comisión Europea considera que este futuro sistema proporcione un grado mayor y más uniforme de cobertura de seguro a las personas con depósitos bancarios en la unión bancaria, de modo que puedan confiar igualmente en su banco independientemente del lugar en el que esté situado. La fecha límite para su transposición a la legislación nacional era el 3 de julio de 2015.

Así, a propuesta de la Comisión se inicia con un planteamiento de reaseguro que tendría una duración de tres años, hasta 2020. En esta fase de reaseguro, los sistemas nacionales de garantía de depósitos solo podrán acceder a los fondos del sistema europeo cuando hayan agotado sus recursos propios; y, como en las demás fases, si se ajustan a la Directiva sobre el sistema de garantía de depósitos. Los fondos del sistema europeo de garantía de depósitos proporcionarán fondos adicionales a los sistemas nacionales, pero solo hasta un determinado nivel.

Habrá salvaguardias para garantizar que los sistemas nacionales puedan acceder al sistema europeo de garantía de depósitos solo cuando esté justificado y hacer frente al posible riesgo moral. En particular, los fondos del sistema europeo de garantía de depósitos solo estarían disponibles si los Estados miembros han aplicado plenamente las disposiciones pertinentes de la Directiva sobre el sistema de garantía de depósitos.
Cualquier uso que se haga de los fondos del sistema de garantía de depósitos será objeto de un estrecho seguimiento. Cuando se compruebe que un sistema nacional de garantía de depósitos ha recibido inapropiadamente fondos del sistema europeo de garantía de depósitos, estos tendrán que reembolsarse íntegramente.

Este primer paso de reaseguro debilitaría el vínculo entre los bancos y sus deudas soberanas. Pero se necesita algo más para ofrecer una garantía plena de que los sistemas nacionales pueden recurrir y garantizar que todos los depósitos minoristas de la Unión Bancaria gozan de un mismo nivel de protección. Esta es la razón por la que es necesaria una segunda fase.

Tras tres años como sistema de reaseguro, en 2020 el sistema europeo de garantía de depósitos se convertirá en un sistema progresivamente mutualizado (‘coaseguro’), aunque sujeto a límites y salvaguardias adecuados contra los abusos.

La diferencia fundamental en esta fase sería que los sistemas nacionales no estarán obligados a agotar sus fondos propios antes de acceder a los fondos del sistema europeo de garantía de depósitos. El sistema europeo de garantía de depósitos estará en disposición de contribuir a una parte de los costes a partir del momento en que haya que reembolsar a los depositantes.

Esto introduce un mayor grado de distribución de riesgo entre los regímenes nacionales a través del sistema europeo de garantía de depósitos. La cuota contributiva del sistema europeo de garantía de depósitos comenzará a un nivel relativamente bajo (20%), y se incrementará en un período de cuatro años.

Al incrementar gradualmente la cuota de riesgo que el sistema europeo de garantía de depósitos asume al 100%, dicho sistema aseguraría plenamente los sistemas nacionales de garantía de depósitos a partir de 2024. Ese será el año en que se habrán introducido plenamente el Fondo Único de Resolución y los requisitos de la actual Directiva sobre el sistema de garantía de depósitos.

Se creará desde el primer momento un fondo europeo de garantía de depósitos. Se financiará directamente mediante las contribuciones de los bancos, ajustadas en función del riesgo. La gestión del fondo europeo de garantía de depósitos se confiará a la actual Junta Única de Resolución.

Además de estas acciones, la Comisión se asegurará de que los Estados miembros transpongan plenamente la legislación existente en este ámbito, como las Directivas de 2014 sobre rescate y resolución bancarios y sistemas de garantía de depósitos. En su caso, se han puesto ya en marcha procedimientos de infracción a tal fin.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...