edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
15/09/2016
LA OREJA DE LARRAZ

Bruselas pierde la paciencia ante la inacción de los Estados ante el fraude en las emisiones de vehículos diésel

Javier Ardalán
La comisión parlamentaria que investiga las mediciones de las emisiones de los coches, establecida tras el escándalo de las pruebas fraudulentas en Estados Unidos en septiembre de 2015 y las acusaciones contra Volkswagen ha presentado su primer informe al Pleno del Parlamento Europeo. Según las cifras que se han venido manejando, el fabricante alemán y sus filiales tienen que acometer la revisión de 8,5 millones de unidades en Europa, 2,4 millones de ellas solo en Alemania.
En sus conclusiones se denuncia la falta de cooperación de los Estados miembros para esclarecer cómo se pudo producir este fraude a los consumidores. Por ello, la Comisaria europea de Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska, ha anunciado su intención de abrir expedientes a aquellos estados miembros que incumplieron sus obligaciones de control y por no tomar las medidas sancionadoras pertinentes.

En muchos de los Estados miembros pesa el miedo a que ante sanciones ejemplares, las empresas puedan reducir o incluso cerrar las líneas de producción de vehículos en sus territorios, lo que no solo afectaría a los trabajadores de las factorías, sino a toda la industria auxiliar y, por ende, a las regiones donde se desarrolla esta actividad y que en la mayor parte de sus casos dependen de ella.

La comisión de investigación ha interrogado hasta ahora a representantes del mundo académico, asociaciones profesionales y organizaciones no gubernamentales, así como a testigos, expertos y representantes de la Comisión Europea. Mientras tanto, las asociaciones de consumidores y los despachos de abogados especializados en este tipo de litigios masivos esperan a que haya algún tipo de informe público concluyente para solicitar el pago de compensaciones a los compradores de automóviles afectados.

En octubre de 2015, el Parlamento Europeo ya adoptó una resolución sobre la medición de las emisiones en el sector del automóvil, en la que condenaba enérgicamente cualquier fraude por parte de los fabricantes de automóviles". En diciembre, el Parlamento decidió crear una comisión de investigación (EMIS) para investigar las alegaciones de infracción y mala administración en relación con la medición de las emisiones en el sector de la automoción.

El Comité EMIS presentará un informe provisional antes de concluir el año y una última dentro de los doce meses de haber iniciado su labor, en marzo de 2016.

En enero de 2016, la Comisión Europea propuso cambiar el sistema de homologación actual de vehículos de motor en la UE. Bajo las reglas actuales, las autoridades nacionales son los únicos responsables de certificar que un vehículo cumple con todos los requisitos para ser comercializados en el mercado y para controlar el cumplimiento de los fabricantes de automóviles con la legislación de la UE.

La Comisión propone reforzar la calidad y la independencia de las pruebas técnicas e introducir la supervisión de la UE sobre el proceso de homologación. Este informe da más detalles sobre el sistema actual, así como los cambios en la nueva propuesta traerían. El informe ha analizado también la evaluación de impacto que acompaña a la propuesta de la Comisión.

Bruselas también ha presentado un proyecto de reglamento de aplicación sobre las nuevas pruebas que reflejan mejor las emisiones reales en carretera, pero planearon un momento para levantar los límites de emisión de NOx para los vehículos diésel.

Los nuevos modelos de coches sólo pueden comercializarse si cumplen los estándares medioambientales de la Unión Europea (UE). Una vez que un modelo ha sido homologado en un país de la UE, puede comercializarse en el resto.

Las emisiones de los nuevos modelos se miden en condiciones de laboratorio. Sin embargo, los estudios muestran que los resultados de las mediciones en laboratorio difieren de las mediciones en condiciones reales. Los últimos vehículos diésel de la categoría Euro 6 pueden emitir varias veces más NOx en carretera que en los centros de medición.

El transporte por carretera emite hasta un 40 por ciento de los NOx en Europa, y alrededor del 80 por ciento de estas emisiones son de coches diésel que, a su vez, representan la mitad de los coches nuevos vendidos en la UE. Los coches de gasolina, por el contrario, cumplen las normas sobre los NOx.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...