edición: 2409 , Lunes, 19 febrero 2018
14/12/2016
LA OREJA DE LARRAZ

Bruselas plantea introducir límites en algunas de las prestaciones por desempleo a los ciudadanos desplazados

Javier Ardalán
La Comisión Europea ha propuesto introducir límites en algunas de las prestaciones por desempleo que puedan corresponder a ciudadanos europeos que se trasladen a vivir a otro país de la UE, lo que supondrá introducir cambios en la normativa que coordina los sistemas de seguridad social de los Estados miembros, que data de 1959.
Así, los ciudadanos económicamente inactivos no tendrán derecho a los beneficios sociales. Bruselas basándose en la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, pretende que los Estados miembros puedan decidir no conceder prestaciones sociales a los ciudadanos desplazados desde su Estado miembro a otro de la UE, que sean económicamente inactivos, ni que busque  activamente un trabajo, así como a los que no tengan derecho legal de residencia en su territorio.

Los ciudadanos económicamente inactivos tienen un derecho legal de residencia sólo cuando son capaces de sostener financieramente a sí mismos y donde tienen cobertura de salud integral. Según los datos que maneja el Ejecutivo comunitario, la UE cuenta con una población móvil de alrededor de  18,5 millones de ciudadanos.

Bruselas plantea que un ciudadano europeo necesita haber trabajado "al menos tres meses" en un Estado miembro para que, a la hora de calcular las ayudas por desempleo, al perder su puesto, se tenga en cuenta su experiencia cotizada previamente en otro país de la UE.

Así se establece en la nueva propuesta de reforma sobre seguridad social europea presentada por el Ejecutivo comunitario, que persigue facilitar la libre circulación de los trabajadores y proteger sus derechos, al tiempo que reforzar los instrumentos legislativos de las autoridades nacionales para luchar contra los riesgos de abuso o fraude.

Para los trabajadores fronterizos, que viven en un país, trabajan en otro y vuelven a casa al menos una vez a la semana, el Estado miembro en el que trabajaron durante los últimos 12 meses se hará responsable del pago de las prestaciones de desempleo. Así, se pone en marcha el principio de que el Estado miembro que ha recibido contribuciones debe pagar las prestaciones.

La Comisión también ha propuesto  reforzar las normas administrativas sobre la coordinación de la seguridad social de los trabajadores desplazados. Con ello, pretende asegurarse de que las autoridades nacionales dispongan de las herramientas adecuadas para verificar la situación de seguridad social de dichos trabajadores y establezca procedimientos más claros para la cooperación entre las autoridades de los Estados miembros para hacer frente a prácticas potencialmente desleales o abusos.

La propuesta, sin embargo, no modifica las normas existentes sobre la ‘exportación’ de prestaciones por hijos. No se prevé ninguna indización de las prestaciones por hijo: el país de trabajo de los padres sigue siendo responsable del pago de las asignaciones por hijo, y esa cantidad no puede ajustarse si el hijo reside en otro lugar. Menos del 1% de las prestaciones por hijos en la UE se ‘exportan’ de un Estado miembro a otro.

La legislación comunitaria  establece que sólo se puede estar cubierto por la normativa de un país a la vez, de modo que sólo se cotiza en un país. La decisión sobre qué normativa nacional se aplica en cada caso corresponde a los organismos de seguridad social. No se puede elegir.

Cada uno tiene los mismos derechos y obligaciones que los nacionales del país donde esté cubierto: es lo que se denomina principio de igualdad de trato o no discriminación, y cuando se solicita una prestación, deben contabilizarse, en su caso, los periodos anteriores de seguro, trabajo o residencia en otros países.

En general, si se tiene derecho a una prestación en metálico en un país, puede seguir percibiéndose aunque se resida en otro. Es lo que se denomina principio de ‘exportabilidad’, que es el que ahora se limita.

La comisaria de Empleo y Asuntos Sociales, Marianne Thyssen, trató de convencer ayer a los periodistas de que se trata de un proceso de modernización del sistema, que trata  de modernizarlo y de favorecer la movilidad de los trabajadores. Thyssen y no de restricciones con las que contentar a gobiernos que, como en Reino Unido, Alemania o Austria alertan de un "turismo social" de europeos que emigran a países con subsidios más elevados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...