edición: 2938 , Miércoles, 1 abril 2020
15/03/2013
LA OREJA DE LARRAZ

Bruselas plantea nuevas medidas para evitar las ventas agresivas con publicidades engañosas en defensa de los consumidores

Javier Ardalán

La Comisión Europea ha presentado una nueva estrategia para luchar contra las prácticas comerciales agresivas en toda la UE, de forma que aumente la confianza de los ciudadanos al hacer sus compras en el mercado interior europeo. Una serie de medidas para luchar contra las prácticas tales como las falsas ofertas gratuitas, la publicidad utilizando productos señuelo que luego no pueden suministrarse y las exhortaciones dirigidas a los niños, conforman la propuesta. Según cifras de la Comisión, en 2010 cuatro de cada cinco compradores on line de la UE utilizaron una página web de comparación de precios. Sin embargo, estas herramientas solo pueden ayudar a aumentar la confianza de los consumidores si facilitan información clara y precisa, lo cual no es necesariamente el caso ahora mismo.

Al sustituir 27 regímenes nacionales por un único conjunto de normas, la Directiva ha simplificado la normativa sobre prácticas comerciales desleales, facilitando a los consumidores el conocimiento de sus derechos, con independencia del lugar de la UE donde realicen sus compras. Pero tanto los consumidores como los comerciantes se siguen enfrentando a la incertidumbre de saber cómo van a aplicar estas normas los diferentes organismos nacionales responsables.

Algunos interesados han señalado problemas con las páginas web de comparación de precios, en particular en relación con la transparencia y el carácter incompleto de la información facilitada.
Por ejemplo, un organismo de control nacional impuso una multa a una empresa líder en el mercado de los dispositivos electrónicos por cobrar a los consumidores al ofrecer una garantía de dos años en sus productos, a pesar de que los consumidores ya tienen derecho a ese servicio gratuitamente en el marco de la legislación de la UE.

Problemas recurrentes o prácticas comerciales nuevas, como las que se desarrollan en Internet, a menudo tienen una dimensión transfronteriza y plantean las mismas cuestiones a los organismos nacionales. Por ello, asegura la Comisión, es necesario un enfoque más coherente a la hora de aplicar las normas.

Cinco años después de su entrada en vigor, la Comisión ha revisado la aplicación de la Directiva relativa a las prácticas comerciales desleales y ha anunciado planes para intensificar la aplicación de las normas de forma que aumente la confianza de los ciudadanos al hacer sus compras en el mercado interior europeo.

Las medidas se dirigen a mejorar la cooperación entre los organismos responsables de la aplicación de las normas reforzando la eficiencia de la red europea para la protección de los consumidores y fomentando más las acciones coordinadas para la aplicación de la legislación
Se da asistencia a los Estados miembros a la hora de aplicar de manera efectiva la Directiva ofreciendo directrices e intercambiando las mejores prácticas; desarrollando indicadores de aplicación para detectar deficiencias y fallos que requieran nuevas acciones de investigación o correctoras; organizando regularmente talleres temáticos entre las autoridades nacionales responsables del cumplimiento de la legislación y cursos de formación para dichos responsables y para el poder judicial.

La iniciativa forma parte de la acción de la Comisión para reforzar la confianza de los consumidores en la Agenda del Consumidor Europeo. Si compran en línea en todo el territorio de la UE, los consumidores pueden beneficiarse de hasta dieciséis veces más productos entre los que elegir, pero el 60 % de los consumidores aún no lo están aprovechando.

De este modo, los consumidores no aprovechan plenamente las posibilidades de elección y los precios más bajos que ofrece el mercado único. La mejora de la confianza de los consumidores al garantizar un mejor cumplimiento de las normas puede dar un impulso fundamental al crecimiento económico en Europa. De hecho, las encuestas muestran que ahora hay más consumidores interesados en realizar compras transfronterizas y están dispuestos a gastar más dinero de esta forma que en 2006, cuando las normas de la UE aún no habían entrado en vigor.

El gasto de los consumidores representa el 56 % del PIB de la UE, pero la falta de confianza de estos en las compras transfronterizas en la UE hace que aún no estemos aprovechando el pleno potencial del mercado único».

Contamos con unas buenas normas en lo relativo a la protección de los consumidores, pero debemos asegurarnos de que se cumplan mejor, especialmente en asuntos transfronterizos. Quiero que haya tolerancia cero para los comerciantes deshonestos, de modo que los consumidores sepan exactamente lo que compran y no sean víctimas de estafas. Esto también implica un enfoque coherente a la hora de aplicar el mismo conjunto de normas.

Gracias a la Directiva relativa a las prácticas comerciales desleales, los órganos nacionales de protección de los consumidores han podido frenar una amplia gama de prácticas comerciales desleales, como la información engañosa a los consumidores o la utilización de técnicas agresivas para influir en sus decisiones a la hora de elegir.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...