edición: 3002 , Viernes, 3 julio 2020
26/11/2013
LA OREJA DE LARRAZ

Bruselas plantea que los Veintiocho pongan en marcha, antes de 2015, sus medidas para que las multinacionales paguen impuestos

Javier Ardalán

La CE ha publicado una iniciativa que pretende evitar que las multinacionales aprovechen la diversidad de normas fiscales en el seno de la UE para reducir su factura fiscal mediante la planificación fiscal agresiva y los dividendos intragrupo, hasta el punto de lograr que las Haciendas de los Estados les devuelvan grande sumas de dinero.

Empresas como Apple, Amazon, Google o Starbucks están en el objetivo de Bruselas, que espera que los 28 Estados miembros transpongan las enmiendas a la Directiva matriz-filiales antes de concluir 2015. El objetivo pasa por acabar con la línea difusa que separa evasión y la elusión, que es empleada por las grandes multinacionales  para minimizar sus tributaciones.
Esta directiva fue inicialmente concebida para prevenir la doble imposición de las empresas del mismo grupo instaladas  en diferentes Estados miembros, pero se había convertido en un lastre por la competencia fiscal entre Estados y por las desigualdades que crea entre las empresas en el mercado Europeo.

La Directiva matriz-filial establece la neutralidad fiscal en el reparto de dividendos de una filial a su matriz. Dicha neutralidad fiscal debe producirse tanto como consecuencia de la no tributación del dividendo percibido por la matriz, como eximiendo de retención en origen la distribución del dividendo que se realice. Por otro lado el pago de beneficios a un establecimiento permanente de una sociedad matriz y la percepción de dichos beneficios por dicho establecimiento permanente.
En la actualidad, cuando una sociedad matriz o un establecimiento permanente de ésta, reciban beneficios distribuidos por motivos distintos de la liquidación de la matriz, el Estado de la sociedad matriz y el Estado del establecimiento permanente deberán o bien abstenerse de gravar dichos beneficios; o gravarlos, pero autorizando a la sociedad matriz o al establecimiento permanente a deducir de su impuesto la fracción del impuesto relacionado con dichos beneficios y satisfecho por la filial y toda filial de ulterior nivel.

Los Gobiernos podrán suspender la libre repatriación de dividendos dentro de la Unión cuando considere que se trata de una operación para no pagar impuestos. Además, los préstamos intragrupo pasarán a pagar impuestos en el país de la matriz siempre que la filial pueda deducírselo.

Bruselas no ha dado hasta ahora estimaciones sobre las pérdidas que esas prácticas suponen para el erario público, pero el comisario europeo de Fiscalidad, Algirdas Semeta, las situaba ayer “en miles de millones de euros” de acuerdo con los de la OCDE. Según los cálculos de Bruselas, cada año se pierde un billón de euros en la UE debido al fraude y la evasión fiscal, cifra que equivale a 2.000 euros por ciudadano.

La directiva actual obliga a los Estados miembros a conceder a la matriz de una empresa una exención fiscal sobre los dividendos que recibe de las filiales establecidas en otros Estados miembros. Sin embargo, en algunos casos los países donde las filiales están establecidas consideran estos pagos como el reembolso de préstamos fiscalmente deducibles. El resultado es, según Bruselas, que los pagos entre la filial y la matriz no se gravan en ninguna parte. Es lo que se ha dado en llamar la ‘doble no tributación’.

Con la propuesta de este lunes, si un pago efectuado a título de un crédito híbrido es fiscalmente deducible en el Estado miembro de la filial, deberá ser gravado en el país de la matriz. Con esta medida, las multinacionales ya no podrán planificar sus pagos intragrupo para beneficiarse de esta ‘doble no-imposición’.

Ahora, la CE quiere acabar con estas prácticas: "La doble no imposición deja de ser un riesgo", indicó Semeta en rueda de prensa, donde explicó que las enmiendas propuestas generarán "más ingresos para las arcas de los Estados y una competencia más justa entre las empresas" ubicadas en la UE.

En primer lugar, introducirá en la directiva una regla común antiabuso. Ello permitirá a los Estados miembros, según el Ejecutivo comunitario, ignorar los arreglos artificiales utilizados para eludir impuestos y gravar la sustancia económica real.

Además, los préstamos híbridos son una herramienta de planificación fiscal que pueden aprovechar especialmente las lagunas en la directiva para minimizar o eludir impuestos. La Directiva obliga a los Estados miembros a eximir a la matriz de la firma del pago de impuestos sobre los dividendos que recibe de subsidiarias ubicadas en otro Estado miembro.

Sin embargo, estos instrumentos financieros son tratados tanto como deuda o como capital, lo que ha generado diferente trato, según el tratamiento que los han venido dando. Los préstamos híbridos, de esta forma pueden ser considerados como un gasto deducible en calidad de pago de intereses en el país donde se encuentra la filial y quedar exento del tributo al ser considerado un dividendo en el Estado miembro donde se ubica la sede de la sociedad matriz.

Finalmente, la Comisión plantea endurecer la directiva con el objetivo de que determinados tipos de planificación fiscal ya no sean elegibles para las exenciones fiscales previstas en la norma.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...