edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
30/04/2012

Bruselas propone sacar de la economía sumergida a los servicios de atención a niños, mayores y personas con incapacidad

Xavier Gil Pecharromán
La Comisión Europea centrará parte de sus esfuerzos para la creación de empleo de la Unión Europea en dar un fuerte impulso a las actividades de atención a menores y cuidados de larga duración para personas mayores y con incapacidades. Se trata de alcanzar que el objetivo de la tasa de empleo comunitaria se sitúe en el 75% de la población de entre 20 y 64 años en 2020, según establece en su informe ‘el aprovechamiento del potencial de empleo de los servicios personales y trabajos domésticos’ con el que se plantea la creación de nuevos puestos de trabajo.

El logro de que este tipo de servicios abandone la economía sumergida pasa, según indica la Comisión Europea, porque los Estados miembros otorguen una especial prioridad en animar a las mujeres a que logren un empleo y a la mejora general de la conciliación familiar, del equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

La Encuesta Anual de Crecimiento 2012 hace hincapié en la necesidad de que los Estados miembros den prioridad a "desarrollar iniciativas que faciliten el desarrollo de sectores con mayor potencial de empleo, incluyendo la baja emisión de carbono, empleos verdes, sector de la salud y servicios sociales ("empleos blancos"), así como en la prestación de otros servicios a las personas y los hogares y en la economía digital".

Cerca de 7,5 millones de personas reciben cuidado de menores y atención a largo plazo para los ancianos y personas con discapacidad para los ancianos y las personas con discapacidad son los servicios sociales, a menudo proporcionados por los actores de la economía social, y desempeñan un papel esencial en el mantenimiento de la cohesión social por lo que generalmente se consideran como de interés general y se financian con los  presupuestos públicos.

De acuerdo con proyecciones recientes, el número de europeos mayores de 65 años casi se duplicará en los próximos 50 años, pasando de 87,5 millones en 2010 a 152.6 millones en 2060. Al mismo tiempo de la población en edad de trabajar está empezando a disminuir, después de muchas décadas de continuo aumento.

Con el presente documento, los servicios de la Comisión que invite a todos los interesados a formular observaciones sobre posibles acciones para abordar la cuestión de la promoción de nuevos puestos de trabajo en los sectores de servicios personales y trabajos domésticos, puesto que estas actividades contribuyen al bienestar de las familias y los individuos y tienen un importante potencial de creación de empleo.

Mover los servicios que se encuentran en la economía sumergida a la economía formal contribuirá a la creación y crecimiento de las microempresas y pequeñas y medianas empresas, dado que muchos de estos servicios se proporcionan por trabajadores autónomos y pequeños empresarios.

El término "servicios personales y domésticos" (PHS), cubre una amplia gama de actividades que contribuyan al bienestar en el hogar de las familias y los individuos: cuidado de niños, la atención a largo plazo para los ancianos y las personas con discapacidad, de limpieza, clases de refuerzo, reparaciones del hogar, jardinería, ayuda a las nuevas tecnologías, etc.

La contratación de cuidadores fuera de la familia será cada vez más importante para satisfacer las necesidades de cuidados de larga duración. Un reciente estudio realizado en el Reino Unido sobre la materia llega a la conclusión de que el suministro de ‘cuidados informales’ ‘para las personas mayores e hijos adultos discapacitados es poco probable que pueda mantener el ritmo de la demanda durante los próximos años.

Señala Bruselas que casi una quinta parte de los trabajadores europeos encuentran dificultades para lograr conciliación satisfactoria entre su vida personal y laboral. Las mujeres con empleo remunerado a tiempo completo fuera de casa tienden a estar menos satisfechos con su vida que las mujeres que trabajan solamente en el hogar por los problemas cotidianos que se les presentan.

Señala a este respecto la Comisión Europea, que la investigación ha demostrado que la causa principal de las necesidades de cuidados de larga duración es la discapacidad, manteniendo una relación entre la estructura por edades de la población y la prevalencia de enfermedades y condiciones específicas.

El aumento de la tasa de empleo femenino (de 51,2% en 1997 al 58,2% en 2010) implica que cada vez pasan menos tiempo en casa y que se hace necesario repensar  la ayuda informal de los hogares para el cuidado infantil de los niños y ancianos, así como las tareas domésticas.

Además, el aumento de las cifras de divorcio puede reducir el apoyo a las familias tradicionales a las personas mayores. Los datos disponibles para el período 1970-2007 muestran que esta tendencia es común en toda Europa, con ciertas diferencias entre una serie de los Estados miembros.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...