edición: 3009 , Martes, 14 julio 2020
21/09/2017
ACS, Abertis y OHL, afectadas o favorecidas

Bruselas proyecta un `anillo de seguridad´ para hacer frente a `operaciones perversas´

Reforzar los mecanismos de información para tener más control sobre inversiones chinas y rusas que buscan algo más que rentabilidad
Juan José González
Se vigilan con cuidado las más recientes inversiones extranjeras -en los últimos 18 meses y en particular las asiáticas y rusas- en Europa. Bruselas observa con preocupación la normativa europea en materia de control accionarial en empresas de sectores estratégicos, o de "primer nivel" así como aquellas que se encontrarían en un entorno próximo, o de "segundo nivel" estratégico. Las autoridades europeas buscan una normativa más ajustada a las demandas de sus socios, que reclaman endurecer las restricciones a la entrada de inversores y reforzar los mecanismos de cooperación entre Estados miembros y la Comisión Europea. En este sentido, la Unión Europea se estaría protegiendo con nuevos criterios empresariales de defensa (un `anillo de seguridad´) como un Estado único ante los riesgos externos a la seguridad de la Unión. Varias operaciones empresariales europeas estarían afectadas -o protegidas- por la futura normativa, entre ellas, las de las españolas ACS, OHL o Abertis, actualmente en marcha. 
Con independencia del protocolo de autorización de la CNMV de la OPA de Atlantia formulada sobre Abertis el pasado mes de junio, el Gobierno español quiso recordar que cualquier operación de compra de un inversor extranjero interesado en una compañía española, requiere el visto bueno del Estado, y más si se trata de activos considerados estratégicos. En el caso de Abertis, explotadora de servicios en autopistas y satélites (de titularidad última del Estado en tanto que activos estratégicos) el visto bueno es una condición sine qua non para que se lleve a cabo.

El caso de Abertis (la OPA de la italiana Atlantia) y la postura `controladora´ y `supervisora´ del Estado en última instancia, de la operación empresarial, sirve para ilustrar un nuevo escenario en el terreno empresarial y en el jurídico europeo. El punto de partida no es otro sino el aumento de la cifra de inversión de capitales foráneos en Europa a lo largo de los dos últimos 18 meses. Una muestra de ese interés empresarial se puede constatar con el aluvión de movimientos interesados en hacerse con posiciones de control en empresas españolas, (media docena de ellas cotizadas) y cuando las cifras de inversión directa de origen chino en España ya habrían superado los 2.300 millones de euros.

Cifras crecientes y de origen de la potencia asiática que ha conseguido sensibilizar a las autoridades de la Unión Europea hasta el extremo de reconocer públicamente la fragilidad de la normativa fijada para controlar las posiciones de control en empresas europeas. Las autoridades de Bruselas contemplan la revisión urgente de la normativa que afecta a las inversiones extracomunitarias tras detectar un aumento anual desmesurado en las inversiones directas en sectores de actividad económica considerados como "segundo nivel" estratégico.

La denominación "segundo nivel" hace referencia a la posibilidad de entrar en el capital de empresas de suministros de tecnología, de infraestructuras e industriales que pudieran poner en peligro la seguridad o el orden público en el caso. Y este riesgo, evidente en compañías de sectores de tecnología e infraestructuras, es el que Bruselas trata de proteger con una nueva normativa. Recordar que Abertis es un operador de infraestructuras en España, media Europa y parte de Latinoamérica, y cuenta con una división de satélites.

En una situación similar, según contemplan las actividades del "segundo nivel" estratégico recogido en la normativa, se encuentran algunos activos industriales de Nicolás Correa, participada minoritariamente por un inversor público chino y la tecnológica Comsa, de control mayoritario chino. De ahí las reservas de las autoridades españolas -y de las comunitarias- en el interés del grupo chino CSCE sobre la constructora OHL y la preocupación de ambas autoridades por el creciente interés inversor de las potencias asiática y rusa en empresas tanto de "primer nivel" estratégico como de "segundo nivel". En los dos niveles figuran igualmente empresas que desarrollan su actividad industrial en el sector alimentario, sanitario, tratamiento de información y bases de datos y de infraestructuras portuarias, seguramente objetivos empresariales chinos y rusos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...