edición: 2910 , Viernes, 21 febrero 2020
17/12/2019

Bruselas estudia cómo defender a las empresas del asalto de capitales apoyados por estados no europeos

La iniciativa partió del Gobierno holandés que considera que esa práctica violenta las normas  competitivas
Carlos Schwartz
La Comisaría de la Competencia de la Comisión Europea (CE) estudia una propuesta del Gobierno de Holanda para evitar que empresas no europeas adquieran empresas europeas mediante prácticas que violan las normas de la competencia. El enfoque que hace del problema la propuesta holandesa es que las empresas que pueden apelar de forma casi ilimitada a la financiación del estado, como es el caso de algunas tecnológicas chinas y otras empresas de ese país, tienen ventajas comparativas respecto de otras empresas locales. Esto permite que las adquisiciones se hagan a veces a precios exagerados, fuera de las normas del mercado, impidiendo que sean otras sociedades europeas las que busquen la oportunidad de hacer una consolidación en un sector con el objetivo de mejorar la integración industrial, por ejemplo. El proyecto en realidad ha individualizado las operaciones de capitales extranjeros, con apoyo de los gobiernos de origen de esas empresas, como una amenaza para la preservación de la dominación europea en ciertos sectores de la actividad económica.
La preocupación holandesa parte de la realidad económica más profunda que domina el escenario internacional, la creciente competencia entre empresas por la captura de sectores relevantes de la actividad económica, un territorio en el que Europa hasta ahora se ha mostrado “ingenua” de acuerdo con el criterio de sectores de la política continental. En el pasado reciente Francia y Alemania se mostraron partidarias de la formación de campeones europeos en el sector industrial. Es por ello que dieron su apoyo a la fusión entre Alstom y Siemens, los dos principales fabricantes de trenes de Europa como forma, entre otras cosas, de hacer frente a sus competidores, en particular al primer fabricante de trenes del mundo, la china CRRC, que goza de un inagotable apoyo financiero del estado. Este año la Comisaria de la Competencia, Margrete Vestager, bloqueó esa fusión derribando las expectativas de los dos gobiernos y creando un escenario más difícil para la industria europea a escala global. Ahora le toca a Vestager, vicepresidenta de la CE y comisaria de la Competencia, estudiar la propuesta holandesa.

En realidad todo parece indicar que Europa se embarcará de una u otra forma en la guerra comercial internacional, una lucha sin cuartel por los mercados, de forma encubierta bajo el manto de la defensa de la competencia. “Las empresas, con independencia de su país de origen, son bienvenidas a hacer negocios aquí. Lo único que decimos es que si quieren entrar en nuestra arena, deben de hacerlo de acuerdo con las normas que hemos establecido para asegurar la competencia leal” de acuerdo con Mona Keijzer, la secretaria de estado de Asuntos Económicos de Holanda, quien dijo que “Queremos dotar a la CE de nuevas competencias como herramienta para asegurar un campo de juego nivelado”.

La iniciativa ha surgido tras la designación de Úrsula von der Leyen como nueva presidenta de la Comisión y en medio de una incentivación de las represalias comerciales internacionales entre estados Unidos y China, que han dado un serio golpe a los fundamentos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) al dejarla al margen de sus negociaciones y decisiones bilaterales. Nadie oculta en la UE que el problema de fondo es la presencia comercial china en todo el mundo. Esta no es la primera vez que Bruselas encara la cuestión. Los problemas de distorsión del mercado por la acción de empresas estatales, o con apoyo del estado de forma encubierta a través de la financiación, ya han sido motivo de reflexión y los gabinetes técnicos de Competencia y de la propia CE han abordado la cuestión desde el punto de vista de las brechas en la legislación europea en materia de medidas capaces de hacer frente a esta amenaza. Tanto los funcionarios holandeses como los de Bruselas rechazan que se trate de impedir la inversión extranjera en el mercado único, sino de obligar a que las empresas que entran lo hagan respetando las normas de la competencia que rigen en el espacio económico.

La realidad es que las empresas chinas han llevado adelante una ofensiva inversora en Europa con un volumen de 37.200 millones de euros en su punto más alto en 2016. El objetivo ha sido la adquisición de activos relevantes para su actividad comercial e industrial, con la intención de establecer en territorio de la UE tanto producción como bases comerciales para consolidar su entrada en los mercados nacionales de Europa. En la propuesta de Holanda Competencia tendría una sexta área de actuación. Esta implicaría la posibilidad de iniciar investigaciones en el caso de considerar que la conducta de una empresa es indicativa de un comportamiento que distorsiona la competencia por subsidios de un gobierno, o porque estuviera obteniendo beneficios excesivos en su país de origen gracias a una posición dominante en su mercado.

Las atribuciones de la CE incluirían la de obligar a una mayor transparencia contable a las empresas que estén bajo investigación, así como intervenir en el caso de que los precios practicados en el mercado interior europeo sean excesivamente bajos indicando la posibilidad de una competencia desleal, o cuando se registra la intención de efectuar adquisiciones sólo por capturar mercado aún a costa de no ser rentables para el comprador. De momento lo único que las fuentes en la CE admiten es que este problema tiene un lugar prioritario en su agenda. Está por verse cómo de prioritario será realmente. Mientras tanto los gobiernos de la eurozona se debaten para asegurar la continuidad de sectores enteros de su economía, como el del acero. Italia estudia, por ejemplo, un régimen de ayudas para este sector.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...